apps para analizar alimentos

¿Es buena idea utilizar apps para analizar alimentos?

En los últimos tiempos se han puesto muy de moda las apps para analizar alimentos. Sin embargo, ¿realmente son positivas? ¿Contribuyen al cuidado de la salud?

En este artículo te voy a dar mi opinión al respecto.

Las apps de alimentos y los códigos de barra

Por si acaso andas despistado o despistada respecto a todo esto de las apps de alimentos, te voy a hacer un resumen sencillo y rápido:

Son aplicaciones para el móvil dónde puedes escanear el código de barras de los alimentos, y estas te devuelven información acerca del producto o alimento.

Principalmente hay dos, aunque cada vez salen más: Yuka Y MyRealFood

Yuka

Yuka es una aplicación de origen francés detrás de la cual hay un gran equipo de desarrolladores y algún nutricionista.

Fue un auténtico boom, y realmente la primera aplicación conocida que se hizo viral a la hora de promover el escáner de alimentos en el supermercado.

En cuánto supe de su existencia la descargué y la comencé a usar. En un principio me pareció una idea brutal, incluso se la recomendaba a mis pacientes.

Al tiempo de usarla, comencé a encontrar varias pegas:

Realmente la valoración que hace de los alimentos es bastante superficial e imprecisa, puede confundir a las personas más que otra cosa.

Vamos a ver un ejemplo:

 

yuka alimentos

yuka alimentos galletas

 

Si bien sabemos que no existe la galleta industrial sana, para Yuka estas galletas María Classic son “buenas” otorgándoles una nota de 54.

Esto se debe a que Yuka establece sus criterios de calidad teniendo en cuenta el sistema de clasificación del NutriScore, el cual es muy simplista y reduce que un alimento sea bueno o no a cuestiones como su valor energético o la cantidad de grasas que posee.

Sin embargo, ¿Qué hay de sus ingredientes? ¿Es suficiente con que un alimento sea rico en fibra y tenga azúcares “moderados” para ser saludable?

Desde luego que no.

Otro ejemplo de la aplicación es la coca cola zero, aunque le concede una puntuación de 39, le asigna una etiqueta de mediocre frente a la coco normal que la declara mala.

La razón es que la primera tiene un valor energético nulo y no contiene azúcares. Sin embargo, sabemos que puede ser incluso más perjudicial para la salud que la coca cola normal.

7 Técnicas para superar el hambre emocional

¿El hambre te puede? ¿Seguro que es hambre?

¡Únete a la newsletter y recibirás de manera gratuita mi guía 7 Técnicas para superar el hambre emocional.

Mediante la subscripción al boletín declaro haber leído y aceptado la política de privacidad.

MyRealFood

Lo cierto es que no tengo una experiencia directa con esta aplicación, así que te contaré lo que he podido averiguar.

La app MyRealFood es bastante diferente a Yuka, en este caso, clasifica los alimentos en tres categorías: alimento real, buen procesado y ultraprocesado.

Sigue el modelo de clasificación NOVA, el cual evalúa el grado de procesamiento de los alimentos.

Es decir, a diferencia de la app anterior, ningún alimento con un alto contenido de aditivos podría considerarse como positivo.

Bajo mi punto y repito, sin haber tenido experiencia directa con la aplicación, el problema de esta app es similar a Yuka, ya que no ofrece información especifica sobre los ingredientes de los alimentos.

Realmente, es mucho más importante aprender a leer la composición de los alimentos que la información nutricional.

Por otro lado, que un alimento no sea procesado no tiene porqué ser equivalente de que sea saludable. Por ejemplo, la carne roja puede ser un “alimento real” y no por ello deberíamos incorporarla en nuestra dieta asiduamente.

¿Nos informan sobre la composición de los alimentos?

Realmente no. La información sobre el valor energético, carbohidratos, proteína y azúcares, puede llegar a confusión y que acabemos aceptando como buenos, alimentos que no lo son.

¿Una app puede decirme que alimentos son saludables?

En mi opinión, estas apps pueden servirnos de aproximación, pero en muchos casos pueden llegar a confundir más que otra cosa, sobre todo cuándo no tienes experiencia manejando etiquetados nutricionales.

La mejor manera de aprender a leer esto, es aprender a identificar los ingredientes de los mismos y saber como discriminar un alimento bueno de otro que no lo es.

Te pongo otro ejemplo.

Si vamos al super y compramos una barra de pavo, esta puede tener un valor calórico bajo, ser rica en proteínas y tener pocas grasas saturadas.

Sin embargo, cuando acudimos a leer sus ingredientes, nos damos cuenta el 66% de este alimento es pavo y el resto es agua y otros aditivos.

¿Es un alimento recomendable?

A mí no me lo parece.

Esto sólo es el comienzo

Si estas leyendo esto es posible que estés interesado/a en bajar de peso o simplemente en cuidar tu alimentación. Te propongo lo siguiente, únete a la newsletter y tendrás en tu correo los consejos y reflexiones de un psiconutricionista para que puedas lograr tus objetivos. Además, recibirás un regalito inicial 🙂

Mediante la subscripción al boletín declaro haber leído y aceptado la política de privacidad.

Consideraciones subyacentes al uso de apps de tipo escáner

El empleo de apps para escanear alimentos, como psiconutricionista, me genera muchas dudas.

En el tiempo que llevo trabajando con personas con problemas de alimentación, vengo observando que este tipo de medidas son una forma de justificar el control excesivo y la restricción alimentaria en nombre de la salud.

Incluso, existe un trastorno alimentario poco conocido y llamado ortorexia, que se ve muy perjudicado por el empleo de este tipo de herramientas.

En la ortorexia, a diferencia de la anorexia nerviosa, la obsesión no se coloca tanto en la imagen personal como en la alimentación saludable.

El movimiento del Real Food considero que ha tenido un impacto muy positivo en la sociedad, ya que nos ha hecho reflexionar sobre lo que comemos y ser más críticos con la industria alimentaria.

Por otro lado, ha transmitido un mensaje de dicotomía, donde sólo existen los alimentos buenos y los alimentos malos.

Realmente, no debería haber alimentos prohibidos. La clave está en la flexibilidad. En ser conscientes de que ciertos alimentos no es recomendable abusar de ellos, pero eso tampoco significa que quemen ni nos vayamos a morir por consumirlos.

Por otro lado, como te decía antes, son un arma de doble filo, ya que en las manos que no deberían, se convierte en un elemento de control alimentario.

¿Y las apps para contar las calorías de los alimentos?

Quería cerrar este artículo hablando también de las apps para contar calorías de los alimentos que ingerimos y que nos permiten ir anotándolas.

Este tipo de apps están destinadas a la pérdida de peso y a monitorizar nuestras ingestas. En este punto lo tengo muy claro, van en contra de la salud.

No tiene ningún sentido vivir contando calorías. Desarrollar este hábito es completamente contraproducente, porque una vez que te aprendes las calorías que tienen los alimentos y acostumbras a tu cerebro a fijarte en esto, esto es algo que ya no se olvida.

Es una de las obsesiones más frecuentes en los TCA y no me cabe duda que son precursoras de este tipo de problemas.