▷ Dismorfia muscular: Qué es la vigorexia y sus causas
dismorfia muscular vigorexia

Dismorfia muscular: Qué es la vigorexia y sus causas

Seguramente tengas una idea aproximada sobre qué es la vigorexia (dismorfia muscular? pero… ¿no tienes la sensación de que se habla poco de ella?

¿Que es la vigorexia?

Antes de escribir este artículo he estado ojeando por la red artículos de otros profesionales hablando sobre la vigorexia.

Y lo que me he encontrado es una gran desinformación al respecto. Por ejemplo, he leído que es una forma del trastorno obsesivo compulsivo. Y sinceramente, aunque haya un componente obsesivo, no tiene nada que ver.

La vigorexia es un trastorno infradiagnosticado, y que a los profesionales de la salud mental nos cuesta firmar. En la última versión del DSM (manual diagnóstico más famoso junto a la CIE), se recoge por primera vez la dismorfia muscular.

La dismorfia muscular sería el nombre profesional y diagnóstico para la vigorexia.

síntomas de la vigorexia

La dismorfia muscular o vigorexia consiste en un trastorno de la imagen. Se encuentra alterada en cierta medida la percepción respecto al propio cuerpo (trastorno dismórfico y corporal), y existe una preocupación exacerbada respecto a la imagen personal.

La persona que lo sufre, hace constantes comprobaciones de su anatomía (razón por la que se equipara al TOC). Las razones que motivan dichas comprobaciones corporales, son el temor a perder masa muscular o volumen corporal.

El trastorno cursa con una gran ansiedad debido al miedo a perder lo ganado.

¿La vigorexia es una enfermedad?

En psicología no acostumbramos a hablar de enfermedades, si no de trastornos psicológicos. Por tanto, la dismorfia muscular (su nombre técnico), es un trastorno como lo puede ser la depresión o la ansiedad, sólo que con sus propias particularidades.

¿Test de autoestima.

¿Tienes baja la autoestima?

¿Anorexia inversa?

Algunos profesionales han catalogado la vigorexia como una anorexia inversa. En la anorexia la persona tiene miedo a engordar, mientras que la persona que sufre vigorexia, su miedo es justo el contrario: adelgazar.

Sin embargo, bajo mi punto de vista son realmente el mismo trastorno. Son las dos caras de una misma moneda.

En ambos casos suele haber de base una personalidad obsesiva. Esto es: una personalidad que tiende al control y que tiene una baja tolerancia a las emociones desagradables.

Las personas que sufren anorexia, tienden a ser perfeccionistas. Igual que le ocurre a la persona con vigorexia.

El control llama al control y este hace que cada vez se vuelven más rígidas y depuradas las estrategias para conservar la ganancia. Esa espiral de control y poder sobre la situación, hace que la persona que sufre un trastorno de la imagen dedique su tiempo y motivación a la causa. Olvidándose de todo lo demás.

¿la alimentación es importante en la dismorfia muscular?

Cómo seguramente sabréis, quién sufre anorexia tiene miedo a engordar, por esa razón restringe la alimentación. En la dismorfia muscular ocurre al revés, la persona puede comer en exceso para poder mantener su estructura física.

Normalmente lo que hacen las personas vigoréxicas es abusar del consumo de proteínas. Lo cual manifiesta una gran desinformación, ya que más proteína no significa más músculo.

Cuando la persona se da cuenta de esto, es posible que comience a plantearse otro tipo de suplementos con mayor riesgo para la salud.

Tanto en el caso de la anorexia como en el de la vigorexia, considero que existe una cierta adicción a ganar. En la anorexia por cada gramo que se recorta, y en la vigorexia, por cada gramo de músculo que se suma.

Causas de la Vigorexia

Realmente las causas pueden ser muy variadas. En este punto no voy a hablar sentando catedra. Os voy a contar las impresiones que vengo generando a raíz de mi trabajo en consulta:

  • A cualquiera le podría pasar: Obsesionarse con la imagen y por ende la alimentación, pienso que es una posibilidad bastante real para la mayoría de las personas. Al comienzo, cuando nos involucramos con una dieta o un entrenamiento, y este produce cambios positivos, sentimos el éxito. Aprender a llevar el éxito es casi más difícil que el fracaso. Es fácil que cada vez queramos más y que cuando nos estanquemos, porque nuestro cuerpo tiene unos límites naturales, queramos volver a sentir esa misma sensación.
  • Experiencias traumáticas: Las personas que he conocido que han sufrido vigorexia, han sido personas a las que de alguna manera se les ha cuestionado por su imagen personal. No me atrevería a decir que en todos los casos haya habido una clara y manifiesta situación de bullying, pero cómo mínimo sí que la persona ha sentido que su físico era un problema de alguna manera.

La impotencia: Esta es la emoción nuclear. Cuando desde pequeños hemos sentido que no podíamos o que no conseguíamos lo que nos proponíamos, se instaura en nosotros un sentimiento de frustración y una duda respecto a nuestra propia capacidad. Si conseguimos un éxito en este terreno, que encima es reforzado socialmente, pues… ya está todo dicho.

  • La tendencia al control: Todas las personas que debutan en un trastorno de la imagen personal, tienen una alta tendencia a controlar. Es decir, rasgos obsesivos de personalidad. Que no un trastorno obsesivo compulsivo. Son dos cosas diferentes.
  • Quién suele ver más afectado: Mientras que la anorexia suele ser más frecuente en mujeres, la vigorexia ocurre más en hombres de entre 18 y 35 años.

¿Cómo prevenir la dismmorfia muscular?

El gimnasio es un hábitat cada vez más natural y a la que comenzamos en una edad cada vez más temprana a ir. No creo que sea una cosa mala, ya que el deporte es salud.

Sin embargo, quizás deberíamos advertir de ciertos riesgos. Sobre todo, a los más jóvenes, ya que son más susceptibles de dejarse influenciar. Les diría;

En el gimnasio te encontrarás a muchísimas personas que te recomendarán hacer X, o tomar Y. Tu les verás, con un cuerpo espectacular (espectacular no tiene porque ser necesariamente positivo) y es probable que quieras parecerte a ellos. Ten cuidado.

“Obsesionarse con la imagen y por ende la alimentación, pienso que es una posibilidad bastante real para la mayoría de las personas”

— Alejandro Vera

Hay que educar en poder cambiar nuestra imagen desde la salud, nutricional y psicológica. Dejar claro que el punto en que se convierte en una obsesión, ya no merece la pena.

Y por supuesto, acudir a un nutricionista y no comenzar a hacer barbaridades alimenticias fruto del desconocimiento: Es que mi monitor del gimnasio me ha recomendado hacer una dieta cetogénica…

Ortorexia: ¡Cuidado con el Real Food!

A veces hay personas que confunden ortorexia y vigorexia, pero son dos trastornos diferentes. Aunque tienen en común la necesidad de control, difieren en la preocupación por la imagen. En la ortorexia esta no está presente, o es apenas inexistente.

ortorexia y vigorexia: diferencias

La ortorexia consiste en una preocupación persistente y exagerada por la alimentación saludable. Esto que a priori podíamos pensar… ¿y qué tiene de malo?, es un trastorno sumamente incapacitante.

Ya no sólo por la ansiedad que genera, sino porque limita mucho las acciones de la vida cotidiana.

La ortorexia es un trastorno que ocurre con mucha menos frecuencia. Sin embargo, mi miedo es que movimientos como el Real food (del cual no estoy en contra) estén impulsando y tapando algo que es realmente un problema psicológico.

Un comportamiento obsesivo entorno a algo que a priori es saludable, también es patológico. La ortorexia implica que quién la padece cada vez restringe más los alimentos que consume (en ese afán de perfeccionismo), razón por la cual puede provocarse un cuadro grave de desnutrición o estar falto/a de macro y micronutrientes esenciales.