▷ Tripofobia extrema: qué es, significado, causas e imágenes
Tripofobia

Tripofobia: ¿Qué es y porque tenemos fobia a los agujeros?

Colmenas, esponjas, panales, fresas, granadas, burbujas de café… son solo algunos de los lugares donde se pueden observar un conjunto de círculos o agujeros.

Para la mayoría de personas no supone nada más allá, no hay nada relevante o significativo. Sin embargo, para en torno a un 16% de la población este tipo de imágenes puede resultar un problema. ¿Quieres saber qué es la tripofobia? ¡Sigue leyendo!

¿Qué es la “tripofobia”?

Cuando nos preguntamos qué es la fobia a los agujeros, nos referimos a la aversión o incluso al miedo que manifiestan algunas personas hacia un conjunto de pequeños agujeros.

El significado literal de esta palabra es “miedo a los agujeros”, aunque también es conocida como fobia de agujeros. Para algunas personas sería una de las famosas “fobias raras”.

No obstante, el temor irracional no se encuentra dirigido únicamente a agujeros, si no que también puede afectar a la visión de figuras geométricas en forma de círculos y que siguen patrones repetitivos.

Síntomas de la tripofobia

Tengo fobia a ver muchos círculos juntos”: Las personas que sufren síntomas de este problema psicológico, manifiestan episodios de miedo, asco y ataques de ansiedad en los casos más extremos. Experimentan una gran aversión hacia los agujeros, granos y  hacia las agrupaciones geométricas.

No obstante afirman que dentro de las cosas que más preocupación les causa, se encuentran las naturales y no las realizadas por la mano del hombre.

Por ejemplo, les causa un mayor malestar los alimentos en los que se observa un conjunto de círculos como por ejemplo una granada que un electrodoméstico.

El caso del iPhone 11

De todos es sabido y conocido que la mundialmente conocida marca de la manzana se supera día a día con sus últimos modelos. Recientemente han sacado nuevas versiones cuya principal novedad se centra en sus múltiples cámaras traseras.

¿Al realizar estos teléfonos habrán tenido en cuenta las preferencias de las personas que padecen este trastorno? La respuesta es no.

En redes sociales se pueden observar múltiples comentarios de personas tripofóbicas que manifiestan su pesar con respecto a este nuevo dispositivo electrónico.

 

fobias raras

 

Causas: ¿Se trata de una fobia específica?

En el año 2005 los psicólogos Arnold Wilkins y Geoff Cole pertenecientes a la Universidad de Essex (Reino Unido) llevaron a cabo las primeras investigaciones sobre este término para dar cabida a su teoría. Desde entonces se han establecido múltiples hipótesis para intentar explicar este “miedo irracional”.

En el año 2009 un estudiante de Nueva York abrió una página en Facebook sobre su principal temor. En este momento se disparó el  interés por los diferentes tipos de fobias y se volvió un término viral en las redes sociales.

No obstante es necesario tener en cuenta que a pesar de que este término se utiliza desde ese año,  actualmente no se encuentra reconocido en el DSM-V (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) como un tipo de fobia. Tampoco como una enfermedad.

Significado emocional

Si sufrimos un miedo intenso e irracional acompañado de ansiedad hacia un determinado objeto, situación o animal nos encontraríamos frente a una fobia simple o específica. Algunos ejemplos de fobias específicas son: miedo a volar, miedo a los lugares altos, miedo hacia insectos o arañas o incluso miedo a ciertos animales como perros o serpientes.

Puede que te preguntes el por qué no es una fobia si se siente tanto miedo y tanta ansiedad. Stella Lourenco, psicóloga de la Universidad de Emory (EEUU), nos da las claves. Y es que parece que el origen de la fobia a los orificios no sería el miedo en sí mismo sino más bien el asco.

Esta puede manifestarse de maneras muy diferentes, una de las más complicadas ocurre en el caso de la fobia a los agujeros de la piel (poros, acné, étc).

¿Qué es la tripofobia extrema?

La tripofobia extrema es un trastorno sumamente incapacitante. Las personas que no la padecemos podemos sentir cierto rechazo hacia algunas imágenes, e incluso puede parecernos un trastorno curioso, pero…¿imagines lo que tiene que ser vivir sintiendo muchísima angustia cada vez que vemos por ejemplo, la esponja del baño?

Por suerte, los casos extremos  no son muy frecuentes, sin embargo, en los casos que el síndrome resulta tan incapacitante, el tratamiento psicológico resulta de vital importancia.

Cuando se da en perros y humanos

Pues efectivamente, aunque te pueda resultar sorprendente, los síntomas no son excluyentes del ser humano, si no que también ocurre en perros. Puedes acudir a youtube y buscar reacciones de perros cuando ven un objeto con muchos agujeros.

Esta evidencia el valor evolutivo y relacionado con la supervivencia que tiene el trastorno.

Imágenes

causas tripofobia

 

Los experimentos de Lourenco

Cuando sentimos miedo nuestras pupilas tienden a dilatarse; sin embargo cuando lo que experimentamos es asco y repulsión ocurre el efecto contrario y nuestras pupilas se contraen.

Para llegar a este punto, Stella Lourenco llevó a cabo un experimento explorando las pupilas de 85 personas voluntarias.

En el experimento se observó a través de una pupilometría cómo reaccionaban las pupilas de las personas voluntarias cuando se les enseñaban diferentes imágenes, entre ellas, fotos de pulpos portadores de anillos azules o un panal de abejas.

anillos azules

Al mostrarles fotografías de animales salvajes que provocaban miedo en las personas, sus pupilas se dilataban. Sin embargo si las imágenes mostradas estaban relacionadas con aquellas que motivan la reacción de las personas con dicha fobia, en sus pupilas ocurría lo contrario, se contraían.

De esta manera se determinó que quien tiene reacciones tripofóbicas no manifiesta una fobia sino una reacción extrema de asco. Parece ser que las causas de la tripofobia tienen bastante que ver con el instinto de supervivencia.

¿Qué es lo contrario?

Generalmente, cuando pensamos en una fobia, pensamos en un miedo y por lo tanto, que su solución es superarlo. Sin embargo, en el caso de este trastorno mental, ¿lo contrario que sería?

No existe un contrario, ya que no hay nada que superar. Sin embargo, la similitud con la fobia es que en ambos casos es necesario exponerse al estímulo que produce la respuesta adversa a fín de poder tolerarlo y que no condicione la vida.

¿Por qué les ocurre a unas personas y a otras no?

El miedo y el asco forman parte de nuestra adaptación evolutiva. Si vamos por el campo y vemos una serpiente, nuestra reacción instintiva será correr para mantenernos a salvo. O si vamos a comer y observamos que un alimento está podrido o no está en condiciones, gracias al asco que sentimos no nos lo comeremos.

Muchos animales y plantas peligrosas poseen formas circulares. Se ha observado que las personas que sienten repulsión hacia las imágenes con agujeros como podría ser un sapo venenoso, podrían relacionar dichas imágenes con una señal de evitación o huida. Nos encontraríamos frente a casos donde la causa tiene que ver con mecanismos de defensa.

De modo qué, podríamos estar hablando de una respuesta de aprendizaje evolutiva levada a cabo por el cerebro  y relacionada con la supervivencia, que tiene cómo fin evitar plantas y animales venenosos, o que puedan portar enfermedades infecciosas.

Ejemplos de personas que padecen esta afección son la modelo Kendall Jener y la actriz Sarah Paulson.

Tratamiento de la tripofobia

Cuando el miedo afecta a nuestro día a día y la ansiedad sufrida es de una gran intensidad, el primer paso que debemos hacer es reconocer que tenemos un problema y pedir ayuda. Con ayuda de un psicólogo especializado podemos realizar lo que en Psicología se conoce como “desensibilización sistemática”.

Sería positivo que nos enfrentáramos de manera paulatina a los estímulos temidos hasta que la ansiedad comenzase a disminuir y tuviésemos un mayor autocontrol.

Este método junto con la práctica de la respiración diafragmática y la relajación muscular de Jacobson nos ayudarían a combatir el malestar experimentado. Es importante hacer hincapié en lo vital que resulta contar con la ayuda de un profesional.

Referencias bibliográficas:

Tomás Ribera, B. (2016). TRIPOFOBIA. EL ARTE COMO TERAPIA (Doctoral dissertation).

Wabnegger, A., Schwab, D., & Schienle, A. (2019). The hole story: an event-related potential study with trypophobic stimuli. Motivation and Emotion, 43(6), 985-992.