▷ 10 Ejemplos de mecanismos de defensa psicológica del yo inconscientes
defensa psicológica

10 ejemplos de mecanismos de defensa psicológica del yo

¿Has escuchado hablar algunas vez sobre los mecanismos de defensa psicológica? Pues hoy te cuento qué son y cuáles existen.

¿Qué son los mecanismos de defensa psicológica inconscientes?

El concepto de mecanismos de defensa en psicología ha dado muchas vueltas, quizás, por su acento jugoso. Hoy en día, pocos profesionales que no pertenezcan a la corriente psicodinámica emplean esta terminología. Es mas común hablar sobre defensas o resistencias.

Por esta razón, si nos preguntamos qué son los mecanismos de defensa , y tuviera que resumirlo mucho, te diría que son trucos mentales de evitar el dolor y las emociones desagradables.

Mecanismos de defensa según Freud

El término “mecanismo de defensa freudiano” fue bautizado por el querido y a la vez odiado Sigmund Freud, en el ámbito de la psicoanálisis. Su teoría inicial es que estos actúan como defensas que protetegen la psique del reconocimiento y acción de nuestras pulsiones agresivas y sexuales. Actúan como barreras que sirven como defensas del organismo mental. y que son inconscientes.

No iba mal encaminado, sin embargo, este término de origen psicoanalítico en la actualidad es entendido como un proceso mental de carácter más o menos automático e involuntario que sirve para salvaguardar nuestro self, es decir, nuestra identidad. O mejor dicho, aquellos que nos contamos a nosotros mismos que somos, tratando de excluir de la conciencia aquello que no consideramos apropiado ser o sentir. Recordemos que personalidad e identidad son dos constructos diferentes.

Una visión más amplia comprende el mecanismo de defensa del yo como la capacidad global de la mente para protegernos del dolor, no solamente el ocasionado por el “espejo”.

No existe un número exacto de mecanismos reconocidos, según que autor estos varían. En este artículo voy a comentar algunos de los más habituales. No todos se expresan a un mismo nivel de conciencia y muchos de ellos implican otros componentes del ser humano como por ejemplo es el comportamiento.

 ¿Qué son los Mecanismos de defensa de la personalidad?

Antiguamente se pensaba que los mecanismos de defensa protegían a la personalidad, y aunque aún hoy día sigue usándose este término, este no sería un buen empleo.

De hecho, la personalidad en muchos sentidos se construye de forma defensiva. Es decir, en función de lo que hemos vivido desarrollamos unos rasgos y unos patrones que reúnen una manera de pensar, sentir y actuar.

Por ejemplo, si hemos acoso escolar, una respuesta habitual sería que de adultos anticipemos que los demás nos van a dañar y estemos a la defensiva. Otro ejemplo sería el narcisismo. Muchos autores contemplan éste como un mecanismo de defensa clásico.

Hoy en día sabemos que los mecanismos de defensa de la la personalidad en realidad no son tanto de la personalidad, como de la identidad o la autoestima. De manera qué, sería más apropiado hablar de mecanismos de defensa del yo.

¿Los mecanismos de defensa son una distorsión de la realidad?

En cierta manera sí, ya que son sesgos de nuestra mente, donde se filtra la realidad de manera subjetiva. Sin embargo, esto no debe considerarse en principio un síntoma psicótico. En el modelo cognitivo conductual se llaman distorsiones cognitivas.

libros psicologia

¿Cómo trabajar los mecanismos de defensa?

La verdad, por mucho que te lo vendan, es que no existe una manera concreta sobre cómo trabajar los mecanismos de defensa.

La solución es la psicoterapia. A menudo que avanzamos en nuestro proceso personal, aprendemos a comprendernos y a ser capaces de asociar nuestras reacciones con nuestra forma de sentir.

Los mecanismos de defensa en psciología no son más que “dejes” de la mente, en la medida en que sanamos nuestras heridas y estamos más integrado, los mecanismos se flexibilizan y por tanto, también los pensamientos.

Mecanismos de defensa en psicología Gestalt

La psicología Gestalt y la psicología analítica se encuentran en cierto modo hermanadas, aunque cuentan con algunas diferencias conceptuales. En Gestalt también es muy habitual empleo del término mecanismo de defensa.

Fritz Perls, uno de los principales psicólogos valedores de la psicolterapia Gestalt, sostenía que los mecanismos de defensa son formas inadaptativas de adaptación, dicho de otro modo, algo que la persona ha aprendido hacer cuando se han interacciones adversas entre el individuo y el medio.

Este enfoque de adaptación, es novedoso respecto al enfoque de la psicología psicoanalítica. Ademas, el modelo gestáltico propone nuevos mecanismos de defensa como son:

Confluencia

La confluencia sería un déficit en la diferenciación entre lo externo y el yo, es decir, una falta de identidad propia. Según la Gestalt, sería el caso de las personas que no saben decir no, que no tienen opinión propia, étc.

Retroflexión

La retroflexión suele confundirse con la culpa, sin embargo es un acto de agresividad dirigido hacia nosotros mismos, cuando la rabia debería expulsada contra algún elemento externo.

deflexión

La deflexión es una forma de “adormecer” las relaciones, mediante fingir o no ser auténticos en el transcurso de ellas. Es una forma defensiva de lo que tradicionalmente llamamos poner distancia emocional, si no que en vez de física, mentalmente.

¿Qué mecanismos de defensa utilizan los animales?

¿Sabías que esto de los los mecanismos de defensa no es algo único del ser humano? Efectivamente, los animales también utilizan mecanismos de defensa.

Me ha parecido curioso y constructivo poder hablar del mundo animal, ya que generalmente cuando hablamos de mecanismos de defensa hablamos patología humana, sin embargo, como podrás ver a continuación; los mecanismos de defensa son algo completamente primitivo y no siempre fueron algo tan psicológico.

Tipos de respuestas animales ante el peligro

Como seguramente sepas, hemos heredado del mundo animales tres tipos de respuestas clásicas ante el peligro. Estas son: lucha, huida y parálisis. Todos los tipos de mecanismos de defensa, con procesos mentales y corporales más desarrollado de estas tres tipos de respuestas naturales.

Por ejemplo: Cuando una libre está a punto de ser cazada por un depredador, esta es capaz de “hacerse la muerta”. Entrecomillo “hacerse la muerta”, por qué en parte, se muere. Las liebres tienen la capacidad de desenchufarse. Algunos mecanismos de defensa como la represión, la disociación o la amnesia, son formas más elaboradas de esa “muerte fingida”.

La razón por la que las liebres hacen esto, es porque los depredadores no suelen comer nada que no haya sido cazado por ellos mismos, ya que no saben de qué ha muerto su presa ni si puede encontrarse contaminada. Pura supervivencia.

Libro: El yo y los mecanismos de defensa de Anna Freud

Generalmente atribuimos la autoridad de este concepto a Freud, ya que fue el primer autor que habló sobre defensas psicológicas, sin embargo, el gran trabajo en este campo lo hizo Anna Freud. Ella elaboró una clasificación de más de 50 mecanismos de defensa.

Al final del artículo te hablaré sobre algunos de ellos, pero si quieres profundizar en el tema te recomiendo su libro, es sencillamente genial.

El yo y los mecanismos de defensa (Anna Freud)

el yo y los mecanismos de defensa
Ver producto en Amazon

Ejemplos de mecanismos de defensa del yo

Mecanismos de defensa del yo es otra manera clásica de tildar a los mecanismos de defensa. La razón es obvia, estos actúan protegiendo a nuestra identidad del dolor. Me ha parecido muy ilustrativa la foto que puedes ver a continuación: los mecanismos de defensa del yo actúan como un equipo de rugby, donde el “yo”, es el jugado que lleva la pelota.

Algunos ejemplos de mecanismos de defensa del yo en psicología son:

ejemplo de Represión o supresión emocional

La represión es seguramente uno de los mecanismos más conocidos por todos nosotros. Conlleva un intento más o menos voluntario de mantener un recuerdo o experiencia emocional desagradable ajenos a la conciencia. Cuando el acceso al recuerdo o a una parte del mismo es total, hablamos de amnesia psicógena.

Un ejemplo de represión como mecanismos de defensa, sería el que ocurre cuando el aburrimiento nos hace sentir mal y de alguna manera lo cubrimos comiendo, haciendo alguna actividad placentera, ver series, étc.

2. ejemplo de Regresión psicológica.

Muchas personas se han preguntado en alguna ocasión, ¿qué es eso de la regresión?. La regresión es un mecanismo según el cual el estado de conciencia se traslada a momentos anteriores de nuestra biografía, siendo la infancia el momento habitualmente escogido.

Se ha tratado de dar explicación de muchas maneras a este suceso, y algunas explicaciones propuestas consisten en que es una forma de la mente de retrotraerse a momentos anteriores de su existencia, donde se sentía segura o no tenía que cargar con alguna responsabilidad.

Sin embargo, la teoría de la disociación estructural de la personalidad de Onno van der Hart podría explicar este suceso como una invasión de la PE (donde se aloja la experiencia traumática) en la PAN (la parte aparentemente normal y adulta de la persona).

Es complicado encontrar ejemplos de regresión psicológica en la vida cotidiana. Una manera sana y normal de regresión, puede ocurrir cuando jugamos a algún juego o deporte que practicábamos de pequeños o adolescentes.

3. ejemplo de Proyección

Este fenómeno consiste en colocar en el otro material propio. La proyección ocurre a diferentes niveles: uno de ellos puede deberse a la dificultad de atribución emocional: si me siento inseguro contigo, es porque no te gusto.

La forma clásica de proyección y de la que solemos hablar cuando nos referimos con la típica afirmación “estas proyectando”, es aquella donde colocamos en el otro cualidades que detestamos de nosotros mismos. Lo cual no implica que no las tengan, sino que lo que realmente rechazamos es poseerla.

El caso de proyección como mecanismo de defensa del yo más clásico es el que ocurre cuando tenemos inseguridades. En la fobia social ocurre con mucha frecuencia, la persona con fobia social anticipa que está cayendo mal o dando una pésima imagen debido a como se siente por dentro.

4. Ejemplo de identificación proyectiva (introyección)

Constituiría el proceso inverso a la proyección. La introyección es el mecanismo por el cual tendemos a colocar en nosotros cosas que son de otras personas. Esto le suele ocurrir con mayor frecuencia a aquellas personas predispuestas a sentir culpa y a responsabilizarse de las cosas debido a un exceso de auto exigencia.

Un ejemplo de introyección en psicología, sería lo que ocurre durante el maltrato psicológico, donde la víctima acaba pensando que aquello que le sucede lo está provocando de alguna manera.

5. ejemplo de Negación

Otro de los “trucos” mentales con más difusión. La negación consiste en un rechazo parcial o total de la realidad tal y como se nos presenta, tratando de por todos los medios negarla y en otros casos de edulcorarla.

La negación es una de las fases clásicas que aparecen en el duelo complicado donde nos resistimos a aceptar una realidad sumamente dolorosa.

Un tipo de negación clásica, es la respuesta que podemos tener cuando se nos comunica una mala noticia, como puede ser haber contraído alguna enfermedad grave.

6. ejemplo de Sublimación

La sublimación como mecanismo de defensa, es un mecanismo complejo y elaborado, que conlleva la faceta conductual. En muchos casos supone una solución adaptativa a una situación comprendida como problemática.

Consiste en encontrar una acción sustitutiva para una pulsión, impulso o deseo que es inapropiado expresar o enactuar. Por ejemplo, si siento rabia y me apunto a alguna actividad donde descargue adrenalina.

7. Ejemplos de Aislamiento o desligamiento

Este es un mecanismo “en relación a..”, una pareja, un amigo, un compañero de trabajo, la sociedad o incluso el mundo. Cuando pensamos que nos van a rechazar, de forma anticipatoria se lleva a cabo una “huida a tiempo” para protegernos emocionalmente del dolor.

En otras ocasiones es un intento de reafirmación en solitario bajo el enunciado “no necesito a nadie”, generalmente tras alguna situación donde nos hemos sentido heridos, poco valorados o abandonados.

8. ejemplo de Disociación

La represión emocional descrita anteriormente forma parte del grupo de síntomas disociativos. La mente dispone de una serie respuestas anatómico fisiológicas para regularnos antes las experiencias emocionales desagradables intensas.

Mientras la ansiedad es una respuesta de activación, los síntomas disociativos son una respuesta dorsovagal donde nos desconectamos de lo que nos está sucediendo o estamos sintiendo. Las formas más habituales son la despersonalización y la desrealización.

La disociación es un recurso evolutivo, ya que muchos animales presentan respuestas de defensa pasiva ante el peligro.

9. ejemplos de Intelectualismo y racionalización

El intelectualismo es un tipo de (auto)engaño. Es una forma de contar o contarnos una visión simplista, ajena, general y abstracta de algo que no queremos o no podemos aceptar. Ocurre mucho en política.

La racionalización es un mecanismo similar, pero en este caso la meta es tratar de neutralizar el dolor traspasando la emoción a la cabeza y logicalizando el asunto. Un caso de racionalización como mecanismo de defensa, es lo que hacemos cuando tratamos de justificar una acción inapropiada.

10. ejemplo de Idealización

Es un mecanismo de exaltación del otro. Ocurre frecuentemente cuando nos enamoramos, ya que haciendo al otro especial me vuelvo yo también especial siendo elegido/a por él o ella. Por esta misma cuestión, cuando nos dejan se resiente la autoestima, ya que se llevan esa parte de nosotros que nos convertía en alguien especial.

El caso más claro de idealización es el que ocurre con los personajes famosos, a los cuales atribuimos cualidades sobre humanas y una autoridad en temas que no tienen porque serlo. Por ejemplo, cuando un futbolista hablar de política.

11. Ejemplo de desplazamiento

El desplazamiento es otras de las estrategias que tiene la mente para protegernos. En este caso consiste en focalizarnos en un aspecto diferente al motivo real que nos preocupa pero que de alguna manera se encuentra relacionado.

5 mejores cursos IE

Ejemplos en niños

Es muy curioso pero la mayoría de los mecanismos de defensa de los que te he hablado, no se dan en niños. Esto tiene sentido, si entendemos el mecanismo de defensa cómo que va construyendo la mente según nos desarrollamos, como una forma de supervivencia.

Los mecanismos defensa infantiles van a ser mucho más primitivos y se expresaran a través del cuerpo. Por ejemplo, la enuresis y la encopresis.

¿Qué mecanismos de defensa tiene el cuerpo?

He querido dejar para el final esta parte, para hablarte de uno de los mecanismos de defensa del cuerpo humano que más aparece en consulta psicológica y que más interesante a nivel emocional me parece: la somatización.

La somatización ocurre cuando nuestro cuerpo expresa a través de alguna dolencia o afección, aquello que nos sucede o nos afecta a nivel emocional. No debemos pensar que los mecanismos de defensa del cuerpo humano son respuestas mágicas del mismo, simplemente cuando sufrimos estrés, nuestro organismo es capaz de llevar a cabo una serie de respuestas complementarias, qué prolongadas en el tiempo, provocan deterioros en el cuerpo.

Es decir, la exposición prolongada a catecolaminas (adrenalina y noradrenalina), así como la segregación abundante de cortisol, suele producir el deterioro de algunos órganos o sistemas corporales. Lo más habituales son el sistema inmune, el sistema digestivo, sistema cardiovascular y la piel.

¿Qué son los mecanismos de defensa inespecíficos?

No solamente existen mecanismos psicológicos, si no que nuestro propio cuerpo esta repleto de mecanismos de defensa inspescíficos (repuesta de nuestro organismo ante la aparición de algún agente patógeno extraño) como específico (respuesta concreta del sistema inmune).

Cómo podrás hacerte una idea, mente y cuerpo no son tan diferentes ni funcionan de manera aislada.

Referencias bibliográficas:

Freud, A., & Carcamo, C. E. (1961). El yo y los mecanismos de defensa. Barcelona: Paidós.

Cramer, P. (2013). Estudios empíricos sobre mecanismos de defensa.