▷ Como dejar de preocuparse por todo para ser más feliz
como dejar de preocuparse

Como dejar de preocuparse por todo para ser más feliz

Si eres de aquellas personas que siempre tienen algo en la cabeza con lo que preocuparse, este artículo te va a resultar muy interesante.

Vamos a ver como dejar de preocuparse por las cosas para ser un poquito mas felices.

¡Go!

¿Qué es la preocupación?

Es buena pregunta. He tenido que pensarlo bastante, porque aunque pueda parecer sencilla, creo que no lo es tanto.

La preocupación es un síntoma. Es importante verlo así, porque de esta manera entendemos que no es algo «normal».

Entiéndeme, todas las personas nos preocupamos, pero es importante entender esto no lo hace algo que debamos ignorar.

El trastorno de ansiedad generalizada

De hecho, la preocupación es el síntoma más característico del trastorno de ansiedad generalizada. Las personas que sufren ansiedad  generalizada son personas que se encuentran en una constante preocupación por el futuro.

Cuando algo se resuelve, saltan a la siguiente preocupación y así constantemente.

Por lo general, son personas que han aprendido a vivir asi. La decisión de ir al psicólogo suele aparecer cuando por alguna razón aparece un motivo que aumenta mucho la intesidad el síntoma y la ansiedad se hace insostenible.

Puede ser una preocupación muy grande o simplemente, varias de ellas que nos van agotando.

Como casi todo cuando hablamos de la mente humana, la preocupación es un mecanismo de defensa. No sirve para tener sensación de control sobre el futuro.

Aunque realmente sólo es eso, una sensación, ya que no es cierto. Por tanto, las personas que tienden a preocuparse en exceso, lo hacen por una necesidad imperiosa de control y una baja tolerancia a la incertidumbre.

test ansiedad

Me preocupo en exceso por todo

Esta es una frase que he oído muchas veces en consulta «Me preocupo en exceso por todo, ¿Cómo podría preocuparme menos por las cosas?

Te voy a contar algo que me ocurrió en una clase del máster cuando estudiábamos precisamente el trastorno de ansiedad generalizada.

La profesora que impartía la clase nos preguntó; ¿Qué le diríais a una persona que tiene que hacer con sus preocupaciones?

La mayoría de psicólogos respondimos que «Hay que saber porqué cosas preocuparse y por cuales no». Es decir, relativizar.

A lo que ella nos contestó: ¿A una persona con depresión le diríais que hay que saber porqué cosas deprimirse y por cuáles no?

Para mí fue un descubrimiento. Me di cuenta que hemos sido educados en que la preocupación es algo bueno, qué es un gesto de atención hacia las cosas que nos importan.

Sin embargo, si lo piensas, preocuparse no sirve absolutamente para nada. Sólo para sufrir.

Lo único que vale es ocuparse, sin el pre. Ocuparnos si podemos, y de lo contrario, esperar pacientemente sin quebrarnos la cabeza.

¿Se trata de quitarle importancia a las cosas?

Considero que relativizar, tener una actitud positiva y quitarle hierro a las cosas, es algo que siempre va a venir bien para todo.

Además, pienso que es algo que se puede entrenar, nadie nació feliz.

Por otro lado, creo que también se trata de tatuarnos a fuego en la piel que hay cosas que no podemos controlar. Aceptar esto y entender que está bien que así sea.

Una frase que les digo muchos a mis pacientes, es que esas posibles catástrofes, la mayoría de las cuáles nunca llegan a ocurrir, no son su cometido resolverlas, si no que lo son de su yo del futuro.

Esto sólo es el comienzo

Si te gusta la psicología, comprender mejor las relaciones personales y darle un poquito al coco, te animo a que te unas a la newsletter más sincera y personal. Recibirás en tu mail, aprendizajes que obtengo en mi día a día trabajando con otras personas. Prometo no ser muy pesado 🙂

Mediante la subscripción al boletín declaro haber leído y aceptado la política de privacidad.

¿Qué hago con los problemas y las preocupación?

En resumidas cuentas, gobernar tu mente.

Debemos aprender a identificar rápidamente cuando estamos entrando en el modo preocupones y adquirir una filosofía de vida donde nos cortemos el cable cuando eso pase.

No hay una manera, táctica o consejo, para que tu mente deje de preocuparse. Sin embargo, sí que la hay para educarle en que ese camino no lo vamos a recorrer cuando nos lo proponga.

Prácticas como la distracción son muy efectivas, aunque en la mayoría de casos, lo más efectivo es convencerse de lo inútil que es preocuparse.

En este artículo te enseño como manejarte con los pensamientos rumiativos.

¿Cómo dejo de preocuparme por la personas?

Una de las preguntas y cuestiones más difíciles tiene que ver con dejar de preocuparse por las personas. Cuando el motivo de preocupación es un familiar que sufre y no se deja ayudar, o un  hijo que vemos que se va a estrellar y no podemos hacer nada.

Son situaciones muy complejas en las que además, si dejamos de preocuparnos podemos sentir que les abandonamos.

Yo no tengo una respuesta definitiva sobre esto. Lo que tengo claro es que no podemos atravesar a otras personas ni hacer por ellos lo que no quieren hacer.