▷ ¿Tienes relaciones tóxicas? Conoce 9 tipos de parejas
relaciones toxicas de pareja

9 tipos de relaciones tóxicas de pareja a evitar

Hoy días todos hemos oído hablar sobre la existencia de las relaciones tóxicas. Tratamos de evitarlas y nos preguntamos a nosotros mismos ¿estaré siendo tóxico? o ¿mi pareja es tóxica?.

En este artículo vas a descubrir que tiene la psicología que decir al respecto y cuales son los tipos de parejas tóxicas que podemos encontrar.

¿Qué es una relación tóxica de pareja?

Cuando hablamos de relaciones tóxicas podemos referirnos a diferentes contextos: familiares, sociales, laborales… ¡Qué levante la mano quien crea que nunca ha vivido una situación tóxica en su vida!

No obstante en términos generales este concepto suele abordar sobre todo el ámbito de las relaciones de pareja.

En los últimos años me he encontrado con varios casos de relaciones de este tipo. Tanto en lo personal como en lo profesional he lidiado con parejas cuya relación era tan tóxica que estaba abocada al fracaso. Sí, digo era en pasado, ya que en la mayoría de las ocasiones lo más positivo para ambas partes era finalizar dicha relación para no continuar sufriendo.

 

¡Por cierto! ¡Un inciso! Si te interesa trabajar sobre la dependencia emocional y comprender que es esta realmente, he preparado un curso en versión low cost para que todas las personas que quieran trabajar sobre su forma de vincularse y conocer su estilo de apego, pero que no pueden o de momento no quieren ir al psicólogo, puedan hacerlo.

Ir al curso

 

Las ilustraciones de Henn Kim para ilustrar tipos de parejas tóxicas

Henn Kim es una ilustradora coreana conocida por sus famosas obras en blanco y negro. Sus ilustraciones evocan de forma sencilla y tremendamente simbólica, diferentes situaciones de desamor.

Ella no las llama relaciones tóxicas, quizás ni conozca el término. Sin embargo, esto es justo lo que hace la autora: describir en cada uno de sus dibujos, las diferentes situaciones patológicas que se construyen en pareja.

Yo soy un fan declarado de Kim y utilizo a menudo sus dibujos en consulta. A veces les pido a mis pacientes que busquen entre sus láminas cual representa mejor su relación de pareja. Hoy, lo voy a compartir contigo y espero que si te identificar con alguna de ellas, puedas hacer algo constructivo con esta información.

Un ultimo apunte: Los dibujos no tienen perspectiva de género. La autora los hace desde su propio ángulo, así que te pediría que al ver los dibujos no interpretes de forma literal el rol del hombre o el de la mujer, cualquiera puede encontrarse en las posiciones de cada ilustración, independientemente del género.

Tipos de relaciones tóxicas que romper

A continuación vamos a ver, de forma ilustrada, 9 tipos de relaciones tóxicas que debes evitar, además de las emociones y sentimientos que pueden surgir en cada una de ellas. Coge boli y papel:

La relación de pareja simbiótica

relacion toxica

Seguro que mientras te voy hablando de los diferentes tipos, te van a ir viniendo a la mente recuerdos de personas. Es muy probable que hayas conocido alguna pareja simbiótica. Es el caso de dos personas que cuando se conocen y comienzan una relación se olvidan de todo lo demás: sus amistades, sus aficiones personales…Como diría Vivian Gornick, apegos feroces.. y patológicos.

Suele ocurrir cuando se juntan dos personas con tendencia a la dependencia emocional. En estos casos sucede la fusión, borrando el conjunto la identidad individual de cada miembro.

No obstante, debemos diferenciar la relación simbiótica de una situación transitoria donde dos personas enamoradas desean pasar la mayor parte de su tiempo juntos. Lo natural en estos casos, es que transcurrido ese primer momento de enamoramiento, las personas recuperen su espacio personal.

¿Relaciones tóxicas en la adolescencia?

Las relaciones simbióticas son muy frecuentes donde la adolescencia, en la adolescencia se pueden considerar un ejemplo de relación poco saludable si de alguna manera están contribuyendo al aislamiento de esas dos personas. Sin embargo, es una respuesta natural al descubrir el amor.

2. el tipo de pareja incompatible

relaciones toxicas de pareja

La pareja incompatible suele encontrarse en el filo de la toxicidad. Es aparentemente, una relación compuesta por dos personas sanas, pero que por alguna razón, no paran de discutir.

Esta pareja acude bastante a terapia de pareja buscando un mediador o un juez que les diga, quién tiene la razón y quién no. Suelen ser dos personas que se quieren, pero tienen formas de entender la vida y las relaciones tan dispares, que resulta imposible el acuerdo.

Por ejemplo, sería el caso de una pareja donde uno de los miembros quiere tener una relación abierta o swinger, y trata de convencer a la otra parte de adquirir su modelo de vida o viceversa.

Son parejas que están constantemente haciéndose reproches y que tienen miedo de querer cambiar a la otra persona. Aunque nos duela, es cierto: con el amor no es suficiente.

Testimonios

En consulta aparecen muchos testimonios de relaciones tóxicas que podría contarte, voy a compartir contigo el caso de una pareja incompatible. En este caso, solamente es ella la que venía a consulta:

Va a lo suyo, no cuenta conmigo para nada. No quiere que nos vayamos a vivir juntos, ni avanzar. Me da miedo preguntarle por el futuro, si querrá tener hijos o casarnos, porque me temo la respuesta. Me siento sola y vacía. Yo pienso siempre por los dos y el me dice que me organice por mí cuenta. Si lo hago, no se enfada, le parece bien, pero no es lo que yo quiero.

3. El miedo al cambio

miedo al cambio

No sabía muy bien como llamar a este tipo de pareja, así que no me he querido complicar la vida y lo he llamado la pareja miedosa.

El miedo al cambio es una reacción muy humana, cuando llevamos mucho tiempo con alguien construimos un tipo de vida: relaciones con su familia, rutinas, incluso muy probablemente una convivencia. Romper con todo eso genera mucha incertidumbre, aunque casi siempre, por no decir siempre, es más el miedo que lo que luego realmente acaba sucediendo.

Porque el miedo al cambio es así, ¿a qué se tiene miedo? a la nada, y la nada asusta mucho. Puede que sea un miembro de la pareja o incluso los dos, los que por este temor se mantienen durante mucho tiempo en una incómoda incomodidad.

¿Cómo se afronta el miedo al cambio?

Pues la única opción que se me ocurre es con valor. Habrá que dejar de evitar y postergar la llegada del momento difícil, debemos pasar por el dolor y el miedo, no queda otra.

4. La inestabilidad emocional

parejas inestables

Otro clásico: la pareja incendiaria. La pareja incendiaria es una pareja que se caracteriza sobre todo por vivir en una continua montaña rusa emocional que genera gran inestabilidad emocional.

Este tipo de pareja también viene con bastante frecuencia a terapia. Recuerdo el caso de una pareja que acudía a consulta porque quería dejar de discutir, al menos, de aquella manera. En un momento determinado de la terapia les dije, ¿que pensáis que pasaría si dejáis de discutir? ¿de que hablaríais?

Cuando consiguieron dejar de pelearse y se quedaron el uno frente al otro, se dieron cuenta que no se conocían. Su relación había estado marcada desde el principio por el conflicto. Acabaron abandonando la relación.

¿Por qué este tipo de relaciones son adictivas?

Cada relación tóxica tiene su aquel, sin embargo en el caso de las parejas incendiarias como la que te acabo de contar, tiene una fácil explicación:

Esta montaña rusa de emociones de la que te hablaba, genera picos intensos de dopamina y alivio (gaba), precedidos de momentos de mucha angustia y mal estar, exactamente igual que ocurre en la adicción.

5. El maltrato psicológico y emocional

pareja maltrato

La relación de maltrato psicológico o emocional encarna la pirámide de las relaciones tóxicas a evitar. Si hace tiempo que somos expertos en detectar el maltrato físico como una situación intolerable, con el maltrato psicológico tenemos mucho trabajo pendiente. Lo cual no quiere decir que con el maltrato físico no quede curro que llevar a cabo.

El maltrato o abuso psicológico es mucho mas sutil y te va destruyendo la autoestima poco a poco. Este, acaba colocando a la persona que lo sufre como culpable o merecedora de lo que le pasa. Además de, progresivamente, aislada de su entorno social y afectivo.

¿Cómo romper una relación tóxica de este tipo?

He escogido esta ilustración para representar el maltrato porque esto es justamente lo que hace el maltratador psicológico, cegarte.

Salir de una relación tóxica de maltrato no es una tarea sencilla, pero mi primer consejo sería que si te encuentras en esta situación o conoces alguien que pueda estarlo, evitar el aislamiento es lo primero. Es importante que la persona que está siendo víctima de maltrato siga contando con apoyos ajenos a la relación, aunque por el momento no pueda abandonarla.

6. La separación interminable

personas toxicas

Esta no es exactamente un tipo de pareja tóxica, porque ya no puede llamarse ni pareja, es lo que yo llamo la pareja cenicero. Al igual que cuando acabas de fumar viertes la cenizas, existen parejas que siguen consumiéndolas.

Ese miedo a soltar, a dejar ir al otro, a comprometerse con una decisión, es también una de las situaciones muy tóxicas que pueden darse entre dos personas.

Romper relaciones… para que no se conviertan en tóxicas

En muchos casos, estas parejas no tuvieron una relación tóxica, si no que es ahora, en el fin de la misma, cuando se encuentran enmarañando las cosas.

En este tipo de casos, no romper la relación puede ser una manera de “toxificar” un bonito recuerdo.

7. Victimización y manipulación

victimizacion

La victimización es un tipo de manipulación emocional, en la que según en qué grado ocurra, puede considerarse un tipo de maltrato psicológico.

El miembro “víctima” suele ser una persona con rasgos de personalidad narcisistas negativos (todo el mundo está en contra de mí). Suelen ser personas con un carácter dependiente dominante, donde aparentemente lo dan todo por la gente y ellos a cambio reciben mucho dolor

Suelen usar la culpa como medio para conseguir que el otro miembro de la pareja se someta o preste continuamente atención a sus necesidades.

Relaciones tóxicas familiares

Las relaciones de victimización son seguramente las relaciones tóxicas familiares más habituales. Suelen darse en familias donde hay un padre completamente ausente y una madre qué, ante el temor de dejar de ser importante, impide el crecimiento y autonomía de sus hijos.

Sin embargo, este tipo de relación también pueden darse a la inversa: hijos o hijas que culpan a sus padres de las cosas que les suceden y aprovechan para obtener de ellos todo lo que desean.

8. Las parejas controladoras y celosas

celos toxicos

Las parejas controladoras y celosas son otro de los casos más habituales. La persona que es celosa o controladora no tiene que ser siempre con una mala intención, en muchos casos es fruto de la incapacidad para controlar sus propios miedos e inseguridades. Sin embargo, esto no quita de que pueda provocar mucho daño.

Las personas que tienden al control o la celotipia, suelen escoger personas sumisas, a las que por medio de argumentos “racionales” van convenciendo y haciendo dudar, que lo que hacen, es una falta de respeto e incluso una traición hacia la pareja.

Cómo controlar los celos

Aprender a saber cómo controlar los celos no es una tarea sencilla. En primer lugar, debemos ser conscientes del problema y querer pedir ayuda. Ser una persona con problemas de celos no quiere decir que tu pareja no te engañe o no pueda hacerlo en el futuro, quiere decir que cuanto más controlas más ansiedad sientes y que, por tanto, conviene dejar de hacerlo.

9. La idealización del otro

idelializacion

La pareja idílica, no es que e llame así porque lo sea, si no porque uno de los miembros tiene idealizado al otro. Cómo en la ilustración, la relación es una, y lo que nos contamos a nosotros mismos es otra cosa.

La idealización es un mecanismo de defensa que sirve para negar la realidad y poder mantener una relación que en realidad no produce satisfacción. Esto ocurre generalmente, en personas dependientes emocionales, donde el otro con su presencia, les hace especial a ellos.

Así, la idealización sirve para sacar la conclusión de que si el otro es especial y quiere estar conmigo, es que yo también debo serlo.

Idealizar a una persona

Es muy común idealizar a una persona cuando esta ha fallecido, o tras una ruptura amorosa. Desde la melancolía es fácil que ensalcemos cualidades del otro que en realidad no tiene.

Esto le ocurre bastante a la pareja cenicero, que cuando se separa, comienza a sentirse mal y mediante la idealización imagina a la otra persona. Entonces vuelven, se dan cuenta de que no están enamorados y vuelven a dejarlo. Así, en un bucle infinito.

Libros que podemos leer

En este apartado voy a recomendarte los que para mí son los mejores libros en este ámbito.. Soy de la opinión que un libro nunca puede sustituir la terapia psicológica, sin embargo, leer libros nos puede ayudar a salir de una relación insana o, a saber como evitarla:

Dos libros imprescindibles. El de Iñaki Piñuel (Amor Zero), me parece un libro de obligada lectura, si te gustan los temas de pareja y quieres aprender a evitar relaciones tóxicas de pareja.

El de Laura Rojas (La familia) es un libro muy psicológico, que nos ofrece orientación y numerosas pautas para lidiar con diferentes relaciones dolorosas que se dan en la familia. Laura le concede al sentimiento de culpa un papel primordial en la relación.

En este caso, en vez de hablar sobre tipos de parejas tóxicas, hablaremos de tipos de familias tóxicas.

Libros de autoyuda

Si me has leído en alguna que otra ocasión, ya sabrás que no soy muy fan de los libros de autoayuda. De manera qué, en vez de recomendarte un libro de autoayuda, te voy a recomendar una novela.

Considero que las novelas tienen una gran capacidad influir, porque podemos vernos reconocidos en ellas, y esto, es más fuerte que cualquier argumento.

Mi recomendación por excelencia es el libro Apegos Feroces. Ahora puedes leerlo mediante el periodo de prueba gratuito que ofrecen Amazon a través de su plataforma Kindle Unlimited

apegos feroces libro

Kindle unlimited gratis

¿Te acuerdas cuando te hablaba de las relaciones de pareja víctima-verdugo? Pues Apegos feroces es una novela autobiográfica que relata a la perfección, la relación entre una madre dependiente dominante y su hija (la autora del libro).

Si quieres conocer otras recomendaciones, te animo que pases por aquí Libros sobre dependencia emocional, en esta sección encontrarás mis libros favoritos para entender y trabajar la dependencia.

Relaciones sexuales y toxicidad

Respecto al tema de las relaciones sexuales cabría hacer un artículo únicamente para hablar de ello. Muchas parejas utilizan el sexo como una forma de validar la relación.

Por ejemplo, recuerdo el caso de una paciente que me decía: creo que lo que me engancho de él fue el sexo. Nunca es el sexo, puesto que el sexo no engancha, lo que engancha es la la sensación emocional de poder, autoestima, apego u otro que le acompaña.

En otras ocasiones, se utiliza el sexo para castigar a la otra parte de la pareja o se utiliza como reclamo o premio para captar su atención.

Una de las situaciones más dolorosas y que más minan la autoestima, es cuando un miembro de la pareja ha perdido el deseo por la otra. Igual de tóxico o más, es forzarse a tener relaciones sexuales cuando no se desea.

Cómo ves, aquí hay mucha tela que cortar.

Ejemplos de relación tóxica

Tenemos que diferenciar una relación de pareja sana de una relación tóxica. Consideramos que una relación es tóxica cuando en la pareja ambos miembros adoptan diferentes roles: una parte busca “aprovecharse” ante la sumisión de la otra. Para ello adopta conductas intolerables de manipulación ante la dependencia emocional de la parte contraria.

Existen muchos ejemplos tóxicos de relaciones de pareja, de hecho puedes encontrar varios a lo largo de este artículo. Pero para finalizar, quiero compartir el extracto de algo que me contaba una paciente en consulta recientemente. A ver si adivinas de que tipo de relación toxica de pareja se trata:

Cuando se enfada lo que hace es dejar de hablarme, puede tirarse días sin contestar al móvil ni decir nada. Entonces yo me voy poniendo cada más nerviosa, me desespero. Ya no sé si le quiero o es que estoy enganchada.

El amor tóxico

Entre las conductas consideradas tóxicas se destaca el menosprecio enmascarado a través de bromas (“no te preocupes que ya me hago yo la cena, total para lo que haces tú”), mal carácter que va desgastando la relación, culpabilidad (“me han echado la bronca en el trabajo porque me has entretenido”) o una actitud controladora, posesiva y autoritaria (“si no estás hablando conmigo por WhatsApp no entiendo con quién puedes estar hablando”).

En otras ocasiones, no es que la toxicidad sea responsabilidad de una “persona tóxica”.. Si no que la conjunción de dos personas que no saben funcionar juntos es lo que acaba convirtiendo la relación en tóxica

Parejas tóxicas que “matan”

Hace un tiempo tuve un caso en consulta de una adolescente que hablaba maravillas de su pareja. Su relación estaba idealizada ya que para ella este chico lo tenía todo: era guapo, popular, inteligente y parecía siempre estar pendiente de ella. Casualmente y a pesar de encontrar la perfección en él, siempre que llegaba a sesión se encontraba cabizbaja, sin ilusión y con un nudo en la garganta.

En un primer momento no lograba comprender porque sus padres se negaban en rotundo a darle el visto bueno a este chico. De hecho creía que ellos eran los “malos de la película” ya que estaban provocando en su relación multitud de dificultades al no aceptarle.

Con el paso de las sesiones y tras confrontarla en múltiples ocasiones sus pensamientos fueron cambiando. Se dio cuenta de que él no tenía el por qué ser el “jefe” en la relación y ella no estaba obligada a acatar sus normas. Fue capaz de detectar sus celos y chantajes diarios y registró cada uno de sus comportamientos sumisos.

Lo que antes normalizaba y creía que era una relación sana pasó a ser considerado como algo tóxico. Tras mucho esfuerzo su actitud fue cambiando y cogió las riendas de su vida. Fue capaz de finalizar esta relación tan tortuosa. En las últimas sesiones no quedaba nada de esa chica triste, decaída y apática. Había nacido de nuevo y esta vez estaba dispuesta a comerse el mundo.

¿Existen soluciones para las relaciones tóxicas?

Quien se encuentra en una relación tóxica sentirá que no puede avanzar, como si intentase subir a la cima de una montaña con 200 kilos cargando en su mochila, y es más que probable, que se encuentre buscando fervientemente soluciones..

En este tipo de relaciones las personas más cercanas suelen intentar ayudar a la “víctima de la situación” pero generalmente ésta suele tener una venda en los ojos.

Para que una relación de pareja funcione es necesario que existan unas bases como una adecuada comunicación y la promoción de unos buenos hábitos instaurados en ambos miembros de la pareja. Mediante terapia de pareja se pueden conseguir buenos resultados en algunos casos siempre y cuando las dos partes estén conformes y dispuestas al cambio. Tras ello dicha relación puede salir incluso favorecida después de este proceso. En el caso contrario, si la persona tóxica no quiere cambiar, inicia tú el cambio.

No hay mal que por bien no venga

No obstante hay casos en los que no hay marcha atrás y lo mejor para ambas partes es poner punto y final a la relación. Hay un refrán que dice: “Una retirada a tiempo es una victoria”. Tanto es así que si nos encontramos ante una relación tóxica y miremos donde miremos no encontramos una solución, lo primordial será darla por finalizada. A veces intentamos por todos los medios arreglar algo que está hecho añicos obviando que se trata de algo imposible.

Mejor sólo que mal acompañado

Hemos crecido en medio de un amor romántico que a veces es falso ya que se encuentra idealizado. Nos creemos incapaces de seguir con nuestra vida sin esa persona que supuestamente ha estado a nuestro lado anteriormente. Llevamos a rajatabla el “no puedo vivir sin ti” de algunas canciones sin interiorizar que realmente lo que debemos pensar es “no quiero vivir sin ti”.

Claro que podemos vivir sin esa persona que ha estado debilitándonos y minando nuestra autoestima. Cuando se vive una relación tóxica interiorizas de tal manera los comportamientos negativos de la otra persona que los acabas normalizando. Tanto es así que puedes acabar pensando que es normal sentir celos o incluso que sus actos están justificados. ¡Error!

Cada relación es diferente. Para que una relación sea considerada tóxica no tiene el por qué contener todas y cada uno de las características comentadas. Identifica las conductas tóxicas de tu pareja, no esperes a que sea el tiempo el encargado de cambiarlas y planea una estrategia.

Recuerda, el amor NO duele.

Agradecimientos:

Con la colaboración de Mairena Vázquez

Las imágenes son propiedad de Kenn Him, ilustradora