▷ 4 objetivos a conseguir con un dietista deportivo en Madrid
Dietista deportivo en Madrid

4 objetivos a conseguir con un dietista deportivo

Mi nombre es Alejandro y soy nutricionista y dietista deportivo en Madrid. Si quieres saber en qué puede ayudarte la alimentación, te aconsejo que te quedes hasta el final.

¿Necesito un nutricionista deportivo?

La primera pregunta que solemos hacernos es… ¿pero… realmente necesito un nutricionista?

En mi experiencia en el campo de la dietética, me doy cuenta que a nivel de salud, la nutrición es la gran olvidada. La mayoría de personas vamos al dentista cada X tiempo y a otros especialistas cuando tenemos un problema. Sin embargo, aún no somos del todo conscientes de lo fundamental que es la alimentación y cómo esta puede ser la mejor manera, en ocasiones, de prevenir enfermedades.

Si esto ocurre a nivel de salud, ni qué decir tiene, del valor que le damos como medio para conseguir otros objetivos. Poco a poco, y gracias a expertos que aparecen en los medios, cada vez más personas se dan cuenta que modificando sus hábitos de alimentación, pueden lograr funcionar mejor en muchos aspectos.

Por ejemplo, en el fútbol, cada vez es más frecuente escuchar hablar a narradores sobre la importancia de llevar una buena alimentación a la hora de prevenir lesiones o tener un buen rendimiento deportivo.

La alimentación saludable para deportistas es una manera de cuidar el cuerpo, y además, facilitar el éxito. Esto ocurre por qué, si tienes un objetivo vital que se relaciona de alguna manera con el deporte, la alimentación, si o sí, resulta de vital importancia para alcanzar tus objetivos.

En el siguiente punto vamos a ver qué objetivos pueden ser estos:

¿Qué puede hacer la alimentación deportiva por ti?

No todas las personas que practican deporte lo hacen con un mismo fin, algunas necesitan aumentar su rendimiento, ya que compiten, o simplemente, por la satisfacción personal de progresar. En estos casos, la alimentación no debe ser la misma, si soy un corredor de maratones, que un levantador de peso o powerlifting. Igual que la alimentación debe ser diferente, sí mi objetivo es prevenir lesiones.

En otros casos la motivación del deportista se encuentra ligada a conseguir un cambio estético, o incluso, a mantenerlo. Esto no implica que la intensidad deportiva en estos casos sea menor, puede ser igualmente exigente.

Cambiar nuestra imagen personal o estética

Así es, muchas personas quieren a través del deporte, cambiar alguna faceta concreta o global, de su estética personal. Esto es totalmente lícito, ya que, ¿por qué no íbamos a querer sentirnos mejor con nosotros mismos?

Lo que solemos hacer en estos casos es apuntarnos al gimnasio, y hacer alguna rutina genérica que nos ha puesto el monitor de turno, o simplemente, improvisar. En el mejor de lo casos, practicaremos algún deporte guiado en grupo, o contaremos con un entrenador personal.

Tanto si queremos adelgazar como aumentar nuestra masa muscular, es importante que la alimentación y la práctica deportiva se encuentren en sincronía. Me atrevería a decir qué, la alimentación ocupa entorno al 70 % del cambio.

Y seguramente pienses: ya, pero comer sabemos todos. Pues… me temo esto no es así. Y mucho peor, si delegamos ese conocimiento en alguna persona poco experta, pero que aparentemente es un caso de éxito.

El otro día en consulta un chico de 16 años me mostró la dieta que le había puesto un hombre con el que entrenaba en el gimnasio. Este hombre aseguraba ser culturista y que comiendo de igual manera, había logrado ponerse “tan fuerte”. Eso sí, se le olvidó comentar el uso de esteroides, que a posteriori descubrimos.

Esta dieta se basaba en: comer proteínas a todas horas, otro tanto de hidratos de carbonos, y respecto al consumo de verdura; lo que te quepa. ¿¿¿???

2. Aumentar masa muscular de forma coherente

Este es el tipo de barbaridades que hacemos cuando estamos mal asesorados y realmente no sabemos muy bien lo que estamos haciendo.

No por comer más proteína tendremos más músculo, existe una forma científica y personal (destaco este punto) de aumentar ese consumo de proteína. Tomando claras de huevo a todas horas, lo mejor que puede pasar es que te provoques una infección de hígado.

Por ejemplo, cuando comenzamos a hacer mucho ejercicio, se produce estrés oxidativo. Es decir, se produce un déficit de minerales y vitaminas. Resulta qué, los minerales y las vitaminas, son fundamentales para ganar masa muscular

Sin ellos no hay recuperación, y sin recuperación, el cuerpo no tiene la capacidad de usar esa proteína en la reconstrucción del músculo.

¿Sabías qué, por ejemplo, estirar te puede ayudar a ganar masa muscular?

3. Entrenamiento deportivo y dieta para adelgazar

Ocurre algo parecido cuando nuestro objetivo es adelgazar. Lo que hacemos es: correr mucho y comer poco. Retiramos los hidratos de carbono (¡sobre todo por la noche!)

Pues voy a ser franco, esto es hacer una hostia con un pan. Para empezar, hay maneras de entrenamiento que son más efectivas que otras para quemar grasa. Y correr, no es una de ellas.

El mejor entrenamiento para perder peso es aquel donde consumimos mucha energía y dónde, además, si lo hacemos bien, podemos generar masa muscular. Generar masa muscular es lo mejor que nos puede pasar para adelgazar, ya que así, aumentamos nuestro metabolismo basal.

Puede ser que todo esto te suene a chino, o qué, por el contrario, hayas oído campanas sobre el asunto. No importa si no lo entiendes ahora, con lo que debes quedarte es que las cosas son más complejas que correr y comer poco, y qué, comiendo, es de verdad la mejor manera de adelgazar.

Necesitas energía y tu músculo necesita ladrillo. Claro que hay que regular la forma de comer, pero los hidratos son nuestra principal fuente de energía. Si lo haces de la manera equívoca, lo único que lograrás es conseguir unos primeros resultados rápidos. Después, lo que ocurrirá, es que habrás asustado a tu cuerpo y este seguramente decida que no va a soltar ni un poquito más de grasa. Se llama supervivencia. Y lo próximo, efecto rebote.

4. Aumentar el rendimiento deportivo y prevenir lesiones

Hacer deporte a alto nivel conlleva un desgaste físico importante. No hace falta que seamos atletas profesionales. Por ejemplo, si practicamos triathlon, si solemos trabajar con cargas altas de peso, o simplemente entrenamos 5 días a la semana, el cuerpo poco a poco lo va a ir notando.

El deporte es sano, por supuesto que sí, pero si no prevenimos, lo que va a ocurrir es que poco o poco nos iremos fastidiando el cuerpo. Principalmente por dos razones: la primera es que cuando practicamos deporte nuestro cuerpo se inflama: músculos, articulaciones, tendones… Nuestra alimentación puede contribuir a disminuir dicha inflamación. Así es, como muchas veces evitamos lesiones.

La segunda parte tiene que ver con el agotamiento. Cuando estamos cansados o faltos de energía, comenzamos a hacer cosas mal. Es decir, comenzamos a perder la técnica y a implicar partes del cuerpo que no deberían estar presentes.

Si estamos faltos de energía, mirar nuestra alimentación es fundamental. Y no solamente tenemos que valorar lo qué comemos, sino, como lo comemos y cuando lo comemos. Para una rutina de entrenamiento de alto rendimiento es importantísimo tener una rutina de alimentación acorde a la misma.

Saber, por ejemplo, que alimentos son de absorción rápida y cuales de absorción lenta, la diferencia entre alimentos sólidos y líquidos, aprender a escoger alimentos energéticos que sean saludables…y un sin fín de cuestiones que podemos aprender a manejar.

¿Cómo tiene que ser la dieta del deportista?

Mi propuesta para trabajar juntos es sencilla: conocer tu caso y entender que necesitas. Se trata de hilar fino, de conocer tus costumbres, dificultades y objetivos.

Puede que quieras comenzar un proceso de cambio o que te encuentres estancado/a. Si te has visto reflejado/a en alguno de estos puntos, es muy posible que un dietista deportivo sea lo que necesitas.

No existe una respuesta definitiva a como tiene que ser la dieta del deportista. La cuestión es, ¿qué quieres conseguir tú, en cuanto tiempo y de qué manera?

Esto es un trabajo puramente analítico y científico.

Sobre mí

Como te decía al principio del artículo, mi nombre es Alejandro Vera y soy nutricionista, pero también soy psicólogo.

Esto quiere decir que yo entiendo la forma de trabajar en ti, como un conjunto. Tan importante es el entrenamiento deportivo, como llevar una buena alimentación, como lo es, sin duda alguna, el aspecto emocional

Se trata de trabajar para estar alineados en estos tres ejes, para que finalmente podamos conseguir lo que deseamos y además, sentirnos bien.

Respecto al deporte, no soy profesional. El deporte es parte de mi vida desde que tengo memoria. Por lo tanto, puedo entender tu desempeño, independientemente del deporte que practiques.

Sin embargo, jamás me atrevería a ocupar ese rol y pautar tu entrenamiento, eso debe hacerlo alguien cualificado en la tarea. No obstante, sí que puedo orientarte sobre que te conviene más en función de tus objetivos.

Contacto

Si quieres consultarme cualquier duda sobre tu caso o sobre mis servicios, puedes contactarme mandando un mail a través del formulario de contacto.

O si te resulta más cómodo a contacto@grullapsicologiaynutricion.com