▷ Atracones de comida: Cómo evitarlos y porqué suceden
atracones de comida

Atracones de comida: Cómo evitarlos y porqué suceden

Sufrir atracones de comida no es un mal menor, este puede llegar a ser un problema que ocasiones mucho mal y que además, genera mucha vergüenza en la persona que lo padece.

Por esta razón, este artículo vamos a ver algunos «tips» sobre cómo evitarlos y porqué suceden realmente los atracones.

¿Qué es un atracón?

Darse un atracón es diferente a comer mucho. Es decir, quién más quién menos, en alguna ocasión se ha pasado comiendo: un buffet libre, una cena navideña, étc.

La diferencia principal entre un atracón y comida y una sobreingesta, radica en la voluntariedad y en el control. Las personas que sufren un trastorno por atracón o de sobreingesta compulsiva, tienen recurrentemente momentos de pérdida de control donde sienten que no pueden parar de comer.

Por tanto, es considerado un problema psicológico relacionado con el descontrol de los impulsos. Esto ya nos dice mucho de por donde va a venir la solución: regulación emocional y control de impulsos.

¿Por qué nos damos atracones de comida?

Las razones que nos llevan a desarrollar un problema de este tipo pueden ser muy variadas, en terapia yo suelo encontrarme dos patrones que se repiten:

El primer caso se fundamenta en una historia de aprendizaje. Por ejemplo, tengo una paciente que tras una ruptura de pareja muy dolorosa  precedida de un aborto, comenzó a a desarrollar un problema de alimentación con repetidos episodios de ingesta cada vez más frecuentes.

Sentía tanto dolor que decidió refugiarse en la comida, al igual que otra persona podría haberlo hecho, por ejemplo, en el alcohol. La razón es que la comida es un ansiolítico natural.

Cuando comemos producimos dopamina y endorfinas. Además, cuando consumimos hidratos de carbono (dulces), aumentan nuestros niveles de adenosina. Todo esta mezcla de sustancias químicas, logran que consigamos sentir places y evadirnos de aquellas cosas que nos preocupan.

El problema, es que el cerebro aprende a hacer una asociación entre mal estar y comida, de modo, que cada vez que nos encontremos mal, nos sugerirá la posibilidad de comer.

El segundo de los casos que encuentro en terapia tiene que ver con una especie de efecto rebote a un trastorno de anorexia. Aquellas personas que siguen dietas muy restrictivas y que tratan de controlar en exceso su ingesta, llega un momento en «explotan» y acaban haciendo atracones.

Por esta razón, no es buena idea llevar a cabo compensaciones. Te lo explico en este vídeo:

¿Qué significa comer por ansiedad?

Seguro que en más de una ocasión has escuchado esto de comer por ansiedad, pero, ¿qué significa exactamente?

Cuando tenemos mucho estrés, solemos estar acelerados y tomamos decisiones mucho mas impulsivas. No iba a ser diferente con el tema de la alimentación.

Durante la cuarentena y con el teletrabajo muchas personas han aumentado de peso. Esto se debe, en parte, a que trabajan estresadas o aceleradas. Además, mientras trabajan, comen, bueno, más bien engullen.

Sin embargo, esto no suele ser un atracón estrictamente dicho. Los atracones de comida, como veíamos antes, tienen que ver con el descontrol.

La señal para tener uno suele ser el malestar. En algún momento hemos aprendido a asociar la comida como solución para aliviar lo que nos pasa dentro y entonces nuestra mente nos hace una propuesta para comer.

En muchos casos, esta señal no tiene porque ser ansiedad como tal, puede ser de tristezaculpa e incluso aburrimiento. Como ves, son muchos los sentimientos que pueden actuar como disparadores.

7 Técnicas para superar el hambre emocional

¿El hambre te puede? ¿Seguro que es hambre?

¡Únete a la newsletter y recibirás de manera gratuita mi guía 7 Técnicas para superar el hambre emocional.

Mediante la subscripción al boletín declaro haber leído y aceptado la política de privacidad.

El concepto de compulsión

Las persona que arrastran un problema de atracones, han tenido experiencias pasadas donde no se han podido controlar en relación a la comida. Por esta razón, cuando aparece la idea o el deseo de comer, suelen ponerse muy nerviosa y sentir angustia y/o ansiedad.

Finalmente, el atracón suele aparecer como una forma de aliviar esta «ansiedad secundaria». En este artículo sobre comer compulsivamente te explico mejor esta parte.

Cómo superar los atracones

Lo primero que tenemos que dejar claro es que no hay un truco para evitar los atracones de comida. De hecho, tratar de evitarlos a toda costa, son seguramente uno de los detonantes que los provocan.

Sin embargo, estas son algunas medidas que te pueden ayudar a superar el problema de los atracones de comida:

  • Llevar un autorregistro de emociones previo al atracón
  • No compensar el atracón
  • No restringir ni seguir dietas hipocalóricas
  • Comprender como funciona el sistema de control – descontrol
  • Hacer uso de alimentos saciantes
  • Trabajar técnicas como el mindful eating.

¿Y los atracones nocturnos?

Un caso muy específico es el de las personas que no pueden evitar darse atracones nocturnos. En algunos casos puede ocurrir incluso en medio de la noche, pero en la mayoría, suelen ser después de cenar.

Esto es lo que comúnmente conocemos como resopón. El resopón es el hábito de hacer una segunda o tercera cena después de la cena principal. También puede ser picoteo, étc.

Algo que he detectado en mis pacientes, es que pasan muchas horas sin comer. Por ejemplo, si acaban de comer a las 15:00, hasta las 21:00 o más, no vuelven a probar bocado.

Esto provoca que la sensación de saciedad no llegue a cumplirse tan pronto como debería.

¿Qué consecuencias tiene darse atracones de comida?

Las consecuencias de darse atracones de comida son más o menos evidentes. En primer lugar, tenemos el riesgo de padecer sobrepeso u obesidad, y los riesgos que esto conlleva para la salud.

Otra consecuencia importante tiene que ver con la alteración del metabolismo, ya que entrar en dinámicas de atracón/restricción es una forma de volverle loco. Además, si hay vómitos y/o uso de laxantes, podemos causarnos hemorragias internas y afecciones en el sistema digestivo.

Sin embargo, las mayores consecuencias que tiene darse atracones de comida, son las psicológicas. Es fácil que aparezcan sentimientos de impotencia e indefensión, aumentando las probabilidades de padecer un trastorno del estado de ánimo como la depresión.

Además, las personas que sufren atracones comienzan a obsesionarse más con lo que comen y a tratar de restringir las calorías por la preocupación por el cuerpo, lo que puede deparar en un problema de alimentación de tipo anoréxico/bulímico que lleve a la persona obsesionarse con el control del peso.

Por todo esto, es fundamental acudir a tratamiento psicológico para comenzar a trabajar sobre el problema.

 

Referencias bibliográficas:

Rueda, J. G. (2005). Trastorno por atracones:¿ entre los trastornos de la conducta alimenticia y la obesidad? Una mirada cognoscitiva comportamental. Revista Colombiana de Psiquiatría34(2), 242-250.

Fairburn, C. (1998). La superación de los atracones de comida. Paidós.