tratamiento anorexia nerviosa

Como ayudar a una persona con anorexia nerviosa

En la actualidad se estima que al menos un 4% de la población sufre anorexia nerviosa. Una prevalencia cada vez mayor, que nos obliga a profesionales y seres queridos a movilizarnos y tratar de prestar la mejor ayuda posible.

En este artículo te voy a hablar sobre como ayudar a una persona con anorexia nerviosa.

Como ayudar a personas con TCA

Lo primero que me gustaría aclarar, es que cada persona es única y lo que necesita una, puede ser diferente a lo que requiere otra. De este modo, en este artículo voy a intentar dar un esbozo y recomendarte una lectura que te ayudará en la compresión de este problema.

Es importante diferenciar si la persona con anorexia, es menor o mayor de edad. También si vive sola o se encuentra acompañada.

Cuando la persona es menor o vive en casa de sus padres

Por lo general, cuando la persona con un problema de TCA es menor y vive con sus padres, son estos quiénes van a tener que gestionar el tema de la alimentación. Primero, voy a referirme a vosotros: las familias y cuidadores de menores o jóvenes con problemas de anorexia.

Mi consejo principal para que sepáis como cuidar a personas con TCA, es que os cuideis a vosotros mismos primero. La recuperación de un TCA es un camino, largo y a menudo lento. Esto no quiere que no de la anorexia no se salga, si no que no se hace de la noche a la mañana.

Es muy importante que los sentimientos de culpa, frustración u otros que van a aparecer, no consuman. Tanto por vuestra propia salud, como por la de la persona que tiene el problema.

Este es un tema super extenso y del que me encantaría poder deciros cientos de cosas, pero no caben en un blog. Por esta razón, he decidido escribir una guía donde comparto pautas concretas y formas de gestionar las diferentes situaciones que se van a dar en el cuidado de una persona con TCA. También anticipo las fases por las que vais a pasar. Lo dejo por aquí para que le eches un ojo:

 

libro anorexia padres

Ver producto en Amazon

 

El libro está dirigido a padres, pero pienso que es útil para cualquier persona que quiera tener una comprensión profunda de la anorexia y saber como prestar ayuda. En él, he recogido años de experiencia trabajando con familias y jóvenes con un problemas de alimentación.

Otro consejo que os daría es que no intentéis solucionar esto sin ayuda profesional. Bajo mi punto de vista, son necesarias las figuras del psicólogo y el nutricionista. A veces, también es necesaria la intervención farmacológica.

En la sección de errores habituales, me extenderé más sobre algunas ideas importantes a tener en cuenta.

Cuando la persona es mayor o está independizada

En este escenario la cosa cambia. Por lo general, la persona es adulta y desde la madurez, decide intentar solucionar el problema. También es posible que seas el amigo, pareja u otro, de una persona con un problema de anorexia. Que estés viendo que hay algo que anda mal, pero no sepas como abordar el tema o que la otra persona no se deje ayudar.

Mi consejo es saca el tema sin miedo.

Pregunta con prudencia y expresa tu preocupación. No es un insulto sugerir o dudar sobre si puede haber un problema de este tipo. Es una forma de proteger, y así hay que hacérselo ver a la otra persona.

Es posible que quién sospechas tiene un problema de aimentación lo niegue, ya que la anorexia es un trastorno que tiende a disfrazarse. El entorno podemos ayudar hasta donde podemos ayudar, milagros no podemos hacer.

Pero quizás, esa persona nunca se ha atrevido a contarlo y esta puede ser una buena oportunidad.

Si él o ella reconocer el problema, lo mejor es solicitar ayuda profesional. Tu puedes colaborar buscando un psicólogo o psicóloga con ella y acompañando este proceso de iniciar una terapia.

¿Y si no se deja ayudar?

Como decía, llegamos hasta donde llegamos.

Para cambiar o solucionar un problema, primero tiene que ser la propia persona quién acceda a ello. Salir de un problema de anorexia y reconocer que se ha ido de las menos, no suele ser algo sencillo y tiene sus fases. Céntrata en el sufrimiento de la persona, en entenderla y validar mucho. Desde la empatía se trabaja mejor que desde la culpa.

Errores habituales

A continuación te voy a dar una breve lista de algunos de los errores más habituales como cuidadores:

  • Minimizar o quitarle importancia a las señales de alerta. Sobre todo cuando somos padres y nuestros hijos adolescentes, nos da miedo levantar la liebre y generar un problema donde no lo hay. La anorexia es un trastorno que cuando antes se detecte mucho mejor.
  • Centrarnos mucho en que la persona coma, y olvidarnos de la ansiedad y preocupaciones que tiene la persona.
  • Intentar aplicar la lógica. Nosotros podemos ver a la persona delgada y no comprender esa necesidad extrema de control. Eso es parte del trastorno. La razón aquí tiene poco que decir.
  • En relación al punto anterior, es bastante frecuente que cuando a la persona se le despierta la distorsión corporal, nosotros intentemos decirle por todos los medios que está delgada o bien.
  • Opinar sobre la imagen y el cuerpo. Incluso, cuando es bien intencionado. Opiniones como “te veo más guapa”, pueden ser recogido por la persona como una señal de que ha engordado.

Si no sabes como conseguir pacientes a través de Internet, esta guía te dará claridad.

[sibwp_form id=2]