El papel de los padres en la anorexia: Guía con pautas

Los problemas de anorexia y TCA cada vez tienen un presencial mayor en la población. Según datos oficiales en la web de Statista, en 2020 se registraron 79.202 casos en la población española. Un dato alarmante, si además tenemos en cuentra que solo se registran aquellos casos que llegan a recibir asistencia sanitaria pública.

Este en artículo vamos a hablar sobre el papel que tenéis los padres en la anorexia y dónde recibir pautas que os puedan ser útiles.

¿Qué importancia tienen los padres en un problema de anorexia?

Mucha, sin lugar a dudas.

Sin embargo, esto no quiere decir que sea vuestra culpa o responsabilidad. Tradicionalmente, la psicología se ha encargado de depositar sobre los hombros de padres y madres, el cargo de cualquier problema que experimenten sus hijos.

Bajo mi punto de vista, la anorexia es un problema multicausal. Es decir, sus causas vienen de diferentes sitios como pueden ser las vivencias particulares de cada persona, e incluso la predisposición genética. Sin embargo, no es casualidad que cada vez los profesionales nos estemos encontrando más casos de TCA en nuestras consultas.

La sociedad moderna cada vez brinda una atención mayor a la imagen y la apariencia. Además, ahora los jóvenes tienen un acceso a la información que antes no.

¿Qué pautas necesito como padre o madre?

Que los padres no tengáis responsabilidad sobre esto, no quiere decir que no vayáis a ser importantes. Sobretodo, cuando el paciente es menor o joven y vive con vosotros. Sois quiénes os vais a tener que encargar de administrar la dieta, gestionar los conflictos en casa y acompañar en este duro proceso de recuperación.

Por esta razón he escrito un libro donde os doy pautas para gestionar un problema de anorexia en la familia. Me encantaría poder decirte 4 cosas en este artículo y que sirviesen de ayuda, pero lo cierto es que es un tema tan complejo que no cabe aquí.

Anorexia: guía para padres

 

libro anorexia padres

Ver producto en Amazon

 

En mi experiencia trabajando en este tipo de casos, me he dado cuenta de lo importa que es ayudar a las familias con esto y también, el papel tan relevante que tienen en el devenir del trastorno.

Esta guía tiene como objetivo ofreceros a los profesionales y a las familias, un encuadre claro sobre como ayudar y contribuir desde fuera. En la guía veremos:

  • Las señales que nos pueden alertar de que hay un problema de anorexia y como actuar.
  • De quién es la responsabilidad de que aparezca un problema de anorexia. Spoiler: La culpa no la tienen los padres.
  • Como manejar la culpa cuando nuestro hijo/a desarrolla un problema de este tipo, y los peligros de instaurarse en ella.
  • Entenderás la anorexia profundamente para poder empatizar con el problema y darle un sentido.
  • Como manejar situaciones que van a darse, tales como el “secuestro de la báscula” o las distorsiones corporales.
  • Qué son los cuidados instrumentales y porque solemos centrarnos en estos, dejando a un lado los cuidados emocionales.
  • Como estar presentes y hablar con un adolescente o joven con anorexia nerviosa.
  • Beneficios secundarios del problema y como establecer límites.
  • Las fases por las que vas a pasar durante el desarrollo del trastorno. Desde desconfiar del terapeuta, hasta cantar victoria antes de tiempo.
  • Por qué te van a mentir y como relativizarlo para no sufrir.
  • Como lidiar con el tema dieta, alimentación y las fechas especiales: Navidad, viajes, étc.

Además de muchos otros aspectos claves que afectan a la persona y familia, cuando aparece un trastorno de anorexia nerviosa.

Como prevenir la anorexia

Es algo que cuento en el libro, pero es muy importante intentar por todos los medios prevenir la anorexia. A veces, no queda otra, de repente nos damos de bruces con la realidad. Sin embargo, en muchas otras ocasiones, por no pecar de alarmistas, tendemos a normalizar cosas que no deberíamos.

Si nuestro hijo/a expresa preocupaciones respecto a la imagen o la alimentación, es importante atenderlas. Las preocupaciones pueden ser solo esto, preocupaciones. No obstante, también pueden ir a más y son en sí mismas, una señal de que algo inquieta y ronda a la persona.

Ante la duda, lo ideal es consultar a un especialista para que lleve a cabo una exploración psicológica. En caso de querer ayudar a nuestros hijos con un proceso de pérdida de peso, debe ir siempre de la mano de un nutricionista.

Si no sabes como conseguir pacientes a través de Internet, esta guía te dará claridad.

[sibwp_form id=2]