Maltratador psicológico

¿Qué hacer con un maltratador psicológico? ¿Y si es familiar?

Espero que este artículo te ayude a comprender la psicología del maltratador psicológico. No para justificarle, sino para identificarle y huir lo más rápido posible de su lado

A veces el tradicional refrán “quien bien te quiere te hará llorar” se literaliza y genera controversias. En el día a día podemos encontrarnos el caso de mujeres que expresan afirmaciones como las siguientes: “Entre nosotros no hay secretos por eso utiliza mi móvil para ver mis cosas”, “es normal que no quiera que me ponga faldas cortas para que otros no me miren”, “la culpa la tengo yo al querer quedar con mis amigas cuando debería estar con él”.

Cuando normalizamos este tipo de creencias y actitudes caemos en el riesgo de vivir una situación de maltrato. Creemos que el maltrato solo se concibe al pensar en el daño a nivel físico: “Yo no sufro maltrato porque mi pareja no me ha puesto la mano encima (aún)”, “mi chico no es un maltratador porque jamás me ha dado una paliza”. De este modo nos olvidamos de algo que puede llegar a hacer más daño incluso que el maltrato físico: el maltrato psicológico.

¿Qué es el maltrato psicológico?

Antes de nada es importante matizar que se puede producir maltrato (físico y/o psicológico) tanto en hombres como en mujeres. No obstante el maltrato y la violencia de género destinada a las mujeres es una lacra actualmente. Es por ello que a lo largo del texto se hablará del hombre como principal agresor sin olvidar que hay excepciones y por supuesto que no se puede generalizar.

Mª José Rodríguez de Armenta, psicóloga forense y doctora en Psicología lo define muy bien: “El maltrato psicológico es el que destroza completamente a las personas. O el acoso, el sentirse vigilado, el sentirse no querido. Es también muy doloroso un silencio, una mirada fría, una mirada despectiva”.

Cuando hablamos de maltrato psicológico nos referimos a la violencia sorda, la que no se ve, la que se enmascara. Es la más difícil de identificar y por supuesto no se suele observar al inicio de una relación.

¿Puede haber maltrato psicológico sin haber maltrato físico?

Rotundamente . En muchas relaciones de pareja al no haberse producido un golpe o una paliza no se cree que exista maltrato y qué por tanto, no hay víctima.

El maltrato psicológico se produce antes que el físico. Si al inicio de una relación el hombre le pega a la mujer posiblemente ella sea consiente y abandone esa relación. Pero si aparece de manera paulatina en forma de falta de afecto, anulación, desprecio, culpabilización, control excesivo e injustificado, chantaje emocional, coacciones,… este tipo de comportamientos se va normalizando.

La psicología del maltratador a menudo es sibilina, fría y calculadora. Saben perfectamente lo que hacen y son conscientes de a donde quieren llegar.

La persona afectada no suele darse cuenta de lo tóxica que es su relación de pareja e incluso lo pueden observar antes las personas de su entorno, debido a la situación de dependencia emocional en que se ve inmersa.

A modo de ejemplo, sería como un incendio. Cuando sale humo de una casa se dan cuenta antes las personas de alrededor que quien lo está sufriendo.

“El maltrato psicológico es el que destroza completamente a las personas.”

— Mª José Rodríguez de Armenta, psicóloga forense

Es por ello que cuando existe maltrato físico lo más probable es que también haya maltrato psicológico, pero para que se produzca maltrato psicológico no tiene por qué haber maltrato físico.

test autoestima

Tipos de maltratadores psicológicos:

Generalmente cuando pensamos en el maltratador, nos viene a la idea la imagen de alguien agresivo, que volviendo borracho a casa, golpea a su mujer. Sin embargo, el maltratador psicológico, puede ser mucho más sibilino y hacerlo de manera encubierta. Estos son algunos de los tipos de maltratadores psicológicos más frecuentes:

Victimista

Este tipo de maltratador psicológico, que a priori no parece causarnos ningún perjuicio personal, a la larga se convierte en una persona “chupa sangre” que acaba por invadir cualquier espacio personal y generando una constante sensación de culpa en la otra persona, invirtiendo los roles entre víctima y agresor.

Narcisista

Este es un clásico. Anclados en la necesidad de poder y de tener un control absoluto sobre otras personas. Pueden llegar a ser muy inteligentes y mostrarse independientemente emocionales.

Celoso o controlador

Si bien es cierto que algunas personas tienen verdaderos problemas para gestionar el sentimiento de celos y esto no significa que sean maltratadores, también lo es que algunos tipos de maltratadores psicológicos se basan precisamente en el aislamiento de la otra persona usando como excusa los celos y las inseguridades propias.

Pasivo – agresivo

Personas aparentemente dóciles y de buen corazón de cara a la galería, pero que de puertas para adentro son personas dependientes dominantes. Es el caso por ejemplo, de algunas madres y sus hijos, a los cuales no dejan crecer ni llegar a emprender su propia vida.

Esto sólo es el comienzo

guia dependencia emocional

Mediante la subscripción al boletín declaro haber leído y aceptado la política de privacidad.

¿El maltratador psicológico nace o se hace?

Desde mi punto de vista todas las personas somos la combinación de dos factores: genética + ambiente.

A pesar de que poco a poco se va avanzando en la igualdad de géneros, aún existen creencias  erróneas a la hora de educar a los más pequeños. Lamentablemente todavía se dan casos en los que las niñas suelen ser educadas desde la sensibilidad y la docilidad, mientras que los niños siguen siendo los fuertes y valientes.

Teniendo en cuenta la psicología del maltratador, en un gran número de casos se observan unos valores tradicionales muy arraigados además de unas creencias y estereotipos de carácter machista. Es decir, si un niño nace en un entorno hostil y crece observando unas determinadas conductas de tipo machista, lo más probable que ocurra es que las normalice e interiorice, y se convierta en un potencial maltratador.

tipos de maltratadores

Perfil maltratador psicológico

A pesar de la diversidad de carácteres en cuanto a lo que la personalidad se refiere, existe un perfil de maltratador psicológico y que cuenta con los siguientes rasgos psicológicos:

  • Tienen una baja autoestima y por ello necesitan tener el control absoluto sobre su pareja para sentirse en todo momento superiores. Cuando observan que fracasan en sus mecanismos de dominación se alteran y se vuelven más intolerantes y agresivos.
  • Comparten pensamientos rígidos sexistas en los que el hombre es superior a la mujer y así ha de imponerse. La empatía brilla por su ausencia y no se arrepienten al no conseguir ponerse en el lugar de la otra persona.
  • Suelen tener dependencia emocional. En general no les gusta estar solos ya que les hace sentir inseguros. Además con motivo de sus inseguridades se producen celos obsesivos que aumentan su conducta manipuladora.
  • No toleran la frustración y descargan su rabia contra sus parejas. Al tener escasas o nulas habilidades de comunicación no son capaces de mantener una discusión con asertividad.
  • Suelen tener cambios de humor drásticos acompañados de un bajo control emocional. Pudiendo acabar esta falta de autocontrol en daños físicios.

Personalidad del maltratador psicológico

El principal objetivo del maltratador psicológico es anular a su víctima y hacerla sentir culpable. En diversos estudios se ha demostrado que su impacto deja consecuencias igual de importantes (o más) que las físicas.

Como afirma Walter Riso, “a mí lo que me preocupa es el otro maltrato, el que no deja marcas en la piel”.

¿Qué puedo hacer para salir del maltrato psicológico de mi pareja?

Salir del maltrato psicológico de mí pareja no es una tarea sencilla, es por eso que me gustaría compartir contigo algunos ideas principales a tener en cuenta:

Lo primero es evitar aislarte. Es importante que salgas del círculo cerrado en el que quizás estés a punto de entrar o ya estés dentro.

A partir de ahí, el objetivo es siempre abandonar esa relación. Respecto a este punto soy completamente tajante. No podemos cambiar a esa persona ni rehabilitarla, tienes que salir.

Cuidado también con las falsas promesas de cambio. La crueldad nunca tiene disculpa. Para poder cambiar hace falta empatía, si no la hay, el cambio nunca llegará.

Si este es un paso que sientes que no puedes dar tú sola/o, pide ayuda a familiares y/o amigos.

Además, los profesionales de la salud mental, psicología y clínica y otros, podemos ayudarte a recuperar la autoestima y fuerza necesaria para salir de ahí.

Comparte este artículo para contribuir a que cada vez sean más las personas que puedan identificar a tiempo el maltrato y salir de él.

¿Siempre es la pareja quién maltrata?

Normalmente, cuando pensamos en maltratadores psicológicos pensamos en relaciones de pareja. Sin embargo, las relaciones del maltrato no solamente se dan en este escenario, también pueden ocurrir en otros como la familia, amistades o incluso en el trabajo. En estos escenarios es mucho mas frecuente el maltrato emocional.

En estos casos suele costarnos detectarlo un poco más, ya que son situaciones que no tenemos claramente identificadas como maltrato. No obstante, la pauta es la misma, salir de ahí cuanto antes.

No debemos permitirle a nadie que nos anule o que acabe con nuestra autoestima.

Libros sobre maltrato psicológico

Toda ayuda es poca. Leer libros sobre maltrato psicológico y relaciones tóxicas, nos puede ayudar para dos cosas principalmente: para convencernos de la necesidad de salir de ahí, y la segunda, para saber cómo evitar futuras relaciones de este tipo.

Hay dos libros que a mí me gustan mucho y que recomiendo bastante a mis pacientes, cuando acuden a consulta por algún de pareja donde hay maltrato y dependencia emocional en algún grado. Son los dos siguientes:

Si duele, no es amor – Silvia Congost

Si duele, no es amor es uno de los mejores libros sobre “relaciones tóxicas”. Está escrito de forma clara y concisa, y es una guía definitiva para identificar y prevenir relaciones de maltrato.

Las mujeres que aman demasiado – Robin Norwood

Las mujeres que aman demasiado es un libro increíble que con el título ya lo dice todo. Está orientado a mujeres y a la educación que han recibido entorno al amor y las relaciones. Trabaja el tema de la dependencia emocional de una manera fabulosa.

¿Qué hacer ante casos de maltrato psicológico familiar?

La mayoría de las personas asociamos el término “familia” a los conceptos de “seguridad”, “estabilidad o “confianza”. Familia es sinónimo de hogar y hogar es sinónimo de protección. Entonces, ¿cómo se puede pensar que en este entorno pueda existir algún tipo de violencia o maltrato?, ¿Cómo alguien puede ejercer maltrato familiar a las personas que supuestamente más quiere? En este artículo profundizamos sobre la violencia psicológica en las relaciones familiares.

¿Qué es el maltrato psicológico familiar?

En general cuando se habla de maltrato se tiende a pensar en golpes, insultos y amenazas.. Afirmativamente ese es un tipo de maltrato, el maltrato físico. Desgraciadamente no es el único maltrato del que podemos hablar.

Existen tantos tipos de maltratos como relaciones se pueden establecer: violencia de género, o lo que es lo mismo, maltrato físico y/o psicológico de hombres a mujeres (en la mayoría de los casos) y de mujeres a hombres; violencia dentro del hogar también conocida como violencia intrafamiliar; maltrato de padres a hijos y maltrato de hijos a padres (violencia filio-parental); maltrato en el ámbito educativo o bullying,  acoso en el ámbito laboral también llamado mobbing, etc.

Maltrato psicológico en el ámbito familiar

Como decíamos antes, el entorno familiar se entiende como un lugar seguro de cualquier tipo de peligro. Es por ello que el maltrato familiar puede pasar desapercibido al no concederle la atención necesaria, sin embargo, también existen los maltratadores psicológicos familiares.

Se define como “maltrato realizado por un familiar y que afecta la vida o la integridad física o psíquica de la persona”. Es una especie de “violencia invisible” que tiende a ser justificada por las víctimas que lo sufren. Tanto es así que hay quien se culpabiliza e incluso justifica las acciones del agresor por el cariño que siente hacia él.

María Jesús Portillo, psicóloga forense especialista en víctimas, afirma que “la persona que te agrede se supone que te quiere y que debería de protegerte, por eso el daño es mucho más grave y hace que cambie nuestro sistema de valores”.

Libros maltrato psicológico familiar

Existen muchos menos manuales sobre maltrato psicológico familiar, ya que es un tipo de maltrato con muy poca visibilidad. Sin embargo, hay un libro que a mí me gusta mucho y que recomiendo leer a algunos pacientes que tienen lo que entendemos por “familias tóxicas”.

libro familia toxica
Ver producto en Amazon

La familia – Laura Rojas

La familia de Laura Rojas es un libro muy interesante para aquellas personas que no tienen relaciones familiares sanas. Laura nos explica en su libro, como a través de la culpa principalmente, establece una relación de maltrato y manipulación psicológica.

Denunciar el maltrato psicológico familiar

Denunciar el maltrato psicológico nunca suele resultar una tarea sencilla, pero si has sido vícitma de malos tratos es importante hacerlo.

¿Quién se va a creer lo qué cuento si en realidad no tengo pruebas salvo mis palabras?”- son las ideas de muchas de las víctimas.

Denunciar al maltratador psicologíco familiar

Si ya es algo difícil cuando se produce maltrato en por ejemplo relaciones de pareja, imaginaos lo que puede suponer querer denunciar una situación de acoso por parte de un padre o de una madre.

La sensación de inseguridad, de miedo a que no se les crea y el temor a las futuras consecuencias hacen que muchas víctimas de maltrato psicológico familiar no sean capaces de denunciar. Es en este momento donde entran en juego las terceras personas.

Es fundamental animar tanto a las víctimas como a las personas más allegadas (otros familiares o amigos) a poner en conocimiento de los hechos al cuerpo de policía.

El mantenerles informados no implica poner una denuncia. Con esta información previa el objetivo principal que se busca es tener conocimiento de la situación y tomar medidas para poder aportarles la protección necesaria.

Maltrato psicológico de padres a hijos

¿Cuándo hablamos de maltrato de padres a hijos que es lo primero que se nos viene a la cabeza? Quizás un padre pegando a su hijo o una madre insultado a su hija. Habrá incluso quien piense que es algo “normal y justificado” puesto que entre padres e hijos debe haber una autoridad. Nos olvidamos de la vulnerabilidad de los más pequeños, de que es nuestra responsabilidad su educación y de que no todo está permitido.

El maltrato no está justificado. Ni el maltrato físico ni el  maltrato psicológico. Cuando nos referimos al maltrato psicológico en los hijos hemos de reconocer que se trata de algo más sutil. Pero… ¿es menos doloroso?

Lamentablemente en numerosos hogares se produce violencia psicológica o abuso emocional.

Maltrato psicológico paterno

En muchas familias los padres ejercen un control sobre los hijos a través de medidas inaceptables y desproporcionadas.

Que sí, que un padre y una madre son y deben ser figuras que induzcan respeto y autoridad entre los menores. Pero de ahí a que esto se convierta en miedo y coacción hay un salto abismal. Acciones como menospreciar, ridiculizar o humillar al menor, amenazarle con el abandono o aplicarle disciplinas excesivas son ejemplos de acoso psicológico familiar.

Hay padres que tratan a los hijos con indiferencia, resaltan de manera continua sus debilidades incluso delante de otras personas para causarles vergüenza, invaden su privacidad e incluso llegan a responsabilizarles de sus sentimientos. Por ejemplo: “papá y yo no estamos bien y la culpa la tienes tú”, “estoy harto de ti porque lo haces todo mal” o “si me rechistas lo más mínimo te echo a la calle”.

Ni que decir tiene el impacto que estas conductas ocasionan en el desarrollo evolutivo infantil y a nivel psicosocial a lo largo de los años. Las figuras que deberían aportar cariño, protección y reconocimiento no solo no lo aportan sino que además ofrecen todo lo contrario.

No obstante el hecho de que se produzcan conflictos dentro de la pareja no es el único motivo para que se de maltrato psicológico de padres a hijos.

Maltrato psicológico familiar como consecuencia de la violencia de género

Mención especial merecen los hijos de las víctimas de la violencia de género.

Cuando en una relación de pareja existe violencia de género, los hijos suelen sufrir maltrato psicológico familiar. Sin ser plenamente conscientes se convierten en una “piedra arrojadiza” utilizada por sus padres para hacerse daño. Actúan como aliados de uno u otro bando en una guerra que no les pertenece.

Síndrome de alienación parental (SAP)

En múltiples ocasiones se les utiliza para ponerlos en contra del otro progenitor (síndrome de alientación parental). Se les usa como rehenes para mantener el control o incluso se utiliza el régimen de visitas.

¿Y si los hijos no actúan como los padres quieren? En muchas ocasiones no logran comprender qué les lleva a sus progenitores a actuar de determinadas maneras. Es por ello que se produce rechazo y confusión.

El ser testigos involuntarios de este tipo de actos se traduce en miedo, nula autoestima, ansiedad, bajo estado de ánimo e incluso puede afectar al rendimiento escolar.

Test de maltrato psicológico familiar

Quizás te hayas sentido identificado al leer estas líneas o conozcas a alguien que pueda estar viviendo una situación similar.

Referir sufrir maltrato es algo muy serio que no debe ser tomado a la ligera. No obstante existen una serie de preguntas que puedes hacerte relacionadas con la situación que estás viviendo para salir de dudas y dar el paso de denunciar maltrato psicológico:

  • ¿Recibes críticas desmesuradas constantemente?
  • ¿Te hace sentir culpable en cada momento de lo que le ocurre
  • ¿Quiere llevar el control de ti y de tu vida?
  • ¿Te ridiculiza con sus bromas e insultos?
  • ¿Invade tu privacidad por ejemplo vigilando tus conversaciones?
  • ¿Crees que le molesta verte alegre o ilusionado?
  • ¿Te prohíbe expresarte y menosprecia tu opinión?
  • ¿Sientes miedo a estar cerca suyo?
  • ¿Sus conductas han provocado que tu autoestima sea baja?
  • ¿Crees que necesitas ayuda?

Si la mayoría de las respuestas a estas preguntas han sido afirmativas lo más recomendable sería que reconsiderases la situación y tomases las medidas pertinentes.

Recuerda que pedir ayuda es de valientes.