ansiedad anticipatoria

¿Qué es la ansiedad anticipatoria y cual es su tratamiento?

¿Crees que sufres ansiedad anticipatoria? En este artículo te explico qué es y qué soluciones tiene.

¿Qué es la ansiedad anticipatoria?

La situación global que vivimos actualmente debido la enfermedad de COVID-19 ha traído consigo consecuencias tanto a nivel económico como laboral y psicológico.

Nos hemos visto abocados a un confinamiento sin duración determinada, con incertidumbre sobre lo que pasará y el modo en que saldremos de esta pandemia.

Cientos de personas afectadas por ERTES, sin tener claro si podrán seguir haciendo frente a sus pagos recurrentes. Familias conviviendo las veinticuatro horas del día, los siete días de la semana juntas, en el mismo espacio.

El origen psicológico

Toda esta situación ha generado un desajuste en los planes de futuro proyectados, viendo las personas incierto nuestro futuro y generándose, gradualmente, una mayor ansiedad en nosotros sobre qué hacer, cómo hacerlo, qué camino tomar…

Por naturaleza, tenemos la necesidad de tener ciertas cosas bajo control. Esto nos proporciona estabilidad, y, por tanto, tranquilidad.

El miedo al futuro

Pero ¿qué sucede cuando perdemos nuestra capacidad de control? Es entonces cuando empieza a aparecer la ansiedad anticipatoria, la cual, no es más que el temor a que algo específico no vaya a salir bien o vaya a funcionar y por tanto, está muy relacionada con el miedo al futuro.

No resulta nuevo el nerviosismo existente al tener que enfrentarnos a una evaluación, como cuando nos examinamos del carné de conducir. Queremos tener todos los factores bajo control: retrovisores, intermitentes, señales viales, etc.

Pero a veces estos nervios nos juegan una mala pasada, y no tiene por qué ser porque no lo llevemos bien preparado. Lo mismo sucede en una situación excepcional como la que está viviendo ahora el planeta. No podemos predecir lo que sucederá, y esto genera incertidumbre.

¿Qué es la ansiedad de anticipación?

La ansiedad anticipatoria tiene que ver con un temor, a veces extremo, ante una situación de incertidumbre en la que se generan en nuestra mente expectativas negativas que aunque pueden ser lógicas, no son ciertas.

El miedo y la pérdida de control invaden nuestro pensamiento, alterándolo.  Como seres humanos, tenemos la tendencia a necesitar tener el máximo control posible de todo aquello que nos rodea, incluyendo el futuro.

Intentamos planear y cumplir los estándares que muchas veces nosotros mismos nos ponemos. El problema aparece cuando éstos son demasiado elevados, o no se realiza el ajuste adecuado cuando aparecen inconvenientes en el camino.

Esto está muy relacionado con la autoestima, la cual, en numerosas ocasiones si no la cuidamos adecuadamente, puede repercutir en el agravamiento de la ansiedad de anticipación produciendo auto sabotaje, es decir, fracaso auto inducido inconscientemente.

Mientras la ansiedad buena nos ayuda a movilizar nuestros esfuerzos a aquello que puede ser un peligro, cuando la situación de alerta y alarma de prolonga en el tiempo, comienza el sufrimiento y el cuerpo comienza a hablar.

La ansiedad de anticipación intenta predecir el futuro, empeorándolo con pensamientos irracionales.

¿Mi miedo es infundado?

Que un miedo sea infundado no quiere decir que carezca de lógica. Es decir, algo puede parecernos que tiene sentido, sin embargo, que este no sea real.

Un ejemplo: Si en el pasado enfermé, es posible que vuelva a hacerlo. Puede tener cierta lógica, sin embargo, este tipo de pensamientos no suelen estar fundamentados en la razón, si no en miedos irracionales.

¿Cómo identificar la angustia del miedo?

No resulta complicado identificar este tipo de ansiedad y saber diferenciarla de la angustia o simplemente de la emoción miedo. Por esa razón, comparto contigo algunos de los síntomas más característicos de la ansiedad. Los principales síntomas de la ansiedad anticipatoria son:

  • Dolor de cabeza
  • Dolor de estómago, nauseas, mareos, vómitos, diarrea…
  • Temblores e inestabilidad
  • Tensión muscular
  • Sudoración
  • Tartamudez
  • Dificultad de concentración
  • Inseguridad
  • Procrastinación
  • Bloqueos emocionales
  • Complejo de inferioridad
  • Comportamientos de evitación

No es necesario presentar todos estos síntomas para estar padeciendo una ansiedad de anticipación, aunque se pueden dar en diversos grados de intensidad, pudiendo llegar a causar incapacitación. Sin embargo, no todas las noticias son negativas.

Este tipo de ansiedad tiene solución, y lo más importante es identificarla y comenzar a tratarla cuanto antes. De esta forma podremos volver a la normalidad lo antes posible y con las menores secuelas posibles, o ninguna de ellas.

Tratamiento para la ansiedad anticipatoria

Aunque existen diversas técnicas de tratamiento para la ansiedad anticipatoria, destacan dos, las más efectivas: terapia cognitivo-conductual y técnicas de relajación.

Ambas requieren estar guiadas por un profesional psicólogo colegiado, quien dispone de las herramientas necesarias para atajar el problema en el menor tiempo posible, con eficacia y seguridad.

Una solución diferente para la ansiedad anticipatoria

Bien sea de forma presencial o virtual, es importante evitar la cronicidad de esta ansiedad de anticipación y ponerse en manos de un profesional.

A través de la modalidad de psicoterapia online contamos con un entorno conocido que favorece la tranquilidad como el propio domicilio. Sin embargo, esto no siempre es posible en condiciones de seguridad e intimidad, contando entonces con el gabinete psicológico de un profesional.

“La intensidad de la angustia es proporcional al significado que la situación tenga para la persona afectada”. -Karen Jorney-