▷ La técnica del disco rayado: 3 ejemplos para decir no

La técnica del disco rayado: 3 ejemplos para decir no

En muchas ocasiones no vemos envueltos en situaciones en las que se nos insiste una y otra vez para convencernos de hacer algo que no queremos. Al estar en ese tipo de situaciones, no debemos perder los estribos, y en su lugar, procurar optar por la asertividad, la cual consiste en defender nuestras posturas sin ser agresivos ni pasivos, sino manteniéndonos neutrales y firmes.

Una de las técnicas más extendidas para decir no de una forma asertiva es la técnica del disco rayado. Si deseas aprender de qué va esta técnica, cómo aplicarla y conocer otras alternativas para decir no de un modo asertivo, a continuación encontrarás toda la información que necesitas.

¿En qué consiste la técnica del disco rayado?

Es probable que por el nombre que lleva esta técnica ya te hagas una idea de lo que es. Pues bien, tal como sucedía con los discos cuando se rayaban y solo repetían un fragmento de lo que tenían grabado, al aplicar la técnica del disco rayado tendremos que repetir una y otra vez una frase clara y concisa de nuestros argumentos para rechazar una petición.

Al aplicar la técnica del disco rayado, es esencial que no nos dejemos llevar por las emociones, es decir, no debemos mostrar ira, enojo o frustración, de lo contrario, no podremos aplicar la técnica correctamente. Para lograrlo, tendremos que mantener la calma y neutralidad, y al dar nuestra respuesta o argumentos, hacerlo de modo asertivo.

Se debe tener en cuenta que, posiblemente, la otra persona hará lo posible por convencernos de lo contrario, lo cual puede ser frustrante. Pese a esto, tendremos que mantenernos serenos y firmes ante nuestra respuesta, sin caer en la tentación de salirnos de la técnica.

Asimismo, cabe aclarar que esta técnica no debe ser aplicada con personas que tienen un lazo significativo con nosotros, o de hacerlo, debe combinarse con otras técnicas asertivas para decir no, de lo contrario, la otra persona sentirá que estamos siendo distantes, agresivos y poco empáticos.

3 Ejemplos para aplicar el disco rayado

Hay múltiples situaciones en las que podremos aplicar la técnica del disco rayado para decir no de una forma asertiva. A continuación encontrarás algunos ejemplos de cómo aplicar esta técnica:

Una invitación

Todos en algún momento hemos recibido una invitación por parte de algún compañero, amigo o familiar que, pese a decir que no tenemos deseos de salir o aceptar la invitación, continúan insistiendo para tratar de convencernos. Esto puede ser realmente frustrante, pero deberemos mantener la calma. En lugar de enfadarnos y perder los estribos, podemos elegir aplicar la técnica del disco rayado del siguiente modo:

  • Oye, vamos a salir esta noche, será divertido.
  • Esta noche no me apetece, gracias.
  • Venga, no seas así, nos la pasaremos muy bien.
  • Esta noche no me apetece, gracias.
  • ¿De verdad dejarás que pase la noche a solas?
  • Esta noche no me apetece, gracias.
  • Bueno, tú te lo pierdes.

La idea siempre será mantener un tono neutro, sin ser agresivos ni denotar sarcasmo o ironía.

libros asertividad

Un favor o petición

También es posible que alguien nos realice una petición con la que no estemos de acuerdo, y aunque les expliquemos los motivos por los que no aceptamos, continúen pidiéndonos una y otra vez para que cedamos. En esos casos podemos aplicar la técnica de la siguiente forma:

  • ¿Puedes prestarme tu coche esta tarde, por favor?
  • No puedo, yo también lo necesito.
  • Solo será por un par de horas. Te lo regresaré rápido.
  • No puedo, yo también lo necesito.
  • ¿En serio? Pero si te estoy diciendo que solo será por un periodo de tiempo corto.
  • No puedo, yo también lo necesito.
  • De acuerdo, gracias de todos modos.

Claramente, no todas las personas reaccionarán bien ante la técnica del disco rayado, pues algunos pueden enojarse debido a la respuesta repetitiva. En esos casos, será necesario combinar otras técnicas que explicaremos más adelante.

La oferta de un producto

Otra situación muy habitual es la del vendedor persistente que intenta hacernos comprar alguno de los productos que nos ofrece; un ejemplo de qué responder sería:

  • Tengo en oferta exclusiva este producto, es de la mejor calidad.
  • Gracias, pero no me interesa.
  • Tiene la oportunidad de llevarlo a mitad de precio, le aseguro no se arrepentirá.
  • Gracias, pero no me interesa.
  • La oferta está disponible solo por hoy. Llévese el producto, y si no le convence, lo devuelve.
  • Gracias, pero no me interesa.

¿Esta técnica funciona con los niños?

Sí. La técnica del disco rayado es muy útil y funciona a la perfección con niños y adolescentes. No siempre se puede razonar con los más chicos, por lo que a veces es necesario recurrir a la técnica del disco rayado. Aunque ellos puedan ser insistentes en algo, como padres y/o tutores tendremos que mantener nuestra firmeza.

En caso de que, por ejemplo, un niño pida un bocadillo antes de la comida y siga insistiendo pese a que se le ha explicado los motivos del porqué no se le puede dar el bocadillo, pues no tendrá hambre al momento de comer, puede ser una buena idea aplicar la técnica del disco rayado. Responde siempre con la misma línea, la cual puede ser ‘No hasta después de comer’, o bien ‘Espera la comida’.

Es probable que el niño haga una rabieta al obtener una y otra vez la misma respuesta, pero tendremos que mantener la serenidad, y en caso de que continúe insistiendo, repite la respuesta que ya le has dado.

Esto sólo es el comienzo

Si te gusta la psicología, comprender mejor las relaciones personales y darle un poquito al coco, te animo a que te unas a la newsletter más sincera y personal. Recibirás en tu mail, aprendizajes que obtengo en mi día a día trabajando con otras personas. Prometo no ser muy pesado 🙂

Mediante la subscripción al boletín declaro haber leído y aceptado la política de privacidad.

Otras técnicas asertivas para decir no

Además de la técnica del disco rayado, a veces es necesario recurrir a otras técnicas, pues no siempre es efectiva por sí sola. En todo caso, puedes probar también con las siguientes:

Técnica del sándwich

Esta técnica consiste en expresar un mensaje positivo, uno negativo, y otro positivo. De este modo podremos decir no de una forma asertiva, sin que nuestro interlocutor se tome mal el rechazo de su petición. Un ejemplo del uso de la técnica del sándwich sería el siguiente:

  • Oye, vamos a salir esta noche, será divertido.
  • Gracias por la invitación, de verdad, pero hoy mismo me siento indispuesto, en otra ocasión podremos divertirnos.

Al responder de esta forma, la negativa no será tan directa y la otra persona se lo tomará de un mejor modo.

Técnica del banco de niebla

Por su lado, la técnica del banco de niebla se trata de expresar un acuerdo con la otra persona, darle la razón de un modo parcial, sin dejar de lado nuestra postura, sino mantenernos firmes ante nuestra negativa. Siguiendo el ejemplo de la situación anterior, se podría aplicar la técnica del banco de niebla de la siguiente forma:

  • Oye, vamos a salir esta noche, será divertido.
  • No dudo de que pueda ser divertido, pero realmente no tengo ganas de salir esta noche.

Como podrás ver, se da una respuesta en la que se le da la razón parcial a la persona que está realizando la invitación, no obstante, se mantiene la firmeza del rechazo a la invitación, siendo una manera asertiva de decir que no.

Sin dudas, conocer estas técnicas puede ser muy útil en nuestro día a día, pues a veces es difícil dar una respuesta negativa y que la otra persona se lo tome de buena manera. La clave está en mantenerse neutral, sin ser hostil o mostrar mucha pasividad.