▷ Asertividad empática: qué es y cómo ser más asertivos
asertividad empatica

Asertividad empática: qué es y cómo tener un comportamiento asertivo

Una buena comunicación es la base de toda relación. La asertividad y la empatía son dos habilidades que impulsan de manera positiva todas las relaciones. En este artículo vamos a ver qué es la asertividad empática y como tener un comportamiento asertivo.

¿Qué es la asertividad empática?

Una persona que cuente con asertividad empática es aquella que es capaz de expresar sus ideas de manera clara y firme, teniendo en cuenta la perspectiva de los demás. Claramente es la unión entre asertividad y empatía, términos que definiremos más adelante.

Es recomendable enseñar a lo demás estas habilidades desde niños porque son muy buenas herramientas durante todas las edades.

Asertividad vs. empatía: ¿Son lo mismo?

Para poder comparar, primero debemos conocer el significado de cada una.

La asertividad trata sobre ser directo y confiado al defender los derechos propios o exponer los diferentes puntos de vista. Pero sin olvidar que hay límites, se tiene en cuenta el respeto que todos merecemos y los sentimientos de los demás. Lo especial en la asertividad es que es un balance entre expresar sin miedo los pensamientos, deseos o necesidades, y la consideración de las necesidades de los otros. 

Esto sólo es el comienzo

guia dependencia emocional

Mediante la subscripción al boletín declaro haber leído y aceptado la política de privacidad.

La empatía está definida como la acción de ser consciente, comprender, ser sensible y experimentar de forma indirecta los sentimientos, pensamientos y experiencias de otro, ya sea del pasado o del presente, sin que los sentimientos, pensamientos y experiencias se comuniquen por completo de manera explícita.

El individuo empático puede sentir el dolor o el sufrimiento al ponerse en el lugar de la otra persona. Para lograr esto es necesario abandonar el juicio propio, porque no todos afrontamos una situación del mismo modo, se debe intentar pensar igual que el otro.

Ahora si podemos resolver la pregunta inicial, ¿se parecen? Si ¿Son lo mismo? No.

La empatía está orientada al exterior, a los otros; la asertividad hacia el interior, uno mismo. Esto significa que son dos habilidades complementarias. No hay por qué ser lo uno o lo otro si puedes ser las dos cosas.

Los dos pilares fundamentales serían la honestidad del asertivo, con relación a sus propias necesidades, y el otro es el poder de comprensión de quien actúa con empatía para llegar a entender el sentimiento de quien está en frente

Una comunicación que tenga presente estas dos habilidades permite aprender sobre los otros puntos de vista, descubrir nuevos sentimientos sobre cierto tema. Y es probable, que se cree un vínculo entre quienes hablan gracias a la buena conexión.

libros asertividad

¿Es posible ser una persona más asertiva?

Siempre es posible mejorar y hay muchos materiales para ayudarte. Aunque en internet puedes encontrar muchos consejos, es aconsejable visitar al psicólogo, en donde quizá podrás entender por qué haces lo que haces. Sigue leyendo para saber cómo mejorar tu asertividad.

Ser una persona asertiva tiene beneficios como:

  • Orienta hacia el desarrollo del respeto mutuo con los otros.
  • Aumenta el autoestima
  • Reduce la ansiedad
  • Minimiza lastimar a otras personas

Algunas personas podrán sentir miedo de decir las cosas directas porque siempre se está pensando en que pensará o dirá el otro. Si practicas la asertividad empática dirás lo que sientes sin herir a nadie a propósito.

Esto sólo es el comienzo

Si te gusta la psicología, comprender mejor las relaciones personales y darle un poquito al coco, te animo a que te unas a la newsletter más sincera y personal. Recibirás en tu mail, aprendizajes que obtengo en mi día a día trabajando con otras personas. Prometo no ser muy pesado 🙂

Mediante la subscripción al boletín declaro haber leído y aceptado la política de privacidad.

Cómo desarrollar un comportamiento asertivo

Poniendo en prácticas estas actitudes podrías mejorar tu asertividad:

  • Aprende a decir NO. Rechazar algo que te molesta o que te incomoda no es ser grosero; pues no estás hiriendo a nadie a propósito. Tampoco es necesario dar explicaciones sobre ese no, las otras personas también deben aprender a respetar tus decisiones.

Ya lo dijo William Glasser, “Muchos de nosotros no podemos satisfacer nuestras necesidades, porque decimos sí, cuando deberíamos decir no”.

  • En las relaciones y amistades, en las conversaciones importantes, las dos partes se deben sentir escuchadas, realmente escuchadas y entendidas. Y basándose en ambos aportes llegar a un acuerdo en que todos estén cómodos ya que sienten que se satisficieron sus necesidades.
  • Es posible expresarte sin perder los papeles. Por ejemplo, si alguien te acusa de algo malo que no hiciste, no es prudente agrandar el problema respondiendo con gritos e insultos. A pesar de que parezca la otra persona no está haciendo bien al acusar, puedes decirle amablemente que tu no lo hiciste, que confronten versiones para encontrar el error.
  • Ante un desacuerdo lo mejor es no estar a la defensiva. Suele pasar que pequeños problemas inician por una falta de comunicación. Estos puedes ser resueltos al explicar el por qué de tus acciones.
  • Perdonar significa no guardar rencores, enojo o amargura. Pero es diferente pretender que todo sigue igual. Si lo consideras necesario, así cueste hacerlo, la decisión sana es mantener a esa persona distanciada de tu vida. ¿Qué sentido tiene relacionarse con alguien que te ha hecho daño?
  • Es importante que parezcas confiado al expresarte, así que añade un buen lenguaje corporal y maneja el tono de voz. Acciones como: contacto visual, no cruzar los brazos, tono de voz alto y firme, gesticulación activa (sin exagerar), sonrisa y un buen apretón de manos.
  • Cuando comuniques algún deseo o solicitud no hace falta pedir perdón por ello. A menos que sea algo grosero o inapropiado. No hay razón para sentirte culpable por expresar lo que quieres.

Aunque la asertividad es una herramienta muy útil, no garantiza que siempre consigas el resultado que quieres, es situacional. Habrán casos en que la mejor opción sea adoptar una postura más paciente o agresiva.

Sin importar el resultado, de cada práctica vas aprendiendo algo y reforzando tu asertividad.

Algunas frases sobre asertividad para practicar

  • Mira con los ojos de otro, escucha con los ojos de otro y siente con el corazón de otro. Alfred Adler
  • La atención es la más extraña y más pura forma de generosidad. Simone Weil
  • Aprender a estar en la piel de otro, a ver a través de sus ojos, así es como comienza la paz. Y depende de ti hacer que ocurra. Barack Obama
  • Si quieres ser respetado por los demás, lo mejor es respetarte a ti mismo. Sólo por eso, sólo por el propio respeto que te tengas, inspirarás a los otros a respetarte. Fedor Dostoievski
  • Es mi responsabilidad apartarme de lo que me daña. […] Es mi responsabilidad hacerme cargo de lo que me pasa y saber mi cuota de participación en los hechos. Jorge Bucay