▷ Melatonina: Qué es, para qué sirve y efectos secundarios
Melatonina

Melatonina: Qué es, para qué sirve y efectos secundarios

La melatonina es una molécula que se presenta libre en la naturaleza y que cuenta con múltiples mecanismos de acción y funciones en prácticamente todos los organismos vivos.

También conocida como N-acetil-5-metoxitriptamina, la melatonina, es una neurohormona producida por la glándula pineal – una estructura que se encuentra dentro de nuestro cerebro – durante la noche!

La glándula pineal, produce melatonina a partir de la serotonina y depende fundamentalmente del
medio ambiente. La melatonina también se produce en cantidades más pequeñas en la retina y el tracto gastrointestinal.

Aunque todavía no conocemos los mecanismos exactos de acción, las funciones de la melatonina ya son por todos.

¿Cuál es la función de la melatonina?

En los mamíferos, la melatonina funciona como una hormona y un cronobiótico, desempeñando un papel importante en la regulación del orden temporal circadiano interno (el famoso «reloj biológico«).

¿Qué es la melatonina?

La melatonina, conocida como «la hormona del sueño«, regula los ciclos circadianos (sueño-vigilia), siendo su producción estimulada por la oscuridad e inhibida por la luz.

Varios estudios han vinculado los trastornos del sueño con problemas de salud, entre ellos un mayor riesgo de depresión, obesidad, diabetes y cáncer. Sin embargo, pocos han podido explicar cómo sucede esto – la mayoría de estudios sólo han identificado una mayor prevalencia de estas condiciones en las personas que duermen mal.

La reducción de la producción de melatonina puede atribuirse a varios factores, como la deficiencia nutricional, la asociación de sustancias químicas y drogas, el estrés y el proceso de envejecimiento.

Bajo estrés, las personas comenzamos a producir más cortisol y adrenalina, lo que a su vez también lleva a la producción de radicales libres, haciendo que las células sean más propensas a las lesiones.

¿Tu también miras el móvil antes de irte a dormir?

Esta acción tan habitual, puede dañar enormemente la producción de melatonina, porque las células presentes en nuestros ojos y sensibles a la claridad envían señales a la pineal que «impiden» la producción de la sustancia.

Por lo tanto, incluso una corta exposición a la luz (luz brillante) a la hora de acostarse o cerca de la hora de dormir es suficiente para suprimir la producción de melatonina.

Recuerda que la oscuridad es el requisito absoluto para su producción y liberación, y la luz la suprime rápidamente. Esta es la razón por la que la concentración de melatonina en la sangre y en las células es de 3 a 10 veces mayor por la noche.

Por otro lado, sucede que cuando las personas nos levantamosy recibimos la luz del sol, la melatonina se convierte en serotonina, la hormona del buen humor.

Inductor del sueño: melatonina

La melatonina funciona como inductor del sueño. En este sentido, muchos factores pueden influir en su calidad y, por lo tanto, los efectos de esta hormona están directamente relacionados con el sueño:

Retraso de la fase de sueño

Varias situaciones clínicas se asocian con retrasos, avances o alteraciones en el ritmo fisiológico del sueño.

El retraso de la fase de sueño es una condición que se expresa más en la adolescencia como una tendencia a dormir tarde y a despertarse tarde. En algunos casos los padres confunden estos síntomas con el insomnio o la somnolencia diurna.

La exposición al sol por la mañana y el uso de melatonina unas horas (3-5) antes de la hora de dormir deseada puede restablecer los horarios de sueño regulares. Es común que esta condición sea una manifestación familiar y el trastorno del estado de ánimo puede coexistir principalmente en casos graves.

Algunos investigadores y médicos opinan que el retraso de la fase de sueño y el trastorno depresivo están estrechamente correlacionados.

Avanzando en la fase de sueño

El avance de fase es lo opuesto a lo anterior y se observa a menudo en los ancianos. Las personas mayres se acuestan muy temprano y se despiertan en las primeras horas de la mañana. La exposición a la luz a última hora de la tarde suele prolongar el inicio del sueño a momentos más deseados.

Jet Lag

Este «fenómeno» es causado por cambios hormonales y de temperatura corporal que no acompañan a la vigilia y al sueño. El jet lag empeora con la edad, cuando los mecanismos de adaptación se reducen.

Además, pueden aparecer síntomas como fatiga, dolores corporales, dolor de cabeza, irritabilidad y cambios cognitivos aunque el individuo se sienta despierto. El ajuste de la temperatura corporal puede tardar unos días.

Para minimizar los síntomas, se puede utilizar la exposición a la luz. El uso de melatonina una hora antes de acostarse facilita la adaptación al jet lag.

¿Para qué sirve la melatonina?

Cómo seguramente sabrás, la melatonina es una de las opciones de tratamiento eficaz para varios problemas, no solamente los relacionados con el sueño:

Ayuda en el tratamiento de la migraña

Varias investigaciones han demostrado que la melatonina es eficaz para prevenir la migraña en personas que tienen crisis frecuentes. Según el estudio, coordinado por Mario Peres, neurólogo del Hospital Albert Einstein y de la Escuela Paulista de Medicina, las píldoras que contienen la melatotina parecen ser efectivaspara evitar dolores de cabeza severos, por encima de otros medicamentos como la amitriptilina.

Además, en pacientes con migraña, se detectaron niveles reducidos de melatonina y alteración en su curva de secreción. Los individuos que sufren de migraña duermen menos, tienen una mayor latencia de sueño y más despertares tempranos.

Envejecimiento y función cognitiva

Durante el envejecimiento, la producción de melatonina experimenta un declive gradual. En las personas mayores de 75 años, su tasa de producción en 24 horas es sólo una pequeña fracción de la observada en las personas de 20 a 30 años de edad, lo que confiere a la melatonina un posible papel en las primeras etapas y el desarrollo de las enfermedades degenerativas de la edad.

Influencia en el metabolismo

Varios estudios muestran que los animales o individuos que presentan ausencia o reducción de la producción de melatonina desarrollan resistencia a la insulina, intolerancia a la glucosa, trastornos de la secreción de insulina, dislipidemia (cambios en el colesterol y sus fracciones), trastornos del equilibrio energético y obesidad.

Además, desaparece por completo la distribución diaria habitual del metabolismo asociada al ciclo de vigilia-dormir y al ciclo de ingestión de alimentos en ayunas. En otras palabras, el ciclo metabólico diario caracterizado por las fases de ayuno y alimentación desaparece por completo, caracterizando lo que los expertos llaman cronorrupción.

Así, la ausencia o reducción de la producción de melatonina provoca alteraciones metabólicas
y alteraciones rítmicas circadianas que terminan por intensificarse entre sí, culminando en el desarrollo de la obesidad.

Relación con la obesidad

Además de esta manera que tiene la melatonina de regular el peso del cuerpo, hay otra, más directa, que
funciona a través de la regulación del equilibrio energético. En resumen, toda la energía ingerida a través de los alimentos se utiliza o almacena en las reservas de energía para su uso futuro

Hay pruebas experimentales sólidas que demuestran que la melatonina actúa regulando cada uno de los pasos del balance energético.

La melatonina es una hormona que regula principalmente por acción central (es decir, que actúa sobre el sistema nervioso central):

  • Regula la ingesta de alimentos reduciéndola, aunque sea ligeramente;
  • Regula la producción y secreción de insulina, glucagón y cortisol, organizando así el flujo de las reservas de energía hacia y desde las existencias;
  • Aumenta el gasto de energía activando el tejido graso marrón y participando en el proceso de transformación del tejido graso blanco en marrón.

Por lo tanto, puede considerarse como un factor hormonal más en el combate y la prevención de la obesidad.

Suplementos y efectos secundarios

La suplementación exógena de melatonina ha surgido como una alternativa prometedora utilizada principalmente para los trastornos del sueño que no muestran toxicidad o efectos secundarios, ni dependencia, incluso en dosis altas cuando se comparan con los efectos adversos de otras drogas prescritas para el insomnio, y otros trastornos asociados con la ausencia y/o reducción de la producción de melatonina.

Cabe señalar que se desconocen los efectos a largo plazo de la melatonina y que ya se han descrito algunas reacciones como la fatiga, el dolor de cabeza, los mareos y la irritabilidad.

Por último, en cuanto a las dosis y la mejor manera de consumir melatonina sintética, los estudios varían entre 0,1 y 10mg, según cada condición a tratar. Para mejorar el sueño, se recomienda iniciar el tratamiento con la dosis de 1mg y aumentarla progresivamente hasta 6mg.

¿La melatonina genera dependencia?

Los estudios actuales evidencia que la melatonina no genera dependencia orgánica. Sin embargo, si que puede causar dependencia psicológica.

En tanto asociemos la probabilidad de dormir a la medicación y le cojamos miedo a dejarla, estaremos hablando de un cierto nivel de dependencia. Si bien, esto puede ocurrir con cualquier tipo de tratamiento famarcológico u otro, que nos ayude a dormir.

Referencias bibliográficas:

  • Poza, J. J., Pujol, M., Ortega-Albás, J. J., & Romero, O. (2018). Melatonina en los trastornos de sueño. Neurología.
  • Escames, G., & Acuña-Castroviejo, D. (2009). Melatonina, análogos sintéticos y el ritmo sueño/vigilia. Rev Neurol48(5).