Cómo ayudar a una persona con depresión: Testimonios reales
ayudar a una persona con depresión

Cómo ayudar a una persona con depresión: Testimonios reales

Cómo ayudar a una persona con depresión no es siempre una tarea sencilla, en este artículo vamos a ver, a través de testimonios reales de pacientes con depresión, los mensajes que suelen recibir de su entorno y como estos perjudican a su enfermedad.

En este post te voy a dar alguno consejos para que sepas cómo hablar con alguien que tiene depresión.

¿Cómo ayudar a alguien con depresión?

Antes de nada, me gustaría advertirte sobre algo: este artículo recoge testimonios reales de personas que sufren o han sufrido depresión. Muchas veces y sin pretenderlo, el entorno social y afectivo, a menudo motivados por la impotencia de no saber que hacer ni cómo ayudar a una persona que está deprimida o que tiende a ser depresiva.

El objetivo no es culpabilizar a nadie, si no, dar visibilidad al estigma que aún hoy día tiene la depresión. Si quieres saber cómo ayudar a una persona que tiene depresión, te recomiendo leer este artículo con la mente abierta.

Gina

Antes de continuar quiero recomendarte una novela – ensayo de María Clement, llamado Gina. Es uno de los libros más bonitos, profundos y duros que he leído. Muy poca gente lo conoce, como suele pasar con los terosos.

Habla precisamente de la depresión, pero no es el clásico manual. La razón por la que lo incluyo, es porque creo que puede ayudar a empatizar y a entender este trastorno. Ahora, también es algo fuerte y en puntos, desolador. Dejo a tu elección decidir si es el momento o no de leerlo.

maria climent
Ver producto en Amazon

Testimonios de personas con depresión

A continuación vamos a ver a través de testimonios de personas con depresión, algunas de las peores cosas que le podemos decir a alguien que sufre un trastorno de este tipo. La iniciativa se llama Mejor dile.

No le digas…mejor dile…

Desde que ejerzo como psicólogo he venido notando un patrón en mis pacientes con depresión, sobre todo en aquellos casos donde el trastorno lleva bastante tiempo acompañando a la persona. Este patrón es el siguiente: con el tiempo, las personas que padecen depresión, dejan de hablar de ello y de “quejarse”.

Generalmente, cuando una persona comienza con un trastorno depresivo, el entorno suele mostrarse considerado y atento. Sin embargo, con el paso del tiempo, parece que este cambiase y comenzase a responsabilizar a la persona que padece depresión de no estar siendo capaz de salir de ella.

Depresión y egoísmo

Sin darse cuenta (o eso quiero pensar), se le transmite a la persona que estar deprimido es un acto de egoísmo, donde no se está poniendo suficiente voluntad. Esto es al menos, algo que yo he podido observar con mis propios ojos, a través de los casos de depresión que han llegado a mi consulta.

Ante esta situación, se me ocurrió lanzar una pregunta a mis seguidores de Instagram. Yo pensaba que no iba a tener muchas respuestas por dos razones: primero porque no soy un gran influencer, y segundo, porque no es fácil confesar que se tiene o se ha tenido depresión, ya que suele ser motivo de vergüenza.

Mi sorpresa fue grande, cuando vi la cantidad de mensajes que recibía, incluso de gente que más o menos conocía y que jamás hubiese imaginado que estaban pasado por algo así. La pregunta que hice fue la siguiente:

¿Qué es lo que más daño te hacía escuchar cuando tenías (o si la sufres ahora) depresión?

Test de depresión.

¿Tienes dudas? Haz este test de depresión online

Cómo ayudar a alguien con depresión y baja autoestima

Me impactó mucho las respuestas que recibí y decidí, que esto no podía quedarse así, que había que hacer algo con ello. Así ha surgido este artículo.

Lo que voy a compartir a continuación, son algunas de las contestaciones que recibí. Las frases que tienen un fondo negro, son aquellas frases literales que recibían las personas con depresión, mientras que las que tienen un fondo blanco, serían una forma más adecuada de dirigirnos a alguien que la sufre.

La invalidación emocional es una de las acciones más duras y que mas dolor causan, y también, la que menos ayuda. Reconocer y validar el dolor, aunque no sepamos que más decir o que soluciones aportar, puede ser más que suficiente.

Debemos tener en cuenta que la depresión va más allá del sentimiento de tristeza o tener el ánimo bajo. A veces, la mejor manera de ayudar a una persona deprimida es “no ayudar”. Ojo, no confundir con abandonar.

Personas con baja autoestima

Un síntoma que suele acompañar a la persona deprimida, es la baja autoestima. La depresión cambia el autoconcepto, ya que cuando estamos deprimidos solemos ver una versión de nosotros mismos que no nos gusta nada, ya que la depresión afecta también a la percepción.

La persona que tiene depresión no está satisfecha con no poder cambiar la situación o con estar dejando de hacer las cosas que antes hacía, simplemente no puede. Es normal que la persona deprimida sólo quera dormir, ya que la enfermedad provoca precisamente esto, la necesidad de desconectarse.

Por el otro lado, algunas personas con depresión les cuesta mucho poder conciliar el sueño.

¿Cómo actuar con una persona depresiva?

No me gusta demasiado hablar de “personas depresivas”, ya que parece la depresión es una cualidad de ser de la persona, cuando se trata de una enfermedad. Existen, las personas con tendencia a padecer depresiones. Es el caso de la depresión crónica.

La depresión puede ser de dos tipos: endógena y exógena. Hablamos de depresión exógena cuando la persona se ha deprimido tras un suceso concreto y puntual, por ejemplo, la muerte de un ser querido.

Las depresiones endógenas suelen dilatarse más en el tiempo y son más resistentes al tratamiento. Son aquellas donde aparentemente no ha pasado nada, pero la persona de repente se encuentra deprimida. Si quieres saber más sobre esto, puedes leer el artículo sobre trastornos afectivos.

Algo que suele hacerse y que sin ser conscientes de ello, puede hacer mucho daño también, es “quitarle hierro al asunto”. Estoy seguro que en la mayoría de ocasiones, esto se hace con una buena intención, sin embargo, quitarle importancia puede ser recogido por la persona con depresión cómo “no molestes más, que eso no es nada”.

Como sacar a una persona de la depresión

Muchas de estos errores a la hora de dirigirnos a personas con depresión, estoy seguro que provienen de la impotencia que sienten familiares, amigos, parejas e incluso profesionales de la salud mental, cuando no saben que hacer o decir.

La responsabilidad afectiva de un ser querido, debería ser la de dar apoyo y sugerir, quizás, soluciones, pero nunca la de tener que sacar a una persona de la depresión. Este es un cargo que nadie debe adjudicarse, aunque la persona deprimida sea la persona a la que más quieres en el mundo. Las personas tenemos derecho a estar deprimidas y a rendirnos.

A veces es más fructífero cambiar el dar consejos por simplemente escuchar.

En el caso de que el cuidado para personas mayores sean Madrid, te recomiendo seguir el enlace.

¿Cómo apoyar a alguien con depresión?

Es fundamental que la persona que tiene depresión sienta que no es “cansina” y que si lo necesita, va a poder contar con sus seres queridos. No solamente por un tema de empatía, si no también, por el peligro que reviste que eso no suceda.

Generalmente, cuando pensamos en alguien deprimido, nos lo imaginamos llorando. Sin embargo, en las peores depresiones, la persona ha dejado de llorar y casi de sentir. Esto ocurre cuando la persona se ha metido totalmente dentro de sí.

La depresión es un fenómeno durante el cual el cerebro se va progresivamente desconectando del entorno y de las cosas que le rodean. En un comienzo, la persona no tiene ilusión o esperanza para hacer las cosas que antes le emocionaban, pero le da rabia el hecho de estar perdiéndoselas y de no ser capaz de disfrutar (anhedonia) o tener ganas.

Con el paso del tiempo y si la depresión se agrava, le comienza a dar igual. Este es un momento muy peligroso porque puede completarse un intento de suicidio.

¿Las personas con depresión se suicidan?

Es frecuente que los pensamientos suicidas aparezcan en la mente de las personas que sufren depresión. Esta idea muchas veces ofrece alivio, ante la desesperación que provoca no poder dejar de sentirse deprimidos.

Tenemos que transmitir y tener muy claro, que la depresión no es un problema de falta de voluntad, ni de “andar un poco bajos de ánimo”, si no que se trata de un estado neurológico, que afecta a procesos cognitivos como la percepción, la atención y el razonamiento.

Nuestro cerebro ha dejado de producir una sustancia que es completamente necesaria para que sintamos motivación, alegría, esperanza…

Yo suelo decirle a mis pacientes, que la depresión es como un traje que ahora les está tocando llevar, como si tuvieran gripe, pero que no son ellos.

La cuestión es que si no ofrecemos a las personas deprimidas la oportunidad de desahogarse y les permitimos sin juicios, sentirse como se sienten, poco a poco se irán metiendo más para adentro. Ese momento es el más crítico, porque como te decía anteriormente, ahí es cuando la persona siente que nada le importa ni le mueve, y es entonces cuando puede completar el suicidio.

Es muy importante que en estos momentos no les transmitamos un mensaje de que la vida puede ser maravillosa o que pensar en el suicidio es una actitud de cobardes.

¿Cómo tratar a una persona con depresión?

En esencia, no se de la debe tratar diferente. Es complicado porque por un lado no debemos como si no estuviera pasando nada, si debemos colocar a la persona como enferma.

Se trata de reconocer a la persona que tenemos enfrente como la misma de siempre, pero ahora, deprimida.

Recordamos que en el sentido estricto de la palabra “tratar”, sólo son los especialistas en salud mental quiénes deben encargarse de esta tarea y de ofrecer la ayuda pertinente.

¿Cómo ayudar a tu pareja con depresión?

Normalmente son las parejas, los familiares y en ciertos casos, algunas amistades, las que se echan a los hombros la situación. Lo mejor que te puedo decir a ti, si eres quién lo está leyendo, que lo que puedes hacer seguramente ya lo estés haciendo al buscar información y soluciones.

Es muy duro ver a alguien que sufre depresión y que quieres, pero no hagas tuyo el problema. Si quieres saber cómo ayudar a tu pareja con depresión, intenta que vaya a psicoterapia.

Una de las preguntas que mas ha recibido de las personas que leían este artículo ha sido ¿y que puedo hacer yo si no quiere ir a terapia?

Cuando una persona se encuentra deprimida, lo más seguro es que rechace cualquier posible solución, porque eso es precisamente la depresión, la falta de esperanza.

A veces hay que saltarse el paso previo de la negociación y hacer por ellos lo que nos pueden, en este caso, concertarles una cita. Si luego no se acaban presentando, seguro que el terapeuta o especialista puede entenderlo.

¿El tratamiento ayuda a una persona depresiva?

Es fundamental acudir a terapia y recibir tratamiento tanto psicológico como farmacológico. A menudo, algunas personas se resisten a tomar medicina por el rechazo al concepto “pastilla” que suelen tener asociado los antidepresivos.

Sin embargo, en este tipo de trastornos psicológicos ir al médico es fundamental para poder comenzar a remontar un poco el vuelo. Si lo hacemos cuando tenemos dolores de cabeza, ¿por qué no ante una enfermedad como la depresión?

Sin olvidar, evidentemente, la psicoterapia. Siempre es recomendable solicitar la valoración de profesional de la salud mental.

¿Qué debo decirle a una persona deprimida?

Espero no haberte asustado ni que te hayas sentido muy culpable leyendo esto. Sin embargo, me parece que es vital acabar con la asociación de la depresión, con la falta de actitud.

Entiendo perfectamente la angustia e impotencia que supone tener al lado a un ser querido con depresión y no saber que hacer, pero a veces no se puede por el momento, hacer más de lo que se está haciendo.

Así que ya sabes, si estás comenzando a salir con alguien con depresión, un familiar tuyo está deprimido o cualquier otra situación pareja, no le digas…dile….

*Agradezco a todas las personas que fueron tan valientes de contarme parte de su historia y espero de corazón que se recuperen. Si estás leyendo esto, gracias.

Referencias bibliográficas:

  • Ferré Grau, C. (2008). Dimensiones del cuidado familiar en la depresión: Un estudio etnográfico. Index de Enfermería17(3), 178-182.
  • Álvarez, M. P., & Montes, J. M. G. (2001). Tratamientos psicológicos eficaces para la depresión. Psicothema13(3), 493-510.