Tratamiento de la anemia perniciosa

Tratamiento de la anemia perniciosa: ¿tiene cura?

En este artículo te voy a contar todo lo que sé sobre qué es la anemia perniciosa o cómo se la conoce científicamente: la enfermedad de Adisson-Biermer.

¿Qué es la anemia de Biermer?

La anemia de Biermer es una enfermedad autoinmune que provoca una grave inflamación del revestimiento del estómago, que causa una ausencia de secreción de factor intrínseco (los anticuerpos contra el factor intrínseco están presentes y actúan en su contra).

Este factor es una glicoproteína producida por el estómago, que permite la absorción intestinal de la vitamina B12. Sin dicho factor intrínseco, no es posible la absorción. Dado que la vitamina B12 es necesaria para que el cuerpo funcione correctamente, su ausencia provoca síntomas como la anemia (disminución de los glóbulos rojos), trastornos de la piel, problemas digestivos e incluso manifestaciones neurológicas.

La anemia perniciosa consiste en una reducción en el número de glóbulos rojos que ocurre cuando el intestino no puede absorber adecuadamente la vitamina B12.

Diagnóstico de anemia perniciosa

El diagnóstico de la enfermedad de Biermer suele ser difícil de hacer porque los síntomas no son necesariamente específicos y se expresan con lentitud. Sin embargo, la enfermedad de Biermer se trata fácilmente con un suplemento de vitamina B12 de por vida.

El tratamiento de la anemia perniciosa propone una monitorización especial del estómago (fibroscopia gástrica) para vigilar la atrofia de la mucosa del estómago debido a la gastritis autoinmune. De hecho, las personas que padecen la enfermedad de Biermer tienen un revestimiento estomacal debilitado y corren el riesgo de sufrir algunas complicaciones de salud digestiva.

Síntomas de la anemia perniciosa

Algunas personas con deficiencia de hierro no tienen ningún síntoma o estos son leves. Estos son los síntomas más frecuentes de la anemia perniciosa:

  • Diarrea o estreñimiento
  • Déficit en la síntesis de proteínas.

Fatiga, falta de energía o mareos leves al estar de pie o al hacer ejercicio

  • Pérdida de apetito
  • Piel pálida
  • Problemas de concentración
  • La falta de aliento
  • Hinchazón y lengua roja o encías sangrantes

Si tienes bajos niveles de vitamina B12 durante un largo período de tiempo, esto puede ocasionar daños en el sistema nervioso. Estos serían los síntomas indicativos de anemia perniciosa y daño en el sistema nervioso central por falta de vitamina B12:

  • Confusión
  • Depresión
  • Pérdida de equilibrio
  • Entumecimiento y hormigueo en las manos y los pies

Causas de la anemia perniciosa

Cómo te venía contando, la anemia perniciosa o anemia por deficiencia, es un tipo de anemia donde hay un déficit de vitamina B12. El cuerpo necesita la vitamina B12 para producir glóbulos rojos. Esta vitamina se obtiene comiendo alimentos como carnes rojas, aves, mariscos, huevos y productos lácteos.

Muy raramente, la anemia perniciosa es hereditaria. Esta forma de la enfermedad se llama anemia perniciosa congénita. Los bebés con este tipo de anemia no producen el factor intrínseco o son incapaces de absorber adecuadamente la vitamina B12 en el intestino delgado.

En los adultos, los síntomas de la anemia perniciosa no suelen observarse hasta los 30 años. La edad media en el momento del diagnóstico es de 60 años.

Las personas con anemia tienen más probabilidades de desarrollar esta enfermedad si:

Tienes antepasados nórdicos o escandinavos *

Existe un historial familiar de la enfermedad

Algunas enfermedades también pueden aumentar el riesgo de padecerla

  • La enfermedad de Addison
  • Cáncer
  • Tiroiditis crónica
  • La enfermedad de Basedo
  • Hipoparatiroidismo
  • Hipopituitarismo
  • Miastenia
  • Amenorrea secundaria
  • Diabetes de tipo 1
  • Disfunción testicular

Algunos estudios también han encontrado una correlación positiva entre la anemia perniciosa y la gastritis crónica autoinmune o gastritris atrófica, como el artículo que se encuentra en la base de datos científica de Eselvier.

Prueba de anemia perniciosa

Las pruebas de anemia perniciosa que se pueden realizar son las siguientes:

  • Examen de la médula ósea (sólo necesario si el diagnóstico no es claro y se requiere saber si se cuenta con suficientes glóbulos rojos)
  • Recuento de reticulocitos
  • Prueba de Schilling
  • Nivel de ácido metilmalónico (MMA)
  • Nivel de vitamina B12

Esta lista no incluye todos los exámenes*.

La anemia perniciosa también puede afectar los resultados de las siguientes pruebas:

  • Bilirrubina
  • El test de colesterol
  • gastrina
  • La fosfatasa alcalina leucocitaria
  • Dispositivo de frotis

Además, una mujer con bajos niveles de vitamina B12 puede tener un resultado falso positivo en la prueba de Papanicolaou. La deficiencia de vitamina B12 afecta la apariencia de ciertas células, llamadas células epiteliales.

Tratamiento de la anemia perniciosa

tratamiento anemia perniciosa

El objetivo del tratamiento en el anemia perniciosa es aumentar el nivel de vitamina B12 y favorecer su absorción:

  • El tratamiento de la anemia perniciosa incluye una inyección de vitamina B12 una vez al mes. Las personas con niveles extremadamente bajos de vitamina B12 pueden necesitar varias inyecciones al principio.
  • Algunos pacientes también pueden necesitar tomar suplementos de vitamina B12 por vía oral.
  • En algunos casos también puede ser interesante la suplementación con ácido fólico debido a los problemas de absorción.

Si te has visto reconocido en algunas de las señales indicadas durante este artículo, no dudas en ponerte en contacto con tu médico.

Referencias bibliográficas:

  • Paz, R. D., & Hernández-Navarro, F. (2005). Manejo, prevención y control de la anemia perniciosa. Nutrición Hospitalaria20(6), 433-435.
  • Zúñiga, E. C., Cheyne, J. A. R., Serna, R. A. V., & Correa, L. P. Z. (2008). Anemia perniciosa: descripción de un caso clínico. Revista Colombiana de Gastroenterología23(1), 83-88.
  • de Santiago, E. R., Aracil, C. F., de Paredes, A. G. G., & Vicente, V. M. (2015). Anemia perniciosa. Del pasado al presente. Revista Clínica Española215(5), 276-284.