profecía autocumplida

Qué es la profecía autocumplida explicado con ejemplos

¿Has oído hablar alguna vez sobre la profecía autocumplida?. En este artículo te explico qué es y por qué es tan importante.

Profecía autocumplida en psicología

Los psicólogos hablamos mucho sobre la profecía autocumplida ya que es una de las principales causas de auto boikot en las personas. Debido a ella, anticipamos situaciones y consecuencias catastróficas que finalmente provocamos que acaben sucediendo.

La mente humana está diseñada de manera qué, cuando en el pasado vivimos una experiencia adversa, esto queda grabado en nuestro recuerdo como método de prevención para el futuro. En el transcurso de nuestra vida, se van a dar momentos que nos van a recordar aquellos otros que sucedieron en el pasado y qué por similitud asociaremos. Es decir, las personas tratamos de predecir el futuro envase a nuestras experiencias pasadas.

El conflicto sucede cuando de manera consciente y automática tratamos de predecir cosas que no podemos y lo hacemos entorno creencias irracionales. Esto en psicología cognitiva se llama distorsión y la profecía autocumplida se fundamenta en una distorsión cognitiva llamada sobregeneralización.

La teoría de la profecía autocumplida

La teoría de la profecía autocumplida se fundamenta en el trabajo de Robert King Merton donde el autor se da cuenta mediante diferentes estudios, que las personas actúan y se sienten movidos más por lo que creen que por lo que realmente la realidad les indica. Cómo ejemplo de profecía autocumplida, Robert uso el caso del Last National Bank en 1932. Durante este año, comenzó a difundirse el rumor de que él banco quebraría. Los clientes del banco, movidos por dicho rumor, comenzaron a retirar todos sus ahorros.

A pesar de que no existía ningún indicio fidedigno de que esto fuera ser así. Sin embargo, acabó ocurriendo como consecuencia de que precisamente todos los clientes retirasen sus ahorros.

Una manera de educar nuestra mente y parar el efecto de la profecía autocumplida, consiste en detenernos a cuestionar si nuestras ideas son fruto de nuestras emociones o están basadas en datos objetivos-

El sesgo de confirmación

Cómo venimos diciendo las personas nos comportamos en función de lo que hemos aprendido y del sentido que le hemos dado a las cosas que nos han pasado. Además de la profecía autocumplida, existe otro error clásico llamado sesgo de confirmación.

El sesgo de confirmación es una conducta automática involuntaria dónde de alguna manera tratamos de validar lo que creemos buscando ejemplos que lo confirmen. Se trata de un sesgoo que filtra la realidad de manera que acabamos encontrando razones aparentemente objetivas para confirmar lo que pensamos.

Ejemplos de profecía autocumplida y sesgo de confirmación

Un ejemplo de esto sería lo que sucede cuando pensamos qué si hacemos una determinada cosa, está tendrá una determinada consecuencia. Cuando testeamos las experiencias de otras personas, solamente nos quedamos con las de aquellas que efectivamente confirman lo que nosotros intuimos.

Este sesgo es importante aprender a controlarlo, ya que media en muchos ámbitos de la vida cómo pueden ser las relaciones personales o la toma de decisiones respecto al futuro.

La profecía autocumplida y el sesgo de confirmación son dos tipos de distorsiones cognitivas muy frecuentes en las personas que padecen ansiedad y depresión. Las personas nos sentimos cómo pensamos, pero también, pensamos como sentimos. De manera que, si mi mente tiende a distorsionar las cosas y a dar por hecho que ocurrirán sucesos catastróficos, es normal que experimente mucha angustia y ansiedad.

Sabemos que los sesgos cognitivos son involuntarios y automáticos y que tienen una función adaptativa de economía mental, ya que para nuestro cerebro es mucho más útil delegar ciertas decisiones o actos en esta conducta automática, que tener que pararse a reflexionar sobre cada una de las millones de decisiones que tomamos a lo largo de una semana, por ejemplo.

Esto sólo es el comienzo

Si te gusta la psicología, comprender mejor las relaciones personales y darle un poquito al coco, te animo a que te unas a la newsletter más sincera y personal. Recibirás en tu mail, aprendizajes que obtengo en mi día a día trabajando con otras personas. Prometo no ser muy pesado 🙂

Mediante la subscripción al boletín declaro haber leído y aceptado la política de privacidad.

¿Cómo nos afecta la profecía del autocumpliento?

Uno de los principales problemas que tiene la profecía autocumplida, es que de alguna manera activa en nosotros la hipervigilancia y nos sitúa de una manera donde no podemos hacer nada para poder sentirnos mejor. No sé si conoces el experimento la indefensión aprendida:

El experimento la indefensión aprendida es un experimento que se llevaba antiguamente con animales, dónde se ataba un caballo a un poste. El caballo intentaba escapar en repetidas ocasiones, pero no podía. Tras varios intentos, simplemente se rendía. Lo siguiente que hizo el experimentador fue desatar al caballo del poste, pero este ya no intentaba huir, a pesar de que ahora sí que podría hacerlo.

Lo que aquí sucede, es un ejemplo de cómo sacamos conclusiones erróneas respecto al futuro, envase a situaciones del pasado.

El efecto Pigmalion: Un ejemplo de profecía autocumplida

El efecto Pigmalion es una de las representaciones más llamativas de la profecía autocumplida qué tiene que ver con el peso que tienen las opiniones de otras personas en el juicio de uno mismo o una misma.

El efecto Pigmalion debe su nombre a la cultura griega, y en concreto al escultor Pigmalion, el cual se enamoró de una de sus obras, la famosa Galatea.  Pigmalion se relacionaba con Galatea como si está fuese alguien de verdad, tanto va el cántaro a la fuente, que se lo acabo creyendo y esta, cobrando vida.

El experimento más famoso qué demuestra la existencia del efecto Pigmalion, es un experimento llevado a cabo por Robert Rosenthal y Lenore jacobson en un entorno educativo. Robert y Lenore demostraron cómo sin querer, los profesores con sus expectativas sobre el rendimiento de sus alumnos acababan influyendo notablemente sobre este.

Lo que demuestra el efecto Pigmalion, es que cuando los demás tienen expectativas sobre nosotros, nosotros nos adaptamos a ellas. En el experimento llevado a cabo por ellos, se dieron cuenta que fueron precisamente los alumnos de los que más se esperaba los que mejor rendían y viceversa. Esto nos recuerda al ejemplo de la indefensión aprendida citado con anterioridad, ya, qué si anticipo que no voy a poder, tampoco lo voy a intentar.

Este efecto podría ser extensible a una gran cantidad de situaciones de la vida cotidiana y situaciones patológicas. Por ejemplo, esto es lo mismo que ocurre en una situación de maltrato psicológico. La persona víctima de maltrato, llega a creerse que no va a ser capaz encontrar algo mejor para sí misma y que tiene lo que se merece, como consecuencia de la repetición de este mensaje por parte de su maltratador.

No obstante, este efecto resulta especialmente impactante con los menores, ya que estos aún no han podido construir una propiedad entidad y de alguna manera resultan más influenciables por las etiquetas externas. Finalmente, cuando el niño o niña suspende, se confirma la profecía autocumplida y eso pasa a ser parte de la propia identidad: ” yo no valgo para estudiar”.

Cómo evitar la profecía autocumplida

Es importante ser capaces de detectar cuando estamos siendo víctimas de la profecía autocumplida, y para ello, podemos seguir las siguientes recomendaciones:

  • Ser más conscientes de nuestros pensamientos. Tampoco se trata de vivir en continua obsesión vigilando nuestra mente. Más bien, se trata de cuando nos sintamos mal, estemos tristes o angustiados, someter a juicio los pensamientos que nos están haciendo sentir así.
  • Tratar de no anticipar consecuencias o situaciones, por muy lógicas que nos lo parezcan. El futuro es incierto y la incertidumbre, algo con lo que tenemos que aprender a convivir.
  • En los casos dónde seamos conscientes de que estamos tratando de predecir el futuro, lo que tenemos que hacer es auto aplicarnos algún tipo de mantra que no recuerde que esto no es posible, y acto seguido, practicar la distracción.
  • Uno de los sesgos más habituales y que hemos visto en este artículo, consiste en pensar qué porque algo haya sucedido en el pasado en el futuro se va a volver a repetir. Este es uno de los sesgos qué debemos vigilar con más frecuencia.
  • Cuando estés dando algo por hecho, párate un momento y apunta los motivos reales y objetivos para que esto sea realmente así.
  • Trata de buscar alternativas mentales que ofrezcan escenarios diferentes cómo manera de aprender a relativizar y de abrir la mente.

Las experiencias tristes, desagradables o dolorosas suelen quedar mucho más grabadas que las experiencias positivas. Esto tiene que ver, con que generalmente para la supervivencia, es mucho más importante darles prioridad a estás. Es importante tener esto en cuenta, para ser conscientes de que generalmente vamos a filtrar la realidad desde estas emociones.

El sufrimiento de muchas personas viene condicionado más que por la propia realidad, por la realidad virtual que particularmente las personas construimos. Aprender entender esto y cómo se manifiesta en nosotros, puede ser una herramienta vital para vivir mejor. Muchos problemas de autoestima, de sexualidad, de alimentación y en general, de todo tipo, tienen que ver con esto. Acudir a terapia psicológica puede ayudarnos a manejar mejor nuestros pensamientos y nuestra mente.