autoinstrucciones de miechenbaum

Autoinstrucciones de meichenbaum: Que son y cómo se utilizan

¿Has oído hablar sobre el entrenamiento en autoinstrucciones de Meichenbaum? En este artículo te contamos que son y como llevarlas a la prácticas. ¡Vamos!

¿Qué es el entrenamiento en autoinstrucciones de Meichenbaum?

Las autoinstrucciones son la creación de diálogos o monólogos consigo mismo. En 1971 Meichenbaum propuso que realizar una tarea o trabajo era más fácil si se le transmitía ese mismo mensaje. Estas autoinstrucciones son afirmaciones internas, que indican como se debe sentir, hacer o comportar ante algo.

Se suele aplicar en niños y adolescentes, aunque también puede ayudar a una persona adulta.

Este entrenamiento tiene como objetivos:

  • Aumentar el autocontrol de las acciones y fortalecer la confianza y creencia en sus propias acciones. Por ejemplo, pensamientos como: “todo lo hago mal”, intercambiarlos por otros como: “errar es humano” o “yo si tengo buenas cualidades”. Para poco a poco eliminar los pensamientos negativos que la misma persona genera.
  • Adecuar el dialogo interno de manera que las autoinstrucciones sean un apoyo en la resolución de problemas.
  • Ser consciente del trato que se da. Es posible que prestando a atención a esto, note que visión tiene de sí mismo.

bannertraseldivan

¿En qué consiste el método?

El entrenamiento de autoinstrucciones de Meichenbaum consta de 5 fases. A medida que avanzan las fases, la participación del paciente va aumentando, y la del terapeuta o psicólogo disminuye, para que al final la persona se pueda controlar sola.

  1. Modelado

En la primera etapa del Entrenamiento de Autoinstrucciones de Meichenbaum, como su nombre lo indica, hay un modelo. Este puede ser el psicólogo o adulto encargado. Su trabajo es realizar una tarea y pensar en voz alta durante todo el proceso en frente del niño.

Es decir, el adulto dice en voz alta cómo piensa que lo hará, el por qué hace lo que hace y un paso a paso de todas sus acciones. Por ejemplo, si la tarea es preparar todo para el siguiente día de escuela, podría decir que la mejor forma de hacerlo es pensar en la rutina de una mañana, recorrer mentalmente todo lo que hace: bañarse, vestirse, desayunar, recoger la mochila y salir.

Con ese recorrido como punto de partida, se describe el paso a paso de lo que conlleva bañarse, vestirse, tener los cuadernos necesarios listos. Esta primera fase es darle ejemplo al niño.

  1. Guía externa en voz alta

La segunda fase consiste en que el terapeuta o adulto le da las instrucciones al niño. Se encarga de orientar sus acciones.

En esta ocasión, el adulto dice en voz alta el paso a paso, y al mismo tiempo el niño va realizando las tareas que está escuchando. No es permitido hacer algo diferente, ni más ni menos porque se trata de obedecer.

  1. Autoinstrucciones en voz alta

Esta tercer fase es importante porque el niño adquiere mucha más participación y responsabilidad. Las instrucciones ahora las dirá el paciente y las ejecutará al mismo tiempo.  

Las frases deben ser iguales a las dichas en la fase 1 y 2, así que el trabajo del adulto es ayudarle a recordar las palabras exactas y el orden. Esto significa que las frases elegidas deben ser cortas, fáciles de aprender y claras.

  1. Autoinstrucciones en voz baja

En esta fase el niño se repite las instrucciones en voz baja, casi susurrando. Esto ayuda a memorizar e interiorizar.

  1. Autoinstrucciones encubiertas

En la última fase del Entrenamiento de Autoinstrucciones de Meichenbaum, el reto consiste en pensar las instrucciones, al mismo tiempo que ejecuta lo que está pensando. 

Él mismo debe generar las instrucciones, ya no se trata de repetir. Aunque aparentemente el adulto no tiene que realizar ningún trabajo, es necesaria su presencia para  controlar, pues no se espera lograr el tratamiento en el primer intento. Al terminar esta fase, el niño será capaz de generar pensamientos-guía.

Esto sólo es el comienzo

Si te gusta la psicología, comprender mejor las relaciones personales y darle un poquito al coco, te animo a que te unas a la newsletter más sincera y personal. Recibirás en tu mail, aprendizajes que obtengo en mi día a día trabajando con otras personas. Prometo no ser muy pesado 🙂

Mediante la subscripción al boletín declaro haber leído y aceptado la política de privacidad.

El modelado en psicología

Inicialmente Meichenbaum identificó tres etapas: cuando la conducta del menor está guiada por un adulto, cuando los niños se hablan a si mismos y cuando son capaces de guiarse por medio de un lenguaje encubierto.

Posteriormente se confirma que las verbalizaciones audibles y comprensibles se realizan con menor frecuencia al crecer, pero reaparecen cuando se enfrenta una situación complicada. 

Meichenbaum utiliza las verbalizaciones de autorrefuerzo y de autocorrección. Esto ya que cuando el niño comete un error no es prudente ignorarlo, es mucho más beneficioso que él se dé cuenta de qué pudo haber hecho mejor.

Cómo llevar a cabo el programa de autoinstrucciones

Si deseas aplicar este método, es recomendable acudir a un psicólogo para que te guíe, porque las autoinstrucciones no tienen en el mismo efecto en todas las personas.

Este tratamiento es eficiente si se garantizan los siguientes aspectos:

  • Se tenga en cuenta la historia del paciente, para adecuar las autoinstrucciones a sus necesidades.
  • Se haga uso de medios audiovisuales que animen a utilizar las autoinstrucciones.
  • Los verbos utilizados en las instrucciones sean palabras que ya hagan parte del vocabulario de la persona, para facilitar su uso.
  • Poner en práctica las autoinstrucciones en diferentes situaciones de la vida cotidiana para variar la rutina. Se puede iniciar con contextos específicos y luego avanzar a unos más generales.
  • Se realice de forma constante y sistemática.

De forma general, puedes iniciar poniendo en práctica las siguientes preguntas al resolver problemas, sin importar la magnitud de este.

  • Auto interrogación: ¿Qué debo hacer? ¿Qué me están preguntando? ¿Qué datos tengo?
  • Análisis de tareas: ¿Cómo lo debo hacer? ¿Cuál será la mejor forma? ¿Qué pasos debería seguir? ¿Y después qué?
  • Autocomprobación: Volveré a seguir los pasos que plantee para comprobar que están bien. Revisaré si mi resultado tiene sentido con lo que tengo que lograr.
  • Auto refuerzo: “¡Lo estoy haciendo muy bien!”, “Lo he completado yo solo!”, “Me equivoqué, ¡pero yo solo lo arreglé!”.

¿Es eficaz para tratar el TDAH?

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad afecta a una gran cantidad de niños y en algunas ocasiones persiste hasta la edad adulta. Esta afección presenta varios problemas repetitivos como dificultad para mantener la atención, impulsividad e hiperactividad. ¿Existen tratamientos para esta enfermedad, las autoinstrucciones sirven para esto? Si.

Estudios demuestran que, si presenta buenos resultados, si se trabaja en niños de 6 a 12 años; debido a que conforme el niño crece, su cerebro ya va adoptando cierto modelamiento. Además, se debe tener en cuenta el perfil cognitivo, emocional, social, comportamental y académico de cada niño para orientar de mejor manera el entrenamiento.

La atención es importante para el aprendizaje y por esto es tan importante tratar a los pacientes con TDAH. Las autoinstrucciones logran que la persona se detenga por un momento y se pregunte qué está haciendo, qué tiene que hacer y qué hará para lograrlo.

Este método supera otros propuestos porque no está dirigido hacia una tarea en específico. En cambio, modela la forma de pensar, lo que se aplica a cualquier situación que tenga que enfrentarse; y no requiere que un adulto esté siempre presente