como controlar los celos

Cómo controlar los celos y la desconfianza en la pareja

Hay muchas razones que pueden dinamitar una relación de pareja, entre ellas, los celos.

Lejos de valoraciones morales, muchas personas no son capaces de controlar lo que sienten y aunque les gustaría no sentirse así, anticipan constantemente la traición.

En este artículo vamos a ver como controlar los celos y la desconfianza en la pareja. ¡Vente conmigo!

¿Qué son los celos?

No te descubro nada si te digo que los celos son un sentimiento. A diferencias de las emociones, los sentimientos tienen una fuerte connotación cultural y aprendida.

A mis pacientes siempre les pongo el ejemplo de una historia que vi en un documental sobre una tribu africana: En dicha tribu, todos los miembros tenían relaciones sexuales entre sí, a pesar de vivir en núcleos familiares y tener lo que en la cultura occidental, se entiende por pareja.

Para ellos esto no era motivo de celos. Sin embargo, sí que lo era, tocar o interpretar música con otras personas. Para ellos, la música era algo muy íntimo que sólo debía compartirse con las personas más allegadas.

Curioso, ¿no?

Celos patológicos: La celotipia

Ahora que sabemos que los celos son un sentimiento condicionado por nuestra cultura, ¿por qué los sentimos?

La razón es que nuestros valores equiparan la infidelidad como una traición. Además, construimos relaciones de pareja bajo la expectativa de “ser únicos/as” para nuestras parejas: La única persona con la que quiere estar.

Los celos son un sentimiento que en mayor o menos medida, hemos sentido todas las personas en algún momento de nuestras vida, por tanto, son humanos. Sin embargo, ¿cuándo podemos hablar de celos patológicos?

Bajo mi punto de vista, tiene sentido hablar de celos patológicos cuándo estos general un mal estar lo suficientemente importante como para poder tener relaciones y llevar a cabo una vida normal.

¿Celos enfermizos?

En el extremo, tenemos el trastorno psicológico llamado celotipia, donde la persona sufre delirios de engaño y traición por parte de su pareja. Como ves, esto es un trastorno psicológico, por lo que no es apropiado hablar de celos enfermizos.

Generalmente, las personas que son celosas argumentan sus celos en hipótesis más o menos plausibles. Lo psicótico se encuentra más en la interpretación de los sucesos que en la percepción de los mismos. La diferencia principal entre un trastorno de celotipia y los celos patológicos, son la conservación del juicio crítico y la realidad.

Estos son dos aspectos que resultarán fundamentales a la hora de saber como controlar los celos.

Esto sólo es el comienzo

guia dependencia emocional

Mediante la subscripción al boletín declaro haber leído y aceptado la política de privacidad.

¿Es posible dejara de ser celoso o celosa?

Esta es una pregunta que seguramente se hacen muchas personas, y yo preferiría no darte una respuesta de sí o no, ya que esto me parece sobresimplificar las cosas. Prefiero contarte una historia:

Recuerdo el caso de una paciente que me contó que venía a consulta porque quería trabajar en controlar sus celos. Me relataba que siempre que había tenido una pareja había sido muy celosa, y qué por tanto, tenía que ser cosa de ella y no de sus parejas.

Comencé a trabajar con ella, y cuando ella me contaba las cosas que le hacían sospechar, a mí también me daba en la nariz que su actual pareja le podía estar engañando.

El caso es que se confirmó la infidelidad. Después de mucha tensión entre ambos, su pareja le confesó que quería tener una pareja abierta. Mi paciente aceptó y nunca más volvió a tener celos.

¿Una persona celosa puede cambiar?

Cada persona es un mundo  y con esto no quiero decirte que tengas que tener una relación abierta para superar los celos. Lo que quiero ilustrarte es que los celos tienen que ver con el control, o mejor dicho, con el no control.

Las personas más celosas, por lo general, tampoco suelen llevar bien la incertidumbre y de lo que realmente tienen necesidad, es de tener las cosas atadas para no sufrir.

¿Las personas celosas tienen baja autoestima?

Sin embargo, esto no siempre es así. Las razones por la que una persona no sabe como controlar los celos en su pareja, puede deberse a muchas razones.

Por ejemplo, las personas que tienen un apego ansioso, suelen anticipar el rechazo o el abandono por parte de los demas, al tener creencias internas como “no soy lo suficientemente bueno/a”.

Lo que sucede en estos casos, es que la persona ansiosa, de algún modo, trata de confirmar su realidad: “Se van a cansar de mí y me acabaran dejando”.

Para más inri, en muchas ocasiones eligen personas que confirman sus creencias internas, de modo que se confirma la hipótesis y así, se produce una retraumatización y se afianzan dichas creencias.

O sea, que de algún modo si podemos relacionar los celos con la baja autoestima, aunque no siempre es el caso como veremos a continuación:

Características de personalidad de la persona celosa

Hay algunos rasgos de personalidad que son más susceptibles de sentir intensos sentimientos de celos.

Por un lado, tenemos la personalidad paranoide. Las personas con rasgos paranoides de personalidad, tienden a tener una respuesta emocional mediatizada por la desconfianza.

Son personas que suelen haber sufrido experiencias tempranas de vejación como por ejemplo el bulying, por esta razón, dan por hecho que las demás personas van a a tratar de hacerles daño, engañarles o reírse de ellos.

Otro tipo de trastorno de personalidad celosa es el TLP. Uno de los principales síntomas de trastorno de personalidad límite es el miedo al abandono y el miedo al rechazo, qué, junto a la impulsividad y el descontrol emocional, son el caldo de cultivo ideal para tener fuertes arranques de ira y celos.

test bipolaridad libro

Por último tenemos a la personalidad narcisista. La personalidad narcisista va a ser el ejemplo de persona controladora y posiblemente, maltratadora. La persona narcisista necesita gobernar a otra persona, por esta razón, acostumbrará a escoger personas que anular y limitar de todas las maneras posibles.

Cómo superar los celos

Ahora vamos con el kit de la cuestión, ¿es posible superar los celos?

Cómo todo en psicología, tiene tratamiento y se puede trabajar para aprender a gestionara lo que sentimos, igual que si fuese otro sentimiento.

¡Ojo!, el objetivo del tratamiento no es descubrir si lo que sentimos es cierto o no. El objetivo es la regulación emocional, principalmente de dos maneras:

Controlar la rabia

Uno de los principales problemas de los celos es que estos viajan de mano de la rabia. Cuando sentimos rabia tenemos ganas de morder, agredir y destruir. Esto valga la redundancia, puede ser muy destructivo.

Deberemos desarrollar estrategias para controlar la impulsividad, canalizar la rabia, poner la mente en calma y después decidir que hacer.

¿Aprender a confiar?

Esta es una de las cuestiones centrales en las que se mueve la terapia para superar los celos patológicos. ¿Debo aprender a confiar?

Seguramente, tras haber leído el caso de mi pacientes hayas pensado, pero si ella al final tenía razón…

Para mí la confianza es “con-fianza”. Es decir, nosotros nos debemos entregar a la incertidumbre. Evidentemente, si comenzamos a ver señales confusas, debemos analizar lo que estamos pensando y sintiendo.

En el caso de mi paciente, ella estaba muy confundida porque a pesar de estar viendo señales claras de engaño, ella pensaba que tenía que ser cosa suya por ser una “persona celosa”. Es posible ser celoso y tener razón, al menos en parte.

La cuestión es ser capaces de poder cuestionar nuestros pensamientos y someterlos a prueba de realidad.

Dejar de sentirnos inseguros/as

Tener inseguridades no es ningún pecado, y tampoco lo es sentir que nos van a engañar o que nos cueste confiar. Cada persona tiene su historia personal y si es así, será por algo.

Tal y cómo yo lo entiendo, el problema es la falta de comunicación desde la vulnerabilidad. Si yo soy una persona con sus inseguridades y miedos, y pienso que mi pareja me puede estar engañando, tengo dos opciones:

  • Vigilarle en silencio y tratar de pillarle.
  • Comunicar como me siento y mis miedos.

Lo ideal es poder comunicar nuestra inseguridad como en el segundo de los casos. La idea es estar abiertos a escuchar antes de acusar. Siempre y cuando nuestra pareja se preste a ello, claro.