adiccion emocional

Adicción emocional: Qué es, síntomas y como superarla

Si estas leyendo esto es muy posible que sea porque pienses que puedes ser adicto a las emociones. Concretamente, a las que te genera otra persona.

En este artículo vamos a ver si existe realmente la adicción emocional, y en tal caso, qué es y cómo superarla.

¡Vamos que nos vamos!

¿Qué es la adicción emocional?

A ver, lo primero que me gustaría decirte es que no existe la adicción emocional como tal. Vaya, no conozco ningún manual diagnóstico que emplee este término.

Otra cosa, es que de manera popular, ciertos términos se acaben utilizando para describir realidades psicológicas que sufrimos las personas.

En cierto modo, y según mi forma de verlo, sí que tiene sentido hablar de adicción al amor o enganche emocional.

¿Es una adicción al dolor emocional?

Entendamos adicción por una necesidad recurrente de llenar un sentimiento de mal estar o vacío interno mediante un “consumo”, de manera urgente e impulsiva.

En este caso, el consumo sería la restauración del vínculo con la persona en cuestión.

Si  yo, me siento:

Inseguro

Perdido

Incapaz

No elegido

Poco atractivo

Ignorado

Y un largo etcétera de sentimientos chungos, cuando vuelvo a conectar con la persona idealizada, mi sistema interno se tranquiliza.

Me siento bien. Siento alivio.

Cuando la persona se vuelve a ir, se activan de nuevo mis sombras. Este es el circuito que mantiene la adicción emocional.

Esto sólo es el comienzo

guia dependencia emocional

Mediante la subscripción al boletín declaro haber leído y aceptado la política de privacidad.

Síntomas de adicción al amor o emocional

Bien, ya hemos entendido porqué se produce y cómo se refuerza el sistema adictivo.

Ahora, ¿Qué síntomas suelen ser lo más frecuentes? ¿Cómo reconozco si es mi caso?

Estos son algunos de los síntomas de la adicción emocional a otra persona más frecuentes:

  • Pensamiento constante, obsesivo y rumiativo entorno a la otra persona, llegando a dejar de lado el resto de cosas importantes.
  • Estado de ansiedad e hiperactivación cuando la otra persona no se encuentra cerca o el vínculo se resiente (abstinencia).
  • Hipervigilancia de lo que dice o hacer la otra persona.
  • Montaña rusa emocional.
  • Conductas pasivo agresivas de reproche por un lado, pero de temor a expresar las cosas por provocar mal estar en la otra persona y que decida irse.
  • Otros.

¿Cómo sé que no es amor?

Sencillo, porque el amor no angustia. El amor es un sentimiento calmo, de plenitud y bienestar. Aunque te duela oírlo, el amor no es estar al 150 %, es estar agusto, compenetrados, protegidos y unidos.

Lo contrario a todo esto, se llama ansiedad. Y esa ansiedad, tiene más que ver contigo y con como necesitas sentirte, que con la otra persona.

Esto sólo es el comienzo

Si te gusta la psicología, comprender mejor las relaciones personales y darle un poquito al coco, te animo a que te unas a la newsletter más sincera y personal. Recibirás en tu mail, aprendizajes que obtengo en mi día a día trabajando con otras personas. Prometo no ser muy pesado 🙂

Mediante la subscripción al boletín declaro haber leído y aceptado la política de privacidad.

Cómo superar la adicción emocional

Como imagino que ya supondrás, no hay una receta mágica para superar la adicción emocional. Hay muchas cosas que trabajar a nivel personal para poder entender realmente el problema y hacer un click.

En muchos casos, el problema es que la persona dependiente se encuentra sumergida en una relación tóxica, de la que hasta que no salga es muy complicado poder a construir una propia identidad o recuperarla.

Es precisamente esta la línea de trabajo, construir un “yo” que no fluctúe en función de a quién me arrimo. Una identidad sólida que no haga tambalear los cimientos de mi autoestima dependiendo de lo que otra persona me ofrece.

Porque las otras personas, no dan por lo que merecemos o dejamos de mereces, si no por lo que quieren o están dispuestos a dar.