▷ ¿Cuáles son las secuelas de una relación tóxica?
secuelas relacion toxica

¿Cuáles son las secuelas de una relación tóxica?

Antes de nada me gustaría contarte que en este artículo no vas a encontrar una respuesta definitiva y única sobre las secuelas de una relación tóxica. Cada persona y cada situación es un mundo, y estoy seguro que ningún articulo de internet va a poder darte las «claves».

Aún así, vamos a reflexionar sobre los traumas de apego adulto.

¿Puede dejar secuelas psicológicas haber tenido una relación tóxica?

Generalmente, cuando pensamos en heridas de apego y traumas, lo primero que solemos hacer los profesionales es recurrir a la infancia. Preguntamos por la relación con los padres, y asumimos, que según las cosas que nos han pasado de pequeños, nos sentimos ahora de adultos.

Y aunque esto, evidentemente, tiene un peso brutal en como nos relacionamos, muchas de las heridas que se nos quedan grabadas a las personas, ocurren cuando tenemos relaciones adultas.

Esto es lo que en psicología se llama los traumas de apego adulto.

Hay una canción de Sen Senra que me gusta mucho: Ya no me haces falta

 

No hace falta

Ya que me lo cuentes

Si, yo ya lo siento,

Que no quieres más de mí,

Corazón.

 

Esta canción relata la historia de una persona que se encuentra en una relación donde la otra parte no quiere continuar, pero no lo comunica. Finalmente, se tiene que «autodejar».

 

 

Cuando pensamos en relaciones tóxicas, es muy normal pensar en relaciones de maltrato, o quizás, en celos. Sin embargo, muchas «toxicidades» son sutiles, e incluso provienen de personas que no querían o no tenían intención de hacer daño, pero lo han hecho.

Sigamos con el ejemplo de esta canción:

Imagina que estas saliendo un tiempo con una persona y que tu notas que no quiere estar contigo. Se lo dices y lo niega. Finalmente, después de mucho tiempo, acabas abandonando la relación con la duda de si te estarás equivocando, pero efectivamente la otra persona no tenía intención de seguir ni cuidar el vínculo.

Esto perfectamente podría dejarle una secuela a alguien, donde en sus próximas relaciones no estuviese seguro o segura de sus propios juicios y de la palabra de la otra persona.

Las secuelas o traumas de apego adulto, son recuerdos y memorias que han servido para construir una visión sobre las relaciones y sobre nosotros mismos. Por ejemplo, «soy dependiente».

Si hemos estado durante un tiempo en una relación abusiva, mentirosa, manipuladora u otra, es normal que esto haya dejado una serie de secuelas en nosotrxs.

Esto sólo es el comienzo

guia dependencia emocional

Mediante la subscripción al boletín declaro haber leído y aceptado la política de privacidad.

¿Qué tipo de secuelas deja una relación tóxica?

Las más habituales son las que atacan a la propia autoestima y a la confianza en los demás. Cuando salimos de una relación tóxica es normal volvernos más suspicaces y desconfiar de las propuestas romántico afectivas de otras personas.

En cierto modo, estas alertas son buena, son una forma de estar atentos y no repetir patrones del pasado. El problema viene cuando son tan fuertes que no nos permiten crear nuevos vínculos.

Por otro lado, es normal también que pueda afectarnos a la autoestima. Recuperarse a uno mismo es una tarea que hay que llevar a cabo.

¿Cómo salir de una relación tóxica?

El otro día me preguntaba un paciente en consulta:

¿Si vives una relación tóxico-dependiente la solución es el botón rojo? ¿debes simplemente alejarte a pesar de amar (o creerlo) a la otra persona?

Y la respuesta, sin lugar a dudas, es sí.

Cuando nos encontramos en una relación de este tipo, no tiene sentido hablar de amor. El amor es otra cosa.

De lo que tiene sentido hablar es de enganche emocional. En el enganche emocional no es el amor por la otra persona lo que profesa nuestra entrega, si no lo que la otra persona tiene de nosotros: nuestra seguridad, nuestro sentimiento de valía personal , nuestra autoestima, étc.

Sólo hay una forma de salir de esta situación tan chunga: poner tierra de por medio.

Entiendo que puede ser difícil, doloroso y que incluso asuste, pero lo cierto es que la vida no esta hecha para sufrir. Hay que tomar decisiones difíciles y cuando algo nos está haciendo mal, hay que dejarlo ir.

No obstante, si quieres saber más sobre todo esto y mucho más, te dejo esta entrevista con Silvia Vidal, psicóloga especialista en maltrato psicológico y violencia de género. Puedes encontrarla en @queridaneurona.

La entrevista aquí: