▷ Echo de menos a mi ex: ¿Qué puedo hacer? - (2021)
echo de menos a mi ex

Echo de menos a mi ex: ¿Qué puedo hacer?

Echo de menos a mi ex y no sé que hacer… es la frase con la que comenzaba una de mis sesiones de psicoterapia esta semana.

Echar de menos a nuestras ex parejas y pensar obsesivamente en ellas, es uno de los motivos de consulta más frecuentes en consulta psicológica. Por esta razón he decidido escribir este post con la intención de que pueda ayudarte a verlo desde otro ángulo.

¿Por qué echo de menos a mi ex?

Hay muchas razones para echar de menos a un ex: una ruptura reciente, sentimiento de soledad o fracaso, e incluso, una relación nueva fallida (por aquello de…cualquier tiempo pasado fue mejor…)

Por simplificar, yo te voy a hablar del sistema de apego. El sistema de apego es algo que tenemos dentro las personas, y es la razón por la que nos vinculamos con otras. No es un sistema tangible cómo el sistema digestivo o el sistema respiratorio, pero es igual de cierta su existencia.

El sistema de apego tiene mucho que ver con la supervivencia. En algún momento de la evolución, nuestros antepasados entendieron que las posibilidades de supervivencia son mucho mayores si vivimos en comunidad y nos protegen.

Para que nos protejan deben querer hacerlo, es decir, querernos. El afecto, evolutivamente hablando, sirve para asegurarnos esa protección.

Esto, evidentemente, con el paso del tiempo ha evolucionado, y ya no nos interesa únicamente que nos den de comer, si no que requerimos de otro de cuidados más complejos, cómo la valoración personal.

¿Por qué te cuento este rollo? Por que es necesario que entiendas que tras una ruptura de pareja, lo más seguro es que tu sistema de apego se active.

Esto sólo es el comienzo

guia dependencia emocional

Mediante la subscripción al boletín declaro haber leído y aceptado la política de privacidad.

Echar de menos a alguien

¿Qué es echar de menos a alguien? Pues en términos científicos sería tener el sistema de apego activado (hiperactivado mejor dicho). Esto es frecuente sobre todo en aquellas personas que tienen un apego ansioso, y poco habitual en aquellas con un apego evitativo. Sin embargo, la mayoría de personas sentiremos una activación de dicho sistema de apego tras una separación.

Es la razón por la cual, aunque pudiéramos estar seguros de abandonar una relación, comenzamos a idealizarla tras haberla dejado, a pensar en los buenos recuerdos, étc.

De alguna manera, nuestro instinto de supervivencia nos empuja a apegarnos y guía toda este tipo de procesos mentales y emocionales que nos pueden hacer dudar de nuestras decisiones. Por eso es tan cierto aquello de “el tiempo cura las heridas”. Aunque realmente, no es tanto que las cure, si no que el sistema de apego se relaja.

test autoestima

Saber más sobre apego

Si este tema te interesa y quieres saber más sobre el sistema de apego y los tipos que hay (ansioso, evitativo, seguro..), aquí te dejo una recomendación personal: Maneras de amar.

maneras de amar libro
Ver producto en Amazon

Echo de menos a mi ex…pero no quiero volver

Echar de menos a un ex pero no querer volver es otra de las reacciones más frecuentes y que generan mucha disonancia en las personas, ¿Por qué pienso tanto en él o ella si no quiero volver?

Es sencillo, porque en realidad piensas en ti.

Alguien muy sabio me dijo una vez cuando el amor se va, ya no vuelve. Y es cierto, una vez que pasamos a descubrir a una persona cómo realmente es, es muy difícil volver a verla de otra manera e ilusionarnos.

Sin embargo, ¿por qué pensamos en ella cómo si fuese maravillosa a pesar de que sabemos que no es así?

Este fenómeno se llama idealización y es una especie de mecanismos de defensa que tiene nuestro cerebro para tratar de “convencernos” para restaurar el vínculo cuando nos sentimos mal.

Hay una frase que me gusta mucho que dice así “Deja de buscar las soluciones allí donde las perdiste”. Nuestro cerebro tiene memoria y cuando nos sentimos tristes, perdidos, vulnerables, sólos, rechazados, y un sinfín de sentimientos negativos, buscamos las soluciones allí donde nuestra mente cree haberlas encontrado: nuestra ex pareja.

Sin embargo, ¿Qué crees que pasaría si volvieras con el o ella?. No conozco tu caso particular, pero estoy casi seguro, que en la mayoría de casos la respuesta sería “un desastre”. Esto es porque la realidad se abre paso de nuevo ante nosotros.

¿Quiero volver con mi ex?

Esta es una duda que genera mucha ansiedad. La lógica es evidente… si pienso en él o ella… será que quiero volver…

Hoy tengo el día de citas y me viene a la mente otra: Lo difícil no es dejar ir a la otra persona, lo realmente complicado es dejar ir la parte de nosotros que se ha ido con ella.

Tener pareja (aunque sea un caos) nos puede garantizar cierta seguridad o autoestima al sentir que hay alguien que nos quiere, que nos desea y que quiere estar con nosotros.

Romper la relación conlleva enfrentarse al vacío y a las dudas sobre si alguien volverá a quererme, si podré estar con otra persona o me quedaré sólo/sola, étc. Enfrentarnos a nuestros fantasmas y esa estima que se lleva la otra persona al romper la relación, es lo que realmente cuesta dejar ir.

Ejemplo

Te voy a contar el ejemplo de un caso que he conocido recientemente. Uno de mis pacientes decidió venir a consulta a raíz de la pérdida de un ser querido por culpa del maldito bicho, en concreto, a su abuela.

Tras haberla perdido, dice sentirse muy insegura y que le está afectando a la autoestima.

Es normal que pensemos en la tristeza cómo emoción principal ¿no?, más si cabe, cuando entendemos lo unida que estaba a ella. Pero.. ¿Por qué le afectó a la autoestima?

Para mi paciente su abuela había sido la única persona que le había llegado a conocer y valorar realmente por quién es. Al irse, se llevó su mirada y también, hizo balancear la identidad de su nieta.

Superar una ruptura cuando lo dejas tú

Solemos pensar pensar que la peor parte del pastel se la lleva aquella persona que ha sido dejada, y no quién decide cortar con la relación. Por esta razón, quién deja, suele sentirse mal y le cuesta expresar cuando no es capaz de superar una relación de pareja pese a haber tomado él o ella la decisión.

Hay una canción de Iguana Tango que me gusta mucho y dice así:

Yo he roto con tu vida

Tus amigos me han dejao

Se que tienen que apoyarte

Pero nadie me ha llamao

Te llevas la peor parte

Pero yo siempre sere

Aquel tio miserable

Solo alguien que nunca te hizo feliz

Que no fue digno de ti!

Echar de menos, sentirnos vulnerables y/o dudar de nuestra decisiones es una de las cosas más humanas que existen y nadie debería ser castigado por ello. Que tire la primera piedra quién no tengas dudas e inseguridades.

Lo importante aquí es no tomar decisiones precipitadas, ni para calmar la ansiedad, acabar provocando un encuentro o retomar el contacto.

Mi consejo es serénate, date tiempo y si desde la “mente fría”, te has dado cuenta que quieres estar con esa persona, ponlo sobre la mesa. Sin embargo, es muy probable, que lo que te esté sucediendo tenga mucho que ver con lo que te he explicado.

De hecho, en cierto modo se podría considerar un “síndrome de abstinencia”. Los trastornos relacionados con las adicciones se consideran problemas de dependencia, sólo que a sustancias, pero el objetivo es el mismo, cubrir una necesidad emocional y evitar el mal estar.

En ese caso, la solución no pasa por traer de vuelta a la otra persona, si no por gobernar nuestra cabeza, aprender a calmarnos y a distraernos si hace falta, entender lo que nos esta sucediendo y cómo no, sanar nuestra heridas personales.

Echo de menos a mi ex despues de años

¿Han pasado años y sigues acordándote de tu ex? A veces los ex se convierten en símbolos: “Mi primer amor”, “la persona con la que mejor estuve”, étc.

Cuidado con la memoria, cuidado.