canciones apego

10 Canciones sobre apego que te van a hacer pensar

Este es un artículo un poco diferente a lo que suelo publicar en el blog. La música es una de mis pasiones desde siempre. Hay quién le da por la pintura, por el baile, pero en mi caso, las canciones siempre han sido mi punto débil.

De hecho, en consultas las utilizo a menudo con un fin terapéutico. En muchas ocasiones les recomiendo canciones a mis pacientes, porque pienso que hay algo en ellas que pueden descubrir que es mejor que decírselo directamente.

En esa línea, he decidido hacer este post con 10 canciones sobre apego y pareja. Canciones que hablen sobre amor las tenemos a patadas, sin embargo, yo he elegido estas 10 porque reflejan de forma muy sincera muchas de las situaciones que me encuentro en mi día a día cómo terapeuta en consulta (y en la vida).

¿Quieres conocerlas? ¡Vente!

Mis 10 canciones sobre apego recomendadas:

A continuación voy a ir analizando cachitos de letras de cada una de ellas. No obstante, si quieres saber cuáles son y escuchar un un poco de cada una de ellas para tenerlas a mano, aquí puedes hacerlo:

 

El

 

El sistema de apego se encuentra en los gestos más cotidianos de la vida y las relaciones. Si aprendes a identificarlo, lo verás en todos sitios, como me ocurre a mí:

1. Ya no te hago falta: Sen Senra

La primera elección es una de las canciones que me pone la piel de gallina escuchar por el minimalismo con el que expresa una de las heridas relaciones más dolorosas: que alguien te quiera dejar y no lo haga.

No hace falta
Ya que me me lo cuentes
Si yo ya lo siento que no quieres más de mí

No hace falta
Que me enseñes los dientes
Si ya no te hace gracia y no quieres más de mi corazón

Cuando pensamos en heridas de apego, solemos pensar en la infancia y las relación con los padres. Sin embargo, los traumas relacionales ocurren durante toda la vida. La experiencia de estar con alguien que no quiere estar con nosotros pero tampoco lo dice, es una de las memorias que más marca pueden dejar en nuestro sistema de apego.

2. Sinmigo: Mr. Kilombo

Sinmigo es otra de esas canciones que quién ha pasado por una situación similar, no puede evitar sentirse identificado con ella:

No pienso ser tu espía
Ni tu mejor amigo
Quiero que ames libre
Aunque sea sinmigo

Soltar y dejar a alguien que queremos nunca es fácil. Que se acabe el amor no significa que se acabe el querer. Sin embargo, quedarse al lado de alguien que ya no quiere seguir contigo puede ser una tortura.

¿Es posible ser amigos después de una ruptura de pareja? Pues como dice Mr. Kilombo: Hay que soltar con fuerza, dejar que llueva a mares…

Esto sólo es el comienzo

guia dependencia emocional

Mediante la subscripción al boletín declaro haber leído y aceptado la política de privacidad.

3. A carcajadas: Bebe

Dicen que las relaciones sanan y es cierto. Las nuevas experiencias de apego positivas pueden ser reparadoras, ya que diluyen los recuerdos del pasado y añaden nuevas experiencias positivas a la memoria. Son la razón por la que los psicólogos le damos tanta importancia al vínculo terapéutico:

Sujetaste mi memoria
Y mis miedos se alivio
Te reiste de la vida a carcajadas
Mi corazón

¡Por cierto! Si te gusta este tipo de contenido relacionado con el apego y las relaciones de pareja, en instagram estoy compartiendo información que podría interesarte, ¡sígueme allí!

4. Conviene saber: Marwan

Marwan y Rozalén interpretan juntos Conviene saber, una canción escrita con mucho mismo y que deja para la posteridad grandes reflexiones, no solamente sobre las relaciones, si no sobre la vida en general.

En cuánto a la parte que nos ocupa, he escogido esta canción particularmente por una frase:

El amor es el único juego donde hay que empatar

Una de los “defectos” que más veo en terapia de pareja y en personas que acuden individualmente a consulta por temas de pareja, son vínculos fundamentados en la competición (a ver quién puede más).

Cambiemos el competir por el cooperar.

5. El pensamiento circular: Iván Ferreiro

El pensamiento circular o como comúnmente conocemos en psicología, las rumiaciones, es uno de los síntomas más habituales de un sistema de apego hiperactivado.

Los seres humanos tenemos algo que se llama  yo en relación. Este yo en relación, es la parte de nuestra identidad que integra a otra persona con quién nos hemos vinculado muy fuerte.

Separarse de alguien a quién estamos apegados es ir dejar ir una parte de nuestra vida, pero también de nosotros mismos. Es entonces cuando aparece el pensamiento circular:

El pensamiento circular
Con la cabeza vacía
Hay noches
Que todo es una porquería
Y pienso en ti

6. Un sólo ser: Rayden y Andrés Suárez

Esta canción de verdad que me toca la fibra muy mucho. Me ha costado muchísimo seleccionar un cacho de esta canción porque es pura poesía desde el comienzo hasta el final:

Me acusas del otoño y de la caída de mis hojas
Sin saber de dónde coño vienen todas mis raíces

Esta canción tiene tantas cosas, que podría dedicar un post entero sólo a analizarla. Aunque muchas de sus partes son de libre interpretación, yo creo que habla de un concepto que en psicología del apego llamamos la mirada.

Ver y mirar son dos cosas diferentes. Cuando miramos, descubrimos a las personas tal y como son, la mirada es admirar. Mientras que cuando vemos, nos relacionamos en la superficie sin llegar a estar presentes del todo.

 

7. Nunca estoy: C.Tangana

Dime qué quieres hacer
Solo sabes correr pa’ alante, engañarme otra vez
No va a salvarte, estás enfermo de ti, cállate
Esto no va a ninguna parte, estoy harta de hablar
Y de esperarte
Y de mirar el móvil hasta tan tarde

En la canción de C.Tangana podemos leer entre líneas una historia autobiográfica: la de un cantante famoso, muy ocupado en su carrera profesional que no presta la suficiente atención a una relación de pareja. Insisto, leo entre líneas.

Sin embargo, a mí me recuerda a la forma de vincularse que tienen las personas con un apego evitativo: con un pie dentro de la relación y el otro pisando fuera de la misma.

8. Bailando con el viento: Alis e Izal

Otra de mis canciones favoritas, quizás porque cada vez que la escucho puedo entender perfectamente el sentir de su autor. Esta canción habla de las famosas corazas (o así la entiendo yo).

Cuando hemos sufrido una herida de apego, podemos desarrollar un modo evitativo, donde aprendemos a relacionarnos sin llegar a expresar vulnerabilidad real:

Bailo solo con el viento, él no pierde el compás
Bailo con mi soledad que no me va a pisar
Bailo solo, porque solo es como vine a este lugar
Cada muerto, cada espanto
Cada vida que han robado
Cada sufrimiento
Cada enfrentamiento, colisión (Colisión)
Inmersión (Inmersión)
Pongo de inmediato el modo protección

Esta es una estrategia de afrontamiento adquirida en base a malas experiencias del pasado. Sin embargo, esto que podría funcionar como una solución temporal, con el paso del tiempo no serlo:

Si te digo la verdad, nunca me ha gustado bailar con el viento
Baila demasiado lento y me hace tropezar…

9. Un golpe de suerte: Carmen Boza

Carmen Boza no es una de las artistas más conocidas del panorama musical, pero hace canciones con una fuerza y una agresividad sentimental que a mí me fascina.

En concreto me gusta mucho uno de sus temas: Un golpe de suerte:

Sé que yo tampoco lo he hecho bien
Quería protegerme y simplemente me alejé
Y duele más que nada el no saber, ya lo sé
Que duele más incluso que el desdén

Hay un refrán que dice “una huida a tiempo es una victoria”. Sin embargo, ponerse a salvo antes de tiempo también puede ser una forma de tirar por tierra algo de valor.

Alejarse no es siempre señal de olvido, cómo nos muestra Boza.

10. Volver: Morgan

Quiero acabar esta lista con una canción precios de Morgan: Volver.

Tienes algo dentro
Yo lo he visto brillar
Pero corres…
Échame de menos
No me falles esta vez
Porque no sé si voy a volver
Si en la canción anterior de Carmen Boza, veíamos el caso de alguien que ante el temor a abrirse y hacer un ejercicio de vulnerabilidad opta por huir, ahora vemos la otra parte, el de una persona dispuesta a intentarlo hasta desesperarse y cortar para siempre.
Una canción corta y llena de crudeza desde la más pura sensibilidad. Un reencuadre ideal para aquellas personas que se encuentran en la situación de demandar a su pareja un cambio que nunca acaba de llegar.
Ya no dices nada y
Tengo ganas de gritar
Sin querer estoy dejándote volar