Test de pareja: ¿Estamos bien o necesitamos ir a terapia?
test de pareja

Test de pareja: ¿Estamos bien o necesitamos ir a terapia?

Los problemas de pareja son una de las causas más frecuentes por la que algunas personas deciden acudir a la consulta de un psicólogo.

Si estas leyendo esto, es posible que sea porque tengas dudas sobre si a vosotros os hace falta o no. Aunque esto no deja de ser una decisión personal, este artículo he elaborado un pequeño test de pareja para ayudarte a tener un poco más de claridad sobre el asunto.

¿Problemas de pareja?

Antes de dejarte con el test, me gustaría poder encuadrarlo, porque; ¿Qué significa tener problemas de pareja?

La primera respuesta que se nos puede venir a la mente es «bueno, ¿Y quién no tiene problemas de pareja?

Cuando pienso en esto, siempre me acuerdo en algo que me decía mi abuela antes de fallecer: «Es que los jóvenes de hoy día, no aguantáis nada».

Bajo mi punto, de vista la terapia de pareja no tiene una razón diferente por la que acudir a la terapia individual. Lo que determina la necesidad de ir a la consulta de un psicólogo a hacer terapia es el malestar.

Ese malestar puede ser más o menos mayor y puede deberse a diferentes áreas habituales en una relación de pareja que no están funcionando bien: comunicación, confianza, étc.

O también puede deberse a un suceso reciente que ha hecho tambalearse los cimientos de la relación, como por ejemplo puede ser una infidelidad.

Sea como fuere, el objetivo es aliviar el malestar y encontrar satisfacción, bien mediante la reparación o la separación.

¿Este es un test de compatibilidad?

No, y prefiero que no lo interpretes así. Puede ser que uno de los problemas de la pareja sea su incompatibilidad de caracteres.

Esto es frecuente en parejas que tratan de negociar y negociar, pero nunca llegan a un grado de satisfacción, porque aunque ambas partes cedan en lo que quieran, al final ninguna de la dos llega a estar satisfecha porque en realidad son dos polos opuestos.

Suelo referirme a este tipo de relación como la «pareja incompatible». Hablo más sobre ella en este artículo sobre relaciones tóxicas.

Sin embargo, tener problemas de pareja no tiene porque ser el reflejo de una incompatibilidad. Como te decía antes, el conflicto dentro de una relación puede venir dado por muchas razones diferentes.

Test de terapia de pareja

0 votos, 0 promedio
152

1 / 6

Siempre discutimos por las mismas cosas sin llegar a una nueva conclusión

2 / 6

Nuestra comunicación no es lo suficientemente buena

3 / 6

Aunque llegamos a acuerdos, estos no acaban cumpliéndose por parte de alguno de los dos o los dos.

4 / 6

Las discusiones son cada vez más frecuentes e intensas

5 / 6

Los celos y algunas inseguridades están haciendo mella en la relación de pareja

6 / 6

Tenemos pocos o ningún proyectos en común

Tu puntación es

¿Cómo sé si tenemos una crisis de pareja?

El concepto crisis de pareja nunca me ha gustado demasiado, parece que hacemos dos mundos: el de las parejas perfectas y el de las imperfectas.

Efectivamente, todas las parejas presentan problemas. Me cuesta pensar que haya una pareja en el mundo que sea capaz de tener una relación completamente perfecta y armónica.

No obstante, sintiéndolo mucho, no estoy de acuerdo con mi abuela. Romper una relación no es ningún pecado, pero permanecer en un sitio donde no estamos bien, sí.

Con esto no estoy queriendo decir que la solución sea abandonar la relación. Si no que, aunque podamos normalizar el conflicto dentro de una relación, esto no quiere decir que debamos acostumbrarnos a ello.

Ir a terapia de pareja es una forma de buscar soluciones. Además, la experiencia de hacer terapia es también una oportunidad para mirarse a uno mismo y la forma que tenemos de vincularnos.

Regalo: Test para conocer a tu pareja

Como este post me he dado cuenta de que me estaba quedando un poco «seriote», me ha parecido enriquecedor finalizarlo con un regalo para ti.

Cuando trabajo con parejas, uno de los problemas secundarios al motivo inicial de consulta suele ser la pérdida o deterioro del vínculo emocional. Por ejemplo, una pareja que tras haber sido padres, se han olvidado del vínculo afectivo-romántico entre ellos.

Cuando detecto esto, suelo proponer ejercicios o actividades para recuperar la intimidad, la conexión e incluso en muchas ocasiones, las relaciones sexuales, dentro del propio ecosistema de la pareja.

Una de esas propuestas que suelo hacer consigue en el juego 36 preguntas para enamorarse. En el año 1993 el psicólogo Arthur Aron llevo a cabo un experimento social, en el cual cuál diseñó una batería de más de 100 preguntas y le pedía a personas que no se conocían de nada, que se las hiciesen para ver que ocurría entre ellos.

De esta larga batería de preguntas, finalmente escogieron 36 que son las eran más efectivas a la hora de lograr una conexión emocional entre los participantes de la cita.

El experimento se hizo muy famoso porque algunas de las personas que participaron en el estudio acabaron teniendo una relación formal y casándose.

Si bien, hoy día sabemos que estas preguntas no tienen un efecto mágico para alcanzar el amor, sí que funcionan muy bien para proponer un espacio de intimidad y conocer a la otra persona.

Si te interesa poder tenerlas y jugar con ellas con tu pareja, puedes dejar aquí tu mail y recibirás un correo con un pdf para poder descargar e imprimir.

Esto sólo es el comienzo

Si te gusta la psicología, comprender mejor las relaciones personales y darle un poquito al coco, te animo a que te unas a la newsletter más sincera y personal. Recibirás en tu mail, aprendizajes que obtengo en mi día a día trabajando con otras personas. Prometo no ser muy pesado 🙂

Mediante la subscripción al boletín declaro haber leído y aceptado la política de privacidad.

Espero que te haya gustado este artículo y lo utilices con cabeza, ya que un test online, no deja de ser eso, un test online.