alimentos liquidos

¿Sustituir alimentos sólidos por líquidos ayuda a bajar de peso?

Un nuevo estudio llevado a cabo por EASD (Asociación Europea para el estudio de la diabetes) pone de manifiesto que sustituir los alimentos sólidos por los líquidos podría ser una estrategia para bajar de peso.

Sin embargo, ¿implementar esta medida en nuestra dieta es una idea acertada?

¿Funcionan las dietas de alimentos líquidos?

Hoy 1 de enero de 2021 he amanecido con una alerta de Google sobre un artículo de la revista Alimente del Confindencial, que se titulaba así: Si comes alimentos líquidos en vez de sólidos, adelgazas más

Mi primer reflejo cómo profesional ha sido obviarlo, puesto que por norma, trato de huir de este tipo de contenido con recetas mágicas para adelgazar. Sin embargo, cómo la fuente era fiable, decidí darle una oportunidad.

Sustituir los alimentos sólidos por los líquidos podría ser una estrategia para bajar de peso

El artículo escrito por Álvaro Hermida se fundamenta en un metaestudio llevado a cabo por la Asociación Europea para el estudio de la diabetes (EASD) donde se comparan 9 ensayos científicos que evalúan los efectos que tienen sobre la salud y la pérdida de peso la sustitución de alimentos sólidos por alimentos liquidos.

Los resultados de dicho metaestudio concluyen que efectivamente, dicha sustitución ha demostrado tener resultados significativos moderados a la hora de bajar de peso en dietas con este objetivo, además de contribuir a reducir la presión arterial sistólica.

No todo lo que reluce es oro

Me costaba creerlo, puesto que lo que recordaba de mis apuntes cuando estudié nutrición, es que los alimentos en formato líquido no son menos calóricos que los alimentos sólidos, y que eran contraproducentes para bajar de peso por las siguientes razones:

  • Actúan en contra de la saciedad: la sensacion subjetiva de haber comido es menor.
  • Tienen un índice glucémico mayor: La absorción y digestión de los alimentos sólidos y líquidos no ocurren por el mismo camino. Los alimentos liquidos son de absorción rápida, es decir, producen una elevación casi instantánea del azúcar en sangre. Esto es positivo si necesitamos un rápido chute de energía para entrenar, sin embargo, para regular el hambre no lo es tanto.

Conclusiones

Los resultados del metastudio son claros y efectivamente sustituir alimentos sólidos por líquidos podría ser una acción efectiva a la hora de bajar de peso.

Ahora, debemos tener en cuenta que la investigación de campo no necesariamente reúne los elementos que se dan en la vida real. Llevar una dieta a base de líquidos es mucho mas duro y difícil de sostener en el tiempo.

Además del problema con la saciación comentado anteriormente, un tipo de hábito de alimentanción fundamenado en este sistema, es díficilmente sostenible en nuestro estilo de vida cotidiano.

Cada vez, los nutricionistas estamos más preocupado por sustituir el concepto dieta por el desarrollo de nuevos hábitos de salud perdurables en el tiempo.

¿Es posible que alimentarse a base de líquidos contribuye a adelgazar?

Sí, es posible. Sin embargo, ¿crees que podrías alimentarte así toda la vida?