como superar el toc

Cómo salir del TOC y cual es su tratamiento psicológico

EL trastorno obsesivo compulsivo o cómo más comúnmente se le conoce, TOC, es uno de los problemas psicológicos que mas mal estar genera a la persona que lo padece.

En este artículo quiero contarte cual es el camino para saber cómo salir del TOC. Te contaré en que consiste este trastorno mental y cuál es su tratamiento.

Los síntomas del TOC

Los síntomas del TOC son bastante evidentes, consiste en una serie de pensamientos obsesivos de carácter repetitivo, que la persona siente no puede quitarse de encima.

Estos pensamientos son considerados “egodistónicos”, es decir, vienen de fuera hacia dentro. La persona que sufre los síntomas del TOC es consciente que sus pensamientos son irracionales, pero no puede evitar dejar de pensar en ellos y sentir ansiedad cuando aparecen llamando a la puerta de su consciencia.

Cuando la ansiedad es muy intensa y el descontrol va creciendo, esta puede tornar en ataques de pánico.

Las obsesiones son diferentes de las preocupaciones, ya que las últimas son aparentemente lógicas. Por ejemplo,  pensar que “me van a echar del trabajo tras haber cometido un error”. Sin embargo, en las obsesiones, la persona no comprende porque le vienen pensamientos tan extraños.

¿Cómo sé si lo que tengo es TOC u otra cosa?

La única manera de saber si tienes TOC es pedir la valoración de un profesional y que sea el quién te haga una evaluación y diagnostico en condiciones. Sin embargo, si necesitas tener una respuesta inmediata para poder comenzar a entender lo que te sucede, te recomiendo ir a ver este test sobre toc que yo mismo he diseñado:

¿Tengo TOC?.

En este artículo encontrarás un test online para salir de dudas

Cómo salir de un trastorno obsesivo compulsivo

Cómo no podía ser de otra manera la recomendación es acudir a terapia. Ahora te voy a contar algunas cosas que puedes ir haciendo para relacionarte mejor con tus pensamientos, pero ten en cuenta que esto no deja de ser un artículo escrito de forma general, es decir, no puede ser un sustituto de la terapia psicológica.

Sobre todo, mi intención con esto es que en primer lugar entiendas que lo que te sucede no es porque estés loco ni loca, sino que es un trastorno, y en segundo lugar, que sepas que tiene solución.

Pautas para superar el TOC

No sé si habrás visto la clásica obra de teatro TOC TOC, que después fue llevada al cine. Aunque ambas están escritas en tono de comedia, es importante dejar claro que el trastorno obsesivo compulsivo no es motivo de chiste, ya que genera muchísimo sufrimiento a quién lo padece.

Si no la has visto, te recomiendo verla y que sobre todo te quedes con el final de la misma, porque si entiendes la moraleja, tienes la mitad del trabajo hecho.

Para explicarte como funcionan las obsesiones quiero que veas el siguiente gráfico que he dibujado:

como salir del toc

Los síntomas del TOC comienzan con las obsesiones. Estos acuden a nuestra mente sin previo aviso, con mucha fuerza y generando más o menos mal estar. El problema de las obsesiones es que no podemos dejar de pensar en ellas, y poco a poco, comenzamos a cuestionarnos su significado y veracidad.

Esto hace que no podamos dejar de presarles atención, generando una respuesta de ansiedad y desesperación en nosotros.

Si no tienes TOC es difícil comprender esta parte, pero quién tiene obsesiones sabe que deshacerse de ellas no es nada fácil. De hecho, intentar hacerlo es gran parte del problema.

Las personas con trastorno obsesivo compulsivo intentan “arrancarse” los pensamientos para dejar de tenerlos. Por ejemplo, tuve una paciente que cada vez que le venían las obsesiones, subía el volumen de la TV al máximo para intentar no prestarles atención.

Esto paradójicamente incrementa la fuerza de las obsesiones y con ello, la ansiedad. Finalmente, la única manera de poder calmar esa ansiedad es llevar a cabo una compulsión o rito. La compulsión puede ser comprobar que algo se encuentra en su sitio, lavarse las manos, étc.

Una de mis pacientes siempre que salía del coche, volvía 4 o 5 veces a comprobar que lo había cerrado. Ella sabía o creía saber que lo había hecho, pero ante la duda, necesitaba volver para comprobarlo una y otra vez: “Y si te has dejado abierto el coche…”.

Cómo curar el TOC

Volvamos a ver el gráfico compartido anteriormente:

como salir del toc

Cómo puedes comprobar, realizar la compulsión consigue rebajar la ansiedad momentáneamente. Sin embargo, a la larga sirve para reforzar las obsesiones y así, generalizar el trastorno psicológico, agravándolo poco a poco.

Esas compulsiones que aparentemente son la solución, son lo que finalmente acaban por empeorar la situación.

Por tanto, la solución pasa por no llegar a hacer la compulsión. Esto desde luego que no es una tarea fácil. El entrenamiento psicológico consiste en encontrar otras maneras de soportar esa ansiedad y relacionarnos de forma diferentes con las obsesiones.

El primer paso es intentar no arrancárselas, ni tampoco entrar a debatirlas o cuestionarlas. Imagínate que tu pareja ronca. Lo más habitual es intentar por todos los medios no oír sus ronquidos para poder dormir, pero seguramente esto hará que cada vez te fijes más y te frustres. Esto hará que te actives y que no puedas dormir.

El reto es llegar a conseguir “dejarlo estar”, cómo si fuese ruido blanco. Sé que puede parecer muy difícil, pero se puede lograr, para eso estamos los psicólogos.

¿Tiene cura definitiva el TOC?

En psicología a mí no me gusta mucho hablar de cura porque me parece que es caer en la idea de que nunca jamás se volverá a experimentar un síntoma similar. Sin embargo, es completamente posible llegar a tener una vida completamente normal y abandonar el trastorno.

Teniendo siempre en cuenta que cada caso es un mundo y que no todos los trastornos obsesivos compulsivos tienen el mismo nivel de gravedad. Sin embargo, nadie está condenado al sufrimiento eterno, cueste lo que cueste.

¿Cuál es el tratamiento para el TOC?

Hasta aquí te he contado cómo superar el TOC y cómo salir de este problema tiene mucho que ver con relacionarnos con los pensamientos de una forma diferente. Sin embargo, existen diferentes modelos terapéuticos para el tratamiento del trastorno obsesivo compulsivo. Yo te voy a hablar de cada uno de ellos y también te daré mi opinión personal:

Tratamiento mediante terapia cognitivo conductual

Bajo mi punto de vista y según las guías APA, la terapia cognitivo conductual es la modalidad terapéutica que ha demostrado una mayor eficacia psicológica para el tratamiento del TOC. La técnica empleada se llama “exposición con prevención de respuesta”.

Esto es, exponerse a los estímulos que detonan las obsesiones, de una manera controlada, tratando de evitar llegar a hacer la compulsión. De esta manera, se va produciendo una habituación a la ansiedad y se va desarrollando una respuesta de tolerancia a las obsesiones. Esto hace que progresivamente estas acaban desapareciendo y así, solucionando el trastorno mental.

Terapia estratégica

Giorgio Nardone es el abanderado de la terapia estratégica, también llamada terapia o intervención paradójica. En esta modalidad terapéutica se busca, valga la redundancia, una intención paradójica para desarticular el círculo de las obsesiones.

Una pauta paradójica puede ser tener que hacer la compulsión 50 veces cada vez que acude la obsesión.

En algunos casos, la intervención paradójica es muy efectiva y resuelve los problemas de manera muy rápida, aunque no siempre es así.

La terapia psicoanalítica

Es cierto que yo no soy muy fan del psicoanálisis, pero seguramente para el TOC sería el tipo de intervención que nunca recomendaría. El modelo psicodinámico teoriza que las obsesiones son síntomas que están representando conflictos inconscientes internos que hay sacar a luz e integrar.

Yo estoy de acuerdo en la parte de no trabajar solamente con el síntoma, es cierto o así lo considero yo, que tras un problema de TOC ahí otros que solucionar. De hecho, los brotes no ocurren porque sí.

Sin embargo, la terapia psicoanalítica se dedica a interpretar y resignificar las obsesiones, lo cual puede contribuir a aumentar las obsesiones y empeorar el trastorno.

Terapia EMDR

Tampoco la recomendaría. En este caso, yo soy terapeuta EMDR y es una técnica que utilizo mucho en consulta, pero no en TOC. He leído que muchos profesionales la utilizan y dicen ser efectiva, pero según mi forma de entender el trastorno, la exposición a las obsesiones puede provocar algo parecido a que lo que ocurre en la terapia psicoanalítica.

Las personas que tienen TOC suelen encontrase muy confusos con su mente y no se trata de darles más motivos para dudar y hablando en plata, “rayarse con más cosas”.

Ese trabajo puede venir a posteriori, pero no al comienzo.

¿Es posible salir del TOC sin medicación?

Por ser posible, puede serlo, aunque cómo te decía antes, cada caso es un mundo. Yo soy psicoterapeuta, no psiquiatra. Aún, así, suelo recomendar en este tipo de casos tomar medicación.

A veces la sintomatología es tan fuerte que hasta que no se comienza a rebajar un poco es muy difícil poder comenzar a trabajar. Cuando el TOC es grave, la persona no puede incorporar las pautas psicológicas ya que se encuentra muy desestabilizada.

Ciertos medicamentos como algunos ISRS, ayudan a mejorar la sintomatología obsesiva.

Nuevos tratamiento para el TOC

Los terapias consideradas de tercera generación, son una propuesta terapéutica muy interesante para el tratamiento del TOC. A mí forma de entender, son un complemento a la terapia cognitivo conductual.

Para el TOC, son especialmente eficaces el mindfulness y sobre todo, la terapia de aceptación y compromiso. Esta ultima ofrece un encuadre muy adecuado para cambiar la forma de relacionarnos con los pensamientos invasivos.

Referencias bibliográficas:

Pareja, M. Á. V. (2001). Tratamientos psicológicos eficaces para el trastorno obsesivo compulsivo. Psicothema, 13(3), 419-427. Disponible aquí.

Martínez-González, A. E., & JA, P. R. (2008). Actualización neuropsicológica del trastorno obsesivo-compulsivo. Revista de neurología, 46(10), 618-625.

Lozano-Vargas, A. (2017). Aspectos clínicos del trastorno obsesivocompulsivo y trastornos relacionados. Revista de Neuro-Psiquiatría, 80(1), 35-35. Disponible aquí.